Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ABÁRZUZA

Andéraz cierra su internado de Secundaria y mantiene Primaria

Ampliar Andéraz cierra su internado de Secundaria y mantiene Primaria
Andéraz cierra su internado de Secundaria y mantiene Primaria
  • M.p.amo. Abárzuza
Publicado el 23/03/2012 a las 16:54
La historia en la enseñanza que las madres escolapias han escrito durante noventa años en el colegio de Andéraz pasará por un nuevo capítulo el próximo curso. A partir de septiembre su internado de Abárzuza cierra para las alumnas de Secundaria, que se trasladarán al colegio del Puy, aunque mantendrá la oferta -será mixta en este caso- destinada a los niños de Primaria, la única de estas características existente en Navarra.

Las instalaciones educativas del antiguo palacio de Andéraz han atendido en su etapa más reciente a dos niveles de enseñanza diferentes. El edificio ha funcionado únicamente como internado de chicas para alumnas de Secundaria que acuden diariamente a clase a Estella, al colegio Nuestra Señora del Puy, y viven de lunes a viernes en el edificio de Abárzuza. A este frente se ha sumado el colegio concertado para niños de 3º a 6 de Primaria que cuenta además con internado mixto para estas edades.

Ellos se quedan mientras sus compañeras mayores pasarán desde el próximo septiembre al Puy, que durante toda su trayectoria ha funcionado únicamente como internado masculino. El colegio reforma ya para convertirla en mixto una de las plantas de la residencia del Obeki, donde se distribuyen las estancias destinadas a alojamiento que funcionarán de forma diferenciada para chicos y chicas.

LAS RAZONES DEL CAMBIO

La decisión cambia la trayectoria de Andéraz y, de manera indirecta, también la del internado del Puy. La hermana Isabel Mochales, directora del centro de Abárzuza, explica que la reubicación de las alumnas mayores -son quince en este curso- las aproximará a su entorno escolar en el que pasan toda su jornada de clases y al resto de sus compañeras sin necesidad de trasladarse cada día. Dado este paso, las escolapias volcarán todos sus esfuerzos en los niveles inferiores de enseñanza. "Nuestra apuesta es mantener y reforzar Primaria como centro concertado e internado", apunta.

En sus aulas, con una labor docente compartida entre las religiosas y profesores externos, se forman este curso 24 niños de los tres últimos cursos de Educación Primaria. Aunque no todas las monjas -nueve viven actualmente en el colegio- continúan en activo, las jubiladas cumplen también su labor en tareas de apoyo y refuerzo. "Consideremos Andéraz como una familia en la que cada uno tiene su espacio y su ambiente. A partir de las cinco de la tarde, cuando acaban las clases, aquí empieza otra jornada con tiempo para el recreo y los estudios", subraya la directora.

A la llegada de las madres escolapias a Abárzuza en los años veinte del siglo pasado precedieron los acuerdos a tres bandas entre el ayuntamiento de entonces, el párroco y la congregación que culminaron con la cesión de Andéraz para la instrucción gratuita de las niñas de la localidad entre los ocho y los quince años. Sus puertas abrieron también la posibilidad educativa a alumnas de otros lugares, las que podían pagarlo -explica la directora- y las que estudiaban con becas que acercaban la formación a todas al margen de la situación económica de sus familias.

Con el paso del tiempo, el colegio, mixto para los niños del pueblo desde el curso 1983-84, sumó a la enseñanza primaria Bachiller, Magisterio -de sus aulas salieron las primeras maestras de la zona- así como Estudios Mercantiles y Cultura General. Al compás de las reformas educativas ha mantenido la combinación de centro e internado hoy con demandas diferentes vinculadas a los horarios de trabajo de los padres, a las dificultades por la desestructuración familiar y a la oportunidad de mejora en los resultados mediante clases para grupos reducidos que facilitan un seguimiento más personal de los niños.

La congregación escolapia ha mantenido al mismo tiempo durante las vacaciones de verano el edificio como sede de colonias y otras actividades. El conjunto de escenarios abarcados ha hecho del palacio transformado en colegio un nombre conocido tanto en la comarca como en otros puntos de Navarra y de otras comunidades de los que han llegado también alumnos.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE