Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Público infantil

Alternativas para las vacaciones escolares de Semana Santa

  • Ayuntamientos e instituciones abren a los pequeños nuevas actividades de la cultura a la naturaleza

En Basabere los pequeños aprendieron a ordeñar a una vaca.
En Basabere los pequeños aprendieron a ordeñar a una vaca.
S.E.
  • Susana Esparza. San Adrián/Estella/Lezáun
Actualizada 14/04/2015 a las 06:00
Las vacaciones de Pascua para muchos padres de escolares pueden ser un auténtico quebradero de cabeza. Muchas familias afrontan con dificultades esta semana, ya que puede resultar difícil conciliar la vida laboral con el cuidado de sus hijos. Para hacerles más llevadera esta tarea y, sobre todo, para que los más pequeños puedan disfrutar de su tiempo de ocio de una manera divertida, formativa y saludable, los ayuntamientos, instituciones y empresas privadas de la merindad preparan diferentes alternativas para estas fechas.

La combinación de arte y entretenimiento ha sido la apuesta del Museo Gustavo de Maeztu de Estella. Quince escolares de entre 5 y 12 años seleccionados por orden de inscripción participaron en 'Pintando con palabras', taller impartido por Ibai Crespo Luna. Desde el martes y durante cuatro días, los más pequeños descubrieron los secretos que guardan los cuadros del pintor alavés que forman parte de la pinacoteca. Además, los participantes realizaron actividades didácticas y educativas con la literatura y poesía de Alberti y Lorca como temática central. “Han pintado escenas que describían en sus obras y otros trabajos con los que conocen a los autores y potencian su imaginación desde unas pautas básicas”, explicó Crespo.

Una actividad que abre el espacio del museo a la diversión de forma gratuita, gracias al patrocinio de la obra social de La Caixa y Sennelier. Ana Rosa Sobrón Gómez es una de las madres que contó con este programa educativo para su hija, Elena Erviti, durante las vacaciones de Pascua. “Estas iniciativas son muy buenas. Sabemos en todo momento dónde están nuestros hijos, que están bien y que aprovechan el tiempo de una manera lúdica y educativa. Lo único que tienen que traer es el almuerzo y alguna muda por si se manchan”, aclaró Sobrón.

Desde Estella también arrancaba otra de las actividades estrella de la Semana Santa escolar. A las nueve de la mañana, miércoles y jueves, 30 niños subían al autobús que les transportaba desde la estación a la granja escuela Basabere, en Lezáun. Allí les esperaban los hermanos Mikel y Ángel San Martín Núñez y otro monitor, David Ezkurdia.

DE LA GRANJA AL ESCENARIO

La primera tarea, preparar la comida en el horno de leña. La huerta ecológica también es otro trabajo para los pequeños granjeros. “Se busca que entren en contacto directo con la naturaleza. Que conozcan qué animales viven en la granja y lo importante que son en nuestra vida cotidiana. Durante la jornada realizamos talleres basados en las sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y el reciclaje”, comentó Mikel San Martín.

Entre las 50 especies hay animales domésticos, pero a la vez ejemplares salvajes de los cinco continentes. Sin duda es el reclamo preferido de los pequeños que, tras el almuerzo, se dedican a a ellos. Ordeñar a una vaca, limpiar los establos, dar de comer a las yeguas, cabras, patos y gallinas son algunas de las labores que aprenden estos granjeros principiantes.

La oferta, puesta en marcha por primera vez, incluía además la comida. “A las cuatro y media están de regreso en Estella. De momento el planteamiento está preparado para campamentos de día, para escolares o para familias. En verano el proyecto se ampliará a programas semanales”, añadió San Martín.

En San Adrián, coincidiendo con el ciclo teatral, la oferta para estas vacaciones estuvo enfocada en talleres de construcción de marionetas. El área de Cultura del Ayuntamiento lleva 17 años programando este festival, que incluye las actividades infantiles. Este año, participó casi medio de centenar de niños de entre 5 y doce años. Divididos en dos aulas por criterio de edad, los pequeños aprendieron durante cuatro días cómo hacer marionetas y títeres reutilizando materiales domésticos. Estuvieron dirigidos y orientados por tres monitores: Maider Esparza Santos, Iker Suescun San martín y Marta Terés Amatriain. “Además de entretener y enseñar, el taller va más allá. Aprenden a reciclar de una manera divertida y valores como el compañerismo y el trabajo en equipo”, señaló Marta Terés.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE