Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

dicastillo

Un aceite en edición de élite

Una nueva almazara ha entrado en producción esta temporada en Dicastillo. Pero no es un trujal al uso, ya que sólo ha molturado aceituna de olivos de más de 700 años para lograr una producción limitada

El trujal con el edificio de la bodega por detrás.
El trujal con el edificio de la bodega por detrás.
  • R. aramendía. Estella
Actualizado el 19/03/2015 a las 06:00
Cinco años después de su apertura el grupo Laderas de Montejurra de Dicastillo ha completado esta temporada la puesta en producción de las instalaciones con el estreno del trujal construido junto a la bodega. La campaña de esta singular almazara comenzó algo más tarde lo normal, el 7 de enero y se prolongó durante muy poco tiempo, apenas dos semanas, puesto que el objetivo era conseguir una edición limitada de un producto muy especial, aceitunas de la variedad “arróniz” de olivos de más de 700 años cosechadas en tres fincas: la Muga, Llorin y Usuarán.

Con un total de 8.000 kg recogidos se han elaborado 1.700 kg de aceite que se comercializarán bajo la marca Santa Fe de Oiquina. Se puede decir que son olivos con “pedigrí”, con un origen atestiguado por documentación antigua. Las fincas pertenecen a las familia Martínez de Muniáin, promotora de varias empresas agroalimentarias en Dicastillo y los documentos de su compra en 1833 dan fe de que los árboles de estas tierras tenían ya entonces una antigüedad de más de 300 años.

El grupo Laderas de Montejurra dispone de más olivares, cuya producción no se ha mezclado con los más antiguos y no se comercializará con marca propia, sino que han pasado a formar parte de la del trujal Mendía, donde se llevaron a molturar.

¿Merece la pena separar, reservar y ensayar la calidad y matices que pueden aportar olivos tan singulares? “El resultado es un aceite que no se parece a ningún otro, tiene una tipicidad que lo convierte en un producto de mucho valor”, explica David Bustos, responsable comercial del grupo Laderas de Montejurra.

Su destino final está muy lejos de las tierras donde se cultiva. “Es muy diferente de los aceites que se venden en el mercado nacional, muy acostumbrados a los aromas y sabores de las variedades de aceituna típicos del sur, es un aceite netamente orientado a la exportación, a mercados centroeuropeos y nórdicos”, añade.

Es quizá una rareza, pero este aceite tan “longevo” resulta ideal para acompañar pescados y platos suaves.

De momento sólo se pondrán en venta estas 3.000 botellas de Santa Fe de Oiquina, envasado en recipientes de cristal de medio litro. Como el resto de los productos de Laderas de Montejurra se trata de elaboraciones con técnicas de agricultura ecológica y biodinámica.

El grupo familiar Martínez de Muniáin comenzó a construir una bodega Laderas de Montejurra en el año 2009 y posteriormente ha ampliado sus negocios con una fábrica de cerveza, también en Dicastillo, que entró en producción este verano, así como con parte de la cervecería donde se comercializa en Pamplona.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones