Turismo

Estella 'recicla' el parque residencial como parte de la oferta de alojamientos

  • La constatación de que existe un flujo de visitantes suficiente o la posibilidad de añadir ingresos ‘extra’ son las causas

Estella 'recicla' el parque residencial como parte de la oferta de alojamientos

Inma Guembe Ancheta tiene una segunda residencia que alquila los fines de semana y en verano

Montxo A. G.
0
09/10/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • R. A. Estella
La cantidad y variedad de alojamientos turísticos en la ciudad de Estella se ha ampliado en los tres últimos años con el auge de una nueva fórmula, la de los apartamentos turísticos (AT), propiedad de particulares que paulatinamente han "tejido” una red que complementa al resto de fórmulas de pernoctación tradicionales: hoteles, pensiones, campings y albergues. Seis apartamentos turísticos con unas 30 plazas forman parte ahora de los mapas oficiales de Estella que el Gobierno foral difunde a través de las oficinas de turismo.

En bastantes ejemplos la posibilidad de dar de alta como AT una vivienda ha servido como alternativa a los propietarios para conservar una propiedad en momentos en que la venta suponía una gran minusvalía o la posibilidad de emplear los ingresos turísticos para seguir pagándola. Otra opción que aún no figura en las guías por su reciente apertura es la de poner en el mercado parte de la vivienda habitual en que se reside. Es el caso del primer bed&breakfast de la ciudad, el B&B Zaldu, abierto hace poco más de un mes en la Travesía de Pío Baroja.

Todos ellos son caras de la misma moneda. La idea de emplear el patrimonio propio para generar ingresos extra es elemento subyacente de unas cuantas tendencias surgidas en la España post-crisis: "car-sharing” y alquiler de vehículos particulares, los apartamentos turísticos y el "room-letting”.

AT ANDÍA, UNA IDEA DE NEGOCIO EN FAMILIA

El primero de los ejemplos se sale de la tónica general. Son los apartamentos Andía, un grupo de tres establecimientos, abiertos en la calle del Puy entre 2011 y 2014 por tres familias, de los que se encargan Cristina López de Dicastillo y Arantxa Legarda. "El primero lo compramos como inversión y decidimos probar a alquilarlo. Por experiencias profesionales anteriores y contactos con amigos del sector hotelero, sabía que el turismo en Estella tenía posibilidades”. Como suponía, López de Dicastillo pudo comprobar cómo en la temporada alta (verano y Semana Santa) es fácil llenar. "Pero con uno solo no es fácil llegar a mucho mercado, así que decidimos poner en marcha otros dos”. Con la vivienda inicial del número 11 de la calle del Puy y las otras dos del Puy 56, los apartamentos Andía ofrecen alojamiento para 16 personas más 4 camas supletorias. "Algo muy interesante es la facilidad de gestión que ofrece internet a través de las páginas de reservas”. López de Dicastillo utiliza 'Booking.com', un portal que cada día gana más adeptos frente a otros clásicos como 'Niumba', 'Homelidays' o 'Homeaway'. "El sistema de reservas es muy seguro y fiable”.

AT ARGIA, MANTENER LA CASA FAMILIAR

Inés Barandalla Sanz, de 46 años, estuvo entre los primeros promotores en Estella. En 2011 abrió el AT Argia en el número 4 de la calle Arróniz, en la que fue la primera casa familiar, con capacidad para 6 personas. "Cuando me cambié de piso, me dio pena venderla y además quería que tuviera vida. Como no trabajo y me encanta el trato con el público, me podía encargar de ella”. Las reservas fueron bien al principio. "En los últimos tiempos he notado que ha aumentado la competencia y será cuestión de trabajar un poco más el tema de internet. Barandalla asegura que la tramitación es larga, pero no complicada. "Lleva tiempo, eso sí, y vienen técnicos de Turismo a tomar todas las medidas y ver todas las características del piso. De acuerdo con ello, te asignan una categoría u otra. Siempre hay alguna cosa que arreglar o añadir, especialmente en baños o iluminación de emergencia, pero no son obras importantes”.

AT ALAIA, RESISTIR LA PÉRDIDA DE VALOR

Julia Urtasun Galdeano, de 35 años, gestiona desde 2012 una propiedad familiar, un apartamento de 4 plazas en la calle Comercio número 12. "No queríamos venderlo, porque los precios habían bajado muchísimo. Así que decidimos alquilarlo para ayudar a pagarlo”, explicó. La experiencia le sorprendió. "No estaba muy familiarizada con temas de turismo y me ha parecido increíble la cantidad de gente que viene a Estella, peregrinos y visitantes de muchos lugares”. De esta forma, no es difícil ocupar los veranos. "El resto del año, ya es otra cosa. No es una actividad que genere ingresos continuos, por eso dentro de un tiempo valoraremos si seguimos”, advirtió Urtasun.

AT EGUZKILORE, DARLE USO AL CIEN POR CIEN

Una situación muy similar llevó a Inma Guembe Ancheta, de 56 años y oriunda de Berbinzana, a ofrecer su apartamento. Residente en Zurucuáin, tiene un inmueble en la calle Mayor 93 que compró como inversión y usa ocasionalmente. "Siempre lo tenía vacío en vacaciones y fines de semana, así que decidí darlo de alta”. Como los ingresos que produce son un complemento, Guembe se muestra satisfecha con la ocupación de julio y agosto. "Lo que he descubierto es que es un trabajo muy bonito, la cercanía y las relaciones con la gente te procuran a veces momentos estupendos. He tenido clientes satisfechos que me han hecho detalles preciosos”.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE