Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Pelota

El mundial de oro de José Luis Tabar

  • De su cuello cuelga la medalla como campeón del mundo en frontón 36 metros mano parejas

El mundial de oro de José Luis Tabar

José Luis Tabar Huarte, con la medalla de oro y la placa de madera, en el frontón de Salinas de Oro.

Montxo A. G.
0
06/10/2014 a las 06:00
  • M. Martínez de Eulate. Estella
De quien más se acordó fue de sus padres. En ellos pensó cuando a José Luis Tabar Huarte (26 de junio de 1982) le colgaron del cuello la medalla de oro como campeón del mundo en frontón 36 metros mano parejas. Se encontraba en México, en la ciudad de Zinacantepec (donde se celebró el Mundial de Pelota Vasca del 11 al 21 de septiembre), a más de 10.000 kilómetros de su familia y de Salinas de Oro, donde se pasa el día. Llevaba tres semanas fuera de casa y en ese momento se le agolparon multitud de recuerdos con ellos en torno a su afición por la pelota. "Ellos siempre me han llevado y traído a todos los sitios. Son también muy aficionados y les tengo que agradecer todo el apoyo que siempre me han dado", asegura. 

La medalla es ahora el regalo que él les hace después de tanto esfuerzo y sacrificio. ¡Quien le iba a decir a José Luis Tabar -reconoce- que iba a lograr este título cuando empezó en este deporte con 10 años en el club de Berriozar! "Dentro del mundo aficionado es el mayor título que puede conseguir una persona. Muy pocos lo logran. No lloré por poco. Fue muy emocionante", reconoce. 

España estaba encuadrada en el grupo fuerte (con Argentina, Francia y México) pero, aún así, en el equipo se contaba con el triunfo. Y así ocurrió. "Nos salió todo redondo. Estuvimos una hora jugando. Dimos 600 pelotazos. Jugamos a yokos y ganamos 10-0 y 10-1", recuerda. 

Entonces se olvidaron de todo, del desastre organizativo también. "Empezamos a jugar con un día de retraso porque las instalaciones no estaban terminadas. Habían construido un complejo deportivo nuevo con seis frontones y, cuando llegamos, solo estaban dos terminados. No nos dejaron entrenar allí. Sabíamos que iban con algo de retraso pero no nos imaginamos esos problemas. Los operarios trabajaban de noche mientras se jugaban los partidos desmontando andamios o colocando mallas de seguridad. Viendo esa imagen se te caía el alma a los pies", cuenta. Pero, pese a sufrir esas circunstancias, nada pudo empañar su logro. "Nos tuvimos que amoldar también a las doce horas de avión Madrid-México como centro de un viaje con horas de autobús también, a los 2.800 metros de altitud, a los problemas gástricos provocados por las comidas y al ‘jet lag’. Dispusimos de cinco días de adaptación y pudimos recomponernos", comenta.

LA SELECCIÓN

Jugó junto a Eneko Yoldi y viajaron como suplentes Imanol Arrese e Ignacio Matute. Él pudo estar allí al jugar el Campeonato de España de Clubes, Federaciones y la Copa del Rey (cuyo triunfo le hizo estar entre los preseleccionados) y ser después uno de los seis elegidos tras mes y medio de entrenamientos en Oberena con el seleccionador nacional, Inocencio Azpíroz. "Al principio éramos doce para seis plazas y yo no veía claro que fuera. Había mucho nivel, pero el número fue bajando (bien porque los iba descartando el seleccionador o porque les impedía seguir sus compromisos personales) y el 18 de agosto me confirmó que yo era uno de los seis. Entonces, participamos en la Copa de España", añade. 

Esta fue la antesala de un campeonato del mundo inolvidable, el primero para él. "Fui allí y encima gané. Todo mucho más bonito así, claro", dice. ¿El próximo?: dentro de cuatro años en Barcelona y va a trabajar por repetir la experiencia. "Me pillará con 36 años y la suerte decidirá todo. Si me encuentro bien, no tengo lesiones y sigo jugando a pelota puede darse la oportunidad otra vez", desea.

Ahora pertenece al Txaruta de Elizondo después de pasar los últimos diez años en el Huarte de Pamplona y contar con otra década anterior en el Oberena. "Allí llegue del Berriozar a las dos temporadas de empezar en esto de la pelota con 10 años", recuerda. El campeonato del mundo ha sido para este joven que ha crecido entre Salinas de Oro y Elcarte (Berrioplano) una inmensa alegría ahora que se encuentra en el paro.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra