ESTELLA

El Museo del Carlismo recupera la ubicación de los cuatro fuertes de Montesquinza

  • Construidos en la última guerra carlista fueron la última línea de defensa en la zona del ejército liberal de Alfonso XII

El redescubrimiento de los fuertes liberales de Montesquinza entre Lorca, Villatuerta y Cirauqui atrajo a casi 70 personas al recorrido.

El redescubrimiento de los fuertes liberales de Montesquinza entre Lorca, Villatuerta y Cirauqui atrajo a casi 70 personas al recorrido.

DN
0
30/09/2014 a las 06:00
  • r.A.Estella
Dos estelleses ligados a la historia y la arqueología, Joseba Ocáriz Basarte e Iban Roldán Bergaraetxea guiaron el sábado campo a través a un grupo de 70 personas en busca de los restos y vestigios de los cuatro fuertes de Montesquinza, que formaron parte de la última línea de defensa liberal en la tercera guerra carlista. Se calcula que entre 10.000 y 12.000 hombres participaron en la defensa de Montesquinza en un conjunto de acciones que tuvieron amplio eco en la prensa de Madrid de 1875. 

La propuesta partió del Museo del Carlismo de Estella, que consciente del interés de los citados especialistas por estas construcciones propuso a Ocáriz y Roldán que los identificasen y ubicasen a fin de proponer una visita guiada a los reductos.

Durante más de cuatro horas se recorrieron estos cuatro enclaves. El mejor preservado es el reducto Princesa de Asturias, con forma de cruz griega, que se encuentra en término de Villatuerta. Por su estado de conservación el consistorio de la villa tiene interés en hacerlo accesible  y dotarlo de información para facilitar la visita en el futuro. 

El segundo más reconocible es el reducto de Cáceres y también el más conocido por estar situado en el entorno de la Cruz de Mauriáin de Villatuerta.

Uno de los más importantes, el reducto Alfonso XII, situado en el entorno de la ermita de San Cristóbal de Cirauqui, esta cargado de historia porque allí acudió el rey Alfonso XII con apenas 17 años a dirigir a sus ejércitos. De hecho, la ermita se utilizaba como lugar de pernocta de la tropa. 

Pero no todos los lugares estaban tan a la vista. El más grande de los reductos, el Cáceres, está en peor estado de conservación y resultó más difícil de identificar. Se halla en plena zona de cultivo en la muga entre Villatuerta y Lorca, en una gran finca de 650 metros de lado.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE