ocio

Oasis naturales para pasar el verano

  • Las opciones donde el agua no está atrapada entre azulejoses son recomendables para combatir el calor

Zona de baño del embalse de Alloz, en Lerate.

Zona de baño del embalse de Alloz, en Lerate.

s.e
0
31/07/2014 a las 06:00
  • susana esparza. Lerate
Julio se despide con temperaturas agradables. No está siendo este verano, hasta ahora, uno de los más sofocantes que se recuerdan.

La estadística de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) constata que desde que comenzó la estación estival sólo se ha superado la media propia de esta época del año en tres ocasiones. Tardó en llegar pero este mes hemos tenido jornadas en las que el termómetro ha superado los 35 grados centígrados, abriendo la puerta a un verano que se resistía a entrar.

Y, para combatir estos días de calor, lo más recomendable es un buen chapuzón. Con el mar a más de 100 kilómetros, la piscina parece el único refugio de las calles caldeadas por el sol. Pero hay otras opciones donde el agua no está atrapada entre azulejos.

Tierra Estella cuenta con varias zonas de baño, algunas escondidas entre montañas y otras junto a localidades que descubren entornos naturales a los pies de la sierra de Urbasa. El pantano de Alloz en el valle de Guesálaz, la poza del Agua Salada en Estella, el río Urederra a su paso por Zudaire (Améscoa Baja) y Artavia (Allín) son propuestas donde el agua invita a zambullisre para alejar el pesado calor o practicar deportes acuáticos. Todos disponen de aparcamiento e, incluso alguno, con chiringuito y, cada quince días, se realizan controles sobre la calidad del agua.

BAHÍA DE LERATE 

Un mar de agua dulce alimentado por el río Salado. Un lugar fantástico para disfrutar de los deportes náuticos, la pesca o, simplemente, para relajarse. También conocido como bahía de Lerate, a solo 15 minutos de Estella, en dirección noreste, entre los municipios de Yerri y Guesálaz, presume de la máxima calificación por la calidad de su agua.

Desde la apertura de la temporada, el pasado 7 de junio, y durante tres meses (hasta el 6 de septiembre) pasarán un total de 70.000 visitantes. Muchos de ellos se acercan a diario hasta aquí desde Estella y otros municipios cercanos para disfrutar del buen tiempo en familia o entre amigos.

Como Irene Egurza Bayona y sus amigos, que se desplazan desde la ciudad del Ega día sí, día también, hasta el embalse. "El lugar es bonito, el agua está bien y no hay que ser abonado. Solo hay que pagar 2,50 euros por el estacionamiento", explica Egurza.

El aparcamiento de 400 plazas está regulado de diez de la mañana a ocho de la tarde. Su apertura solucionó uno de los principales problemas: la invasión de espacios por parte de vehículos que afectaba también al propio concejo de Lerate.

"Solemos venir todas las tardes. Algunos días nos traemos la comida. La proximidad del camping y del supermercado es una ventaja", añade Alejandra Ojer. "Te dan una bolsa de basura para que se mantenga limpio el lugar. Para la temporada que viene tienen que colocar una fuente y ceniceros", sugiere.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE