Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Nuestra Señora de Rocamayor

Los capuchinos ceden las huertas de su convento a jóvenes de Estella

  • Se comprometen, a cambio, a mantener el exterior ajardinado de un espacio ligado a la ciudad desde 1901

Gorka Igual Peña, Erik Ruiz Luzuriaga y Borja Etxeberria Fernández de Gaceo, entre los cultivos con el convento de Rocamador al fondo.

Gorka Igual Peña, Erik Ruiz Luzuriaga y Borja Etxeberria Fernández de Gaceo, entre los cultivos con el convento de Rocamador al fondo.

Montxo A.G.
3
Actualizada 19/07/2014 a las 09:38
Etiquetas
  • M. P. Amo.Estella
El adiós anunciado en mayo es una realidad y los capuchinos han dejado su convento de Nuestra Señora Rocamador de Estella, donde permanecía en los últimos tiempos una pequeña comunidad de tres religiosos. Se han ido pero no han cerrado unas puertas que permanecerán abiertas a la ciudad con proyectos distintos. Nuevas manos cultivan las huertas junto a las edificaciones adosadas a la ermita-iglesia que abastecieron durante décadas la congregación. Las de los jóvenes de Estella y su entorno con los que han alcanzado un acuerdo de gestión cuyos frutos se ven ya estos días con los primeros productos de la temporada.

Constituidos en cooperativa, pueden explotar las tierras -y poner en marcha así una iniciativa de autoempleo- sin pagar nada por ello. A cambio sí hay un compromiso con sus propietarios, el de mantener en buenas condiciones todo el exterior, una amplia superficie de casi 3.000 m2 de huertas a las que se suman los jardines. Se trata -explica Erik Ruiz Luzuriaga, parte de este grupo- de un lugar emblemático para Estella que seguirá así estando cuidado.

Le acompañan en el proyecto Borja Etxeberria Fernández de Gaceo, Gorka Igual Peña y Jon Goikoetxea de Toro. Los cuatro integran Uztaldi, perteneciente a la cooperativa Denendako, que abarca diferentes frentes de actuación en la zona. Entre los 20 y los 26 años, han apostado por crear su propio puesto de trabajo. En ello están, tras coger las riendas de un espacio cultivado en su día pero sin explotar, salvo una pequeña parte, en los últimos tiempos. “Veíamos la situación laboral y nuestra filosofía es trabajar en lo que nos gusta. Pensamos que podremos sobrevivir con esto dignamente”, añade.

EL FIN SOCIAL DE LOS CAPUCHINOS

Su idea encontró en los capuchinos el interlocutor necesario porque vieron en ella el fin social que no querían perder tras dejar atrás su convento. La huerta se queda en otras manos mientras que el edificio conventual se transforma ya en un albergue turístico de 56 plazas mediante la iniciativa de un particular con el que los religiosos han llegado también a otro acuerdo.

Tierras de cultivo y convento permanecerán, por tanto, en servicio. ¿Qué ocurre con la iglesia? Los capuchinos se han marchado y con ellos el culto diario, aunque la idea es mantener en el futuro algún tipo de presencia. Que no acabe por completo, aunque de forma puntual, el servicio espiritual a la ciudad a la que llegaron en el año 1901.

Los cuatro jóvenes trabajan de momento 2.000 m2 de las huertas, que ya están en producción. Les quedan otras dos de menor tamaño, con otros 800 para poner en marcha en los próximos meses. “Queremos fomentar un desarrollo sostenible con una oferta fresca de temporada y ecológica desde el punto de partida, un ciclo total que empieza desde la semilla. También autóctonos y para ello cooperamos con la red de semillas de Tierra Estella”, explica Erik Ruiz entre las tierras a las que acuden cada día y en la que han instalado un sistema de riego por goteo.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra