Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Otiñano

Un hijo del pueblo da un parque a Otiñano

  • Nacido en Estella y con lazos familiares en este pequeño pueblo, Fernando Espadas le regala ahora un parque

Fernando Espadas posa en la entrada principal del parque que estará terminado en el mes de octubre.

Fernando Espadas posa en la entrada principal del parque que estará terminado en el mes de octubre.

S.E.
0
03/07/2014 a las 06:00
  • Susana Esparza. Otiñano
No es habitual encontrar grandes gestos de generosidad a nuestro alrededor. Por ello, sorprenden tanto personas como Fernando Espadas Ripa que hace casi un año decidió emprender un proyecto personal desinteresado que en octubre dará su fruto, un parque para Otiñano, concejo de Torralba del Río.

“Es un homenaje a mi familia”, aclara el protagonista de la iniciativa. Fernando Espadas nació en Estella hace 68 años, aunque ha vivido en Vitoria la mayor parte de su vida. En agosto de 2013 se instaló en Otiñano para dedicarse por completo a la construcción del parque, aunque su vínculo con el concejo se remonta dos generaciones atrás.

HOMENAJE FAMILIAR


Allí sentados Fernando narra la historia de su familia. “Mi abuelo trabajó como capataz toda su vida para la familia que vivía en esta casa. Aquí tuvo a sus cinco hijos. Entonces también nos encontrábamos en una crisis que obligó a mucha gente a marcharse por la falta de posibilidades, y mis cuatro tíos se fueron a Argentina”, relata con nostalgia. Su padre ejerció de maestro en la zona hasta que tuvo que abandonar la profesión ya que, según explica Espadas, con el sueldo que se percibía entonces como profesor no se podía mantener a una familia.

La ausencia de sus hermanos fue algo que marcó la vida de su padre, así que cuando éste cumplió 77 años, Fernando le llevó hasta Argentina para que pudiese reencontrarse con su familia. “Me impresionó mucho el buen recuerdo que guardaban de Otiñano, fue el único lugar donde estuvieron todos juntos. Es doloroso pensar que mi abuelo no volvió a ver a sus otros cuatro hijos”, sostiene Espadas.

Esto fue lo que le impulsó a llevar a cabo este oasis en el concejo de 28 habitantes, un parque en homenaje a su familia que también pudiesen disfrutar los vecinos de Otiñano.

El terreno, de 20.000 metros cuadrados, está ubicado a la entrada del concejo por la NA -7410, carretera que viene de Mirafuentes, junto al lavadero. “La finca pertenecía a las Hermanas Mercedarias de la Caridad, congregación que ya no está aquí, y tuve la oportunidad de comprarla por 50.000 euros”, explica. Entonces se puso manos a la obra con el diseño y el papeleo. “Hay una idea inicial pero lo cierto es que lo voy haciendo sobre la marcha y, poco a poco, porque en tanto espacio se pueden hacer muchas cosas”, afirma el autor del proyecto.

El alcalde de Torralba del Río, Jesús Cayetano, se muestra entusiasmado con el proyecto, que define como una iniciativa fabulosa e inusual. “Fernando ha hecho una inversión sin ánimo de lucro para que disfrutemos todos”, expone. El único requisito que puso el ayuntamiento fue que la construcción de la casa de aperos y el diseño del parque fueran acordes al lavadero, construcción de gran valor artístico. “Se trajeron las piedras desde el valle del Baztán”, confirma el alcalde.

El parque cuenta con más de 700 metros de paseo delimitado por 70 cipreses, una plaza central, una balsa -en la que ya se han instalado una pareja de patos- una caseta de aperos y un cenador. “La idea de éste último surgió de uno de los niños del concejo que me preguntó dónde podría cobijarse si llovía”, apunta Espadas. Para la zona de jardín, el propietario trajo desde Sevilla 23 olivos que forman la arboleda con varias moreras. Además está programado que se instale un pequeño invernadero.

Aunque hay días que Fernando confiesa sentirse desanimado porque “es costoso terminarlo y más será mantenerlo”, la ilusión que ha puesto en el proyecto le hace continuar. En estos meses de verano aprovecharán para llevar a cabo la siembra del césped y dar los últimos retoques antes de su inauguración, programada para el 12 de octubre, festividad de la Virgen del Pilar, co-patrona de Otiñano.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra