Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Estella

Animales como el mejor de los estímulos

  • La residencia San Jerónimo de Estella lo ha hecho en distintas ocasiones y con resultados siempre positivos

El labrador Ron salta para coger uno de los juguetes que luego entrega para seguir el ejercicio.
El labrador Ron salta para coger uno de los juguetes que luego entrega para seguir el ejercicio.
montxo a.g
  • m.p.a. ESTELLA
Actualizada 06/05/2014 a las 06:00
La actividad alternativa que San Jerónimo de Estella ha planteado esta semana a sus residentes convenció a la práctica mayoría y, salvo contadas excepciones, los 55 esperaban puntuales su comienzo.

No era la primera vez que se contaba con una terapia de animales que en esta ocasión trasladó hasta el salón común de la mano de la asociación Taalar a dos perros, una cotorra, un hurón y varios gazapos, protagonistas de una sesión con los mayores que busca su estimulación y respuesta. El galgo Manolo y el labrador Ron acapararon primero la atención. También los gestos de cariño en una serie de juegos compartidos a los que se fueron sumando luego las otras especies.

El director del centro de asistencia geriátrica, David Cabrero del Amo, explicaba que ya en otras dos ocasiones se había contado con este tipo de terapia que rompe con la rutina y despierta mucha expectación entre los residentes.

Se trata, además, de personas que en muchos casos han estado en su juventud familiarizadas con los animales para su trabajo en el campo y han tenido luego mascota en sus domicilios, con lo que iniciativas como las de el pasado martes les sirven para recordar esa etapas. "El juego con ellos y como interactúan supone una fuente de estimulación importante. La respuesta ha sido buena en todas las ocasiones puntuales en que la hemos introducido", añade.

Adiestrados para ello

En un salón con residentes, también personal de San Jerónimo y los dos monitores de Taalar, asociación de la localidad riojana de Bergasa, los compases del juego a dos bandas se repitieron. Los perros, especialmente adiestrados para ello, se mueven en círculos y llevan en su boca los juguetes que entregan en mano luego a los residentes.

Buscan implicarles así en la actividad, que les lancen de nuevo los objetos para que ellos los recojan otra vez y se reiteren los mismos gestos de nuevo. "Mira, Vicente, vamos a echarte el balón. Tu lo que puedas, hasta dónde puedas", indican en unas palabras que se repiten entre quienes han acudido a esta sala común.

Entre ellos, Feliciano Fernández, el que fuera conserje del colegio Remontival muy conocido durante sus años de trabajo en este centro educativo, al que se acerca el labrador mientras otro de los monitores coloca un hurón entre las manos de un residente que acaricia con cariño al animal.

San Jerónimo contó para esta sesión con un colectivo que tiene como finalidad principal la integración conjunta de personas y animales, potenciar sus vínculos mediante este tipo de iniciativas. Presta para ello cualquier tipo de servicio relacionado con programas de terapia y asistencia tanto con perros como con otros animales.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE