Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ayuntamiento de estella

Y siguen en el salón de plenos

  • Varios asiduos a los plenos de Estella son testigos de décadas de vida municipal

Paco Ciordia, Domingo Llauró y Santiago Esparza.
Paco Ciordia, Domingo Llauró y Santiago Esparza
DN
  • m.p.amo. Estella
Actualizada 11/02/2014 a las 06:01
Era mayo de 1998 y a estas mismas páginas venía una historia inusual en el salón de plenos del Ayuntamiento de Estella. La de tres vecinos que en los años sesenta habían comenzado a acudir a las sesiones municipales y seguían sin perderse ninguna a punto de entrar en el siglo XXI. Las sillas destinadas al público dejan hoy también protagonistas. Ahí sigue uno de esos tres espectadores, Domingo Llauró , con más de medio siglo de sesiones a su espalda. Junto a él, Paco Ciordia y Santiago Esparza, testigos también de lo que los políticos debaten, acuerdan y casi siempre discuten.

A Domingo Llauró le acompañaban entonces José María García, ya fallecido, y Pablo Elía, cuya salud no le permite ahora acudir a los plenos. Por aquellos noventa, cuando el trío de veteranos sumaba ya varias décadas en la sala, empezaban a sentarse en ella tanto Paco como Santiago. La edad de unos dio el paso a otros con Llauró siempre fijo en el grupo.

Su último pleno, el de los presupuestos, les llevó hasta el Ayuntamiento la semana pasada. Tocaba sesión ordinaria, y esas no se las pierden. Pero tampoco aquellas que se convocan fuera de lo habitual porque, los tres coinciden, más allá de la política, todo lo que tenga que ver con Estella les importa. Desde el urbanismo a las cuentas y a los temas sociales.

ESPERAR A JUBILARSE

Domingo ya estaba porque les saca unos cuantos años, pero Paco Ciordia y Santiago Esparza tuvieron que esperar a jubilarse para disponer de tiempo. "Dejé de trabajar y me empecé a implicar más con las cosas de Estella, con las Javieradas o el Camino de Santiago. Y también con los plenos porque todo lo que sea de aquí me gusta seguirlo", cuenta Paco Ciordia, que suma 15 años de plenos.

Algo similar le ocurrió a su compañero. Fue jubilarse, trece años atrás, y hacerse asiduo de las sesiones. "A veces va la gente cuando hay lío por algo. Cuando empecé tenía curiosidad por como se gobernaba y verlo in situ, desde la barrera, porque lo que tiene que ver con Estella me interesa", señala Santiago Esparza. Lo que escucha le pone en contacto con la actualidad local pero es muchas veces al día siguiente, cuando lo sigue en los medios de comunicación, cuando se queda con más contenido porque el lenguaje administrativo o las cuestiones de urbanismo se escapan sin esa interpretación posterior.

Años de plenos y relevos de alcaldes les llevan ahora a una conclusión. "Una de las cosas que se ven -dice Ciordia- es que, como no hay dinero, los debates de los grandes proyectos se sustituyen por temas menores sobre los que a veces se vuelve una y otra vez". Sus compañeros coinciden. "A veces se tratan cosas absurdas que se llevan muchos minutos y no deberían ser objeto del pleno", comentan.

Pese a ese interés por la gestión municipal, ninguno de ellos ha dado el salto a la política. Solo Santiago Esparza formó parte de una lista por el PSN en 2007 y, antes de la democracia, Domingo Llauró jugó su papel en la junta de veintena, a la que perteneció como representante del Círculo Católico, y que le llevó a participar en las sesiones.

TAMBIÉN SUGERENCIA

Domingo Llauró se pregunta cómo hace el secretario, cuando se gira sesión tras sesión sobre lo mismo, para levantar acta. "Les pediría que no marearan tanto la perdiz y no consentiría esas palabras dirigidas por Bildu a la alcaldesa que escuchamos por ejemplo este jueves. Son nuestros representantes y no pueden ser esas faltas de respeto", señala. Sus dos compañeros tienen también aquí un consejo. "Si has dicho una barbaridad, date cuenta de ello y pide perdón", comentan.

Hay más en las recomendaciones a sus corporativos, siempre - sostienen- a modo de crítica constructiva. Desde asegurarse que se oye bien lo que se está diciendo, porque para eso tienen el micro, hasta una mayor brevedad en las intervenciones y que no hablen en susurros entre ellos. "Se alargan demasiado con lo mismo y creo que la alcaldesa debería cortarlo algunas veces", señala Domingo Llauró.

Sí echan en falta más tiempo para dar pie al público a intervenir. Ellos lo han hecho en contadas ocasiones y, aunque hay turno para los vecinos al término de la sesión, creen que todos se levantan demasiado pronto, sin apenas conceder margen a esas intervenciones. ¿Y qué piden a sus representantes? "Que acaben ya con el de darle vueltas al plan municipal, que ya vale", dice Llauró. "Y que se centren en el bienestar de Estella", suscribe Paco Ciordia. "Que actúen, que ya les diremos después que lo han hecho bien", comparte Santiago Esparza.

Hay más en su larga lista de conclusiones. "Ya sabemos lo que piensa cada partido sobre temas generales y se pierde demasiado el tiempo con eso cuando lo que nos interesa es lo de Estella. También se habla demasiado del pasado y lo que importa es el futuro", coinciden. "Y todo se alarga, como las lecturas en euskera de párrafos que a continuación se repiten en castellano", argumenta Llauró.

Tantos años dejan sus preferencias. "La política implica a todos y un respeto entre todos. Y a mi en eso me ha parecido muy bien a lo largo de estas legislaturas Martínez de Carlos, un hombre razonable que expone sus ideas y no se pone como una furia ni se enrolla", sostiene Esparza. La experiencia de ver pasar a corporaciones sucesivas les lleva también a elegir una frase como la más repetida: "Estamos en ello".


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE