Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OBRAS

Oteiza traslada el altar a la casa de cultura por las mejoras en la iglesia

El cambio de tarima por problemas de humedad reubica las ceremonias religiosas más especiales como son los funerales

El párroco Ángel Mauleón, sobre el suelo primitivo que se ha destapado.
El párroco Ángel Mauleón, sobre el suelo primitivo que se ha destapado.
  • m. martínez de eulate. Oteiza
Actualizado el 08/02/2014 a las 06:01
Las ceremonias funerarias en la casa de cultura. A allí se han derivado estas últimas semanas estas celebraciones religiosas en Oteiza. Han pasado de la iglesia de San Miguel Arcángel a este edificio público de uso civil que dista a unos 200 metros. Las obras en la parroquia, donde se ha levantado el suelo, han obligado este cambio temporal hasta que la intervención termine.

Varios meses todavía en esta situación, puesto que se espera tener terminada la intervención para Semana Santa, en los que el altar seguirá trasladándose a la casa de cultura en caso de defunciones. Solo en estas circunstancias por cuestiones de mayor espacio.

La capilla de la casa parroquial no cuenta con capacidad más que para absorber ahora a los feligreses (como máximo el medio centenar) que acudan a las eucaristías de sábado y domingo (las dos citas que se mantienen en la iglesia al celebrar ya desde hace años la misa diaria de las diez de la mañana en esta sala de la planta baja de la casa parroquial). "Alguna incomodidad ocasiona pero en la casa de cultura se dispone de muchas sillas y calefacción y se adecua bastante bien. Yo, en mi etapa en Argentina, donde estuve cinco años, celebré misas en el campo debajo de un árbol", apuntó el párroco Ángel Mauleón Ganuza.

DESDE JULIO DE 2011

Aún así, el momento elegido para la actuación no ha sido designado al azar. La ausencia en este inicio de año de bodas, comuniones o confirmaciones (actos todos que se señalan con tiempo en fechas fijas) ha propiciado abordar ahora unas mejoras que se tenían programadas desde hacía dos años y medio.

Fue entonces, en julio de 2011, cuando se compró la nueva tarima. Placas de madera de roble que se trasladaron de inmediato al propio templo para adaptarse en su interior a las condiciones de temperatura. El pavimento anterior se asentaba en una estructura muy dañada por la humedad. Eran durmientes de madera, también roble, que se encontraban podridos. "La tarima estaba clavada a esos durmientes que no estaban unidos entre sí. Solo los sujetaba la tierra", contó el párroco. Ahora toca esperar a que se airee, se seque el suelo y se entre después en una limpieza profunda de los bienes artísticos.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones