Isabel Sola Gurpegui, científica

"La ciencia es conocimiento y un país sin ella, es un país empobrecido"

  • Desafía la crisis con ingenio, desarrollando su trabajo de investigación en el ámbito de los coronavirus en el CNB-CSIC
  • "La pérdida de capital humano, de las personas que se van fuera, es irreversible"
  • "Como madre, a veces tengo el disco duro fragmentado. Tengo la sensación de que no hago nada bien"

Isabel Sola Gurpegui en el patio del colegio público Alfonso X El Sabio de San Adrián donde cursó sus primeros estudios.

Isabel Sola Gurpegui en el patio del colegio público Alfonso X El Sabio de San Adrián donde cursó sus primeros estudios.

gener
0
Actualizada 15/01/2014 a las 09:13
Etiquetas
  • mari paz gener. SAN ADRIÁN
Isabel Sola Gurpegui explica que fue la curiosidad, sus ganas de saber el por qué de las enfermedades, lo que le llevó a estudiar, primero Biología en Pamplona, y después a doctorarse en Ciencias en Madrid. Su trabajo en el CNB-CSIC gira en torno al campo de los virus, identificarlos, analizarlos y, sobre todo, descubrir cómo hacerles frente constituye la base de sus investigaciones. Un trabajo al que se ha ido enganchando a lo largo de los años, que considera creativo, que apenas tiene rutina y que, en definitiva, le apasiona a pesar de los recortes en la ciencia y la dificultad de conciliar la vida laboral y familiar.

Trabaja en el campo de los coronavirus, algo que desde fuera suena un poco a novela o película de ciencia-ficción.

Es posible, a mi me pasa con otros campos que desconozco, que me parecen una mezcla de realidad y de ciencia ficción. Pero, por eso es nuestro deber acercar la ciencia a la gente. Organizando ferias y visitas a nuestros lugares de trabajo de colegios e institutos. Que vean que la ciencia es algo humano, real, en lo que trabaja la gente y, sobre todo, que puede trasladarse a la sociedad y resultar útil. Mi campo, los coronavirus, constituyen una de las familias de los virus. Algunos causan resfriados comunes, otros infecciones en animales y otros resultan mortales en los humanos.

¿Qué aplicaciones tiene su trabajo?

Sirve, por ejemplo, para saber qué hacer y como reaccionar cuando aparece un virus mortal o potencialmente peligroso y qué hacer contra él. La familia de los coronavirus se hizo famosa cuando, hace unos años, apareció un virus en el sureste asiático, el sars-cov, que infectó a unas 8.000 personas y mató a 800. En el 2012, apareció un nuevo coronavirus, el mers-coronavirus (síndrome respiratorio de Oriente Medio), al parecer procedente de los camellos y que lleva infectadas unas 100 personas y que ha matado a la mitad. Gracias a nuestro trabajo, disponemos de herramientas para trabajar contra estos virus emergentes, secuenciarlos y buscar vacunas y antivirales.

¿Cómo están afectando los recortes a la investigación?

En el centro en el que trabajo, el Centro Nacional de Biotecnología, es un centro grande, en el que estamos medio millar de personas. Ha habido recortes de personal en departamentos generales como mantenimiento, instrumentación, administración, áreas que todos utilizamos. Los equipos que tenemos cada son cada vez más viejos porque, si no se inyecta dinero, no se puede ir comprando aparatos nuevos ni siquiera reparando los ya existentes por falta de personal. Hay otras medidas que se han tenido que adoptar como la de que cada investigador paga los servicios que consume. El uso del teléfono o el de un determinado microscopio, tienen que pagarse de nuestro bolsillo. A partir de las 18 horas o durante el fin de semana, se interrumpe el sistema de aire acondicionado y el flujo de gas que se utiliza, por ejemplo, para esterilizar. Donde antes se encendían cuatro fluorescentes, ahora se encienden dos. El problema es que se trata de un trabajo experimental, que no te lo puedes llevar a casa. Nos tenemos que buscar la vida. Compras una bombona de camping gas y continúas trabajando unas h oras más. 

¿Qué puede hacer el científico ante esa falta de medios?

Hay gente que se va fuera, a Estados Unidos o a Europa, donde encuentran trabajo. Pero, no siempre es fácil. Hasta ahora, la trayectoria general era irse al extranjero cuando se terminaba la tesis. Cuando tienes alrededor de 30 años y todavía no tienes una familia. En esas circunstancias, puedes elegir destino según tus preferencias y el lugar del mundo en el que prefieras estar. Pero, cuando ya tienes 40 años y una familia, debes encajar muchas más cosas. Hay compañeros que se han ido, pero lo peor es que muchos no tienen interés en volver. Es un gran problema. Existen cosas que son reversibles, como lo del fluorescente, pero la pérdida del capital humano es irreversible. Y, lo más lamentable, es la imagen que estamos dando fuera. Nos ven como un país al límite. En EEUU, les parece un milagro que sigamos haciendo ciencia.

Un país sin ciencia ¿tiene futuro?

Es un país empobrecido. Desde el punto de vista del potencial, para estar a la altura de otros países y desde el punto de vista de conocimiento. La ciencia es conocimiento que puede aplicarse para desarrollar la sociedad. En el campo de virología, si aparece un virus en oriente y llega una persona con síntomas a un hospital en España, se le debe hacer un diagnóstico. Si no dispones de gente capacitada con ese conocimiento para ese diagnóstico, dependes de otro país.

¿Resulta difícil ser a la vez científica y madre?

Como para cualquier madre que trabaja, la conciliación es complicada. Siempre tienes la sensación de que no estás haciendo bien ni una cosa ni la otra. Intentas ajustar horarios y tienes el disco duro completamente fragmentado porque tienes tus obligaciones, tus compromisos y los de tus hijos.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE