Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
estella

La sal no causó los daños del nuevo adoquinado de la calle San Nicolás

  • Una sentencia desestima el recurso presentado por la adjudicataria TEX contra resoluciones del Ayuntamiento de Estella
  • Da la razón al consistorio en su decisión de exigir a la empresa la restitución integral del pavimento dañado tras las heladas

La solución al adoquinado dañado, en la imagen, estaba a la espera del desenlace del litigio judicial.

La solución al adoquinado dañado, en la imagen, estaba a la espera del desenlace del litigio judicial.

montxo a.g.
0
28/06/2013 a las 06:01
  • m.p.amo.estella
La sal vertida sobre el nuevo pavimento de la calle San Nicolás de Estella para combatir las heladas del invierno de 2010 no tuvo incidencia en los daños existentes en el adoquinado que originaron un procedimiento judicial entre el Ayuntamiento de la ciudad y la adjudicataria de las obras, la empresa local TEX. Una sentencia del Juzgado Contencioso-Administrativo número 3 de la capital navarra lo determina así en un fallo que considera conforme a derecho la decisión por la que el consistorio responsabilizó al contratista e instó a reponer todo el firme aunque solo hubiera resultado dañado en parte.
Los hechos que han originado la sentencia, contra la que cabe recurso, se remontan a mayo de 2009. Esa primavera Obras y Servicios TEX concluyó la pavimentación de varias calles del casco antiguo. Meses después llegarían las heladas y con ellas importantes daños en tramos del adoquinado del acceso a la plaza de San Martín y la calle San Nicolás.
Ayuntamiento y adjudicataria no se pusieron de acuerdo, tras recabar sus respectivos informes técnicos, sobre las causas ni la responsabilidad ante lo ocurrido. El consistorio apuntaba a la firma porque el tipo de adoquín no era el adecuado por su alta heladicidad, o baja resistencia a las heladas. La empresa discrepó y atribuyó al consistorio, a Príncipe de Viana y a la dirección de obra la propuesta de la piedra colocada, del tipo campaspero. Defendía que reunía las características exigibles y culpó del deterioro a la sal esparcida por operarios municipales tras las nevadas. Bajo su punto de vista, el hecho de hacerlo a mano provocó que se acumulara en las zonas afectadas.

La demanda de la empresa

El fallo judicial desestima el recurso interpuesto por la empresa contra dos decretos de alcaldía de los meses de junio y julio de 2011 que se consideran ahora conformes a derecho. La sentencia concluye que, revisado el expediente administrativo y la prueba practicada, la demanda no puede prosperar. "Los daños y desperfectos -argumenta- que presentan parte del pavimento derivan de la heladicidad del material empleado así como de la heterogeneidad del mismo". También citando las conclusiones del perito judicial, se explica que "las características del material analizado no se corresponden con las garantizadas por el suministrador" en aspectos "básicos para determinar su adecuación al fin que se le pretende dar".

"Es -prosigue- heladizo debido principalmente al grado de porosidad de la piedra, lo que repercute en su resistencia al desgaste, a impactos y a rotura por tensiones en seco, especialmente con humedad". Todo lo anterior lleva -sostiene- a aceptar que la sal no tuvo incidencia en los daños existentes. "La formación de cristales de sal en el interior de la piedra tras el vertido o no se produjo o lo hizo de manera insignificante", se añade.

La sentencia no ve en este sentido admisibles las conclusiones de los peritos de la parte demandante sobre los efectos de la sal en el adoquinado. Subraya que, aunque con amplios conocimientos sobre el material empleado, "alcanzaron sus conclusiones a través de la mera observación de los daños sin efectuar comprobación físico química alguna sobre la piedra".


Y su responsabilidad

Los argumentos que han llevado al fallo judicial aprecian que la responsabilidad de la empresa viene determinada por el condicionado para la adjudicación de las obras. "Se reconoce libertad al contratista para elegir el material cuya procedencia no esté determinada en el pliego", destaca. Y ello sucedió con la piedra de campaspero empleada. Por tanto, continúa, dado que no reunía las condiciones técnicas exigidas, "la recurrente que la eligió y propuso a la propiedad y a la dirección técnica ha de responder de los daños por ella producidos".

Ha de hacerlo, como se le pedía en la resolución que originó la demanda, en su totalidad. Las características de ese material aconsejan que se restituya íntegramente para evitar nuevos daños en un futuro "impredecibles" precisamente por cómo es esa piedra y por no poder distinguir el comportamiento de unas partes y otras ante el hielo.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra