Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

tierra estella

Comer en el cole cuesta en un pueblo casi cuatro veces más que en Estella

El precio por niño al mes sube a 153 euros en casos como Arróniz frente a 33 de alumnos de pueblos a Remontival Las escuelas rurales lo asumen con cargo a las familias y ayuda de los consistorios, pero creen que no es un sistema justo

Ampliar Comer en el cole cuesta en un pueblo casi cuatro veces más que en Estella
Comer en el cole cuesta en un pueblo casi cuatro veces más que en Estella
  • m.p. amo.estella
Publicado el 15/04/2013 a las 08:19
Comer en el colegio cuesta para los niños de pueblos escolarizados en su escuela rural hasta cuatro veces más que si sus padres optan por Estella. Entre el servicio ofrecido en localidades como Arróniz y el de, por ejemplo, el colegio Remontival -ambos de la red pública- hay un salto de más de cien euros al mes, de los 153 a los 33. Ocurre con el comedor y con otras prestaciones como el transporte. Las diferencias según se apuesta por un destino educativo u otro dentro de esta misma red dependiente del Gobierno de Navarra han llevado este curso a las pequeñas poblaciones junto a la cabeza de merindad que aún conservan sus centros a pedir un modelo más equilibrado al alcance de las familias.
Tierra Estella mantiene abiertas nueve escuelas rurales y los pueblos creen que solo si dan facilidades podrán sobrevivir. Cinco de ellas -Allo, Arróniz, Murieta, Ancín y Oteiza- tienen comedores gestionados desde las apymas con subvenciones de los ayuntamientos respectivos. No los hay en Villatuerta, Lezáun y Dicastillo. Abárzuza lo tuvo, pero dejó de contar con ello cuando se acabó la ayuda municipal y hoy las madres se organizan entre sí para recurrir a este apoyo mientras trabajan.

Roberto Scapeccia, presidente de la apyma del colegio de Oteiza, explica que el objetivo de conseguir ayuda foral choca con un número insuficiente de niños. Es la pescadilla que se muerde la cola porque,cuando los precios se disparan y se ven más facilidades a solo unos kilómetros, las preferencias están claras. Y, a menos niños, menos fuerza tiene la petición. "Solo si encuentran servicios la gente se quedará en el pueblo y la oferta educativa juega en esta elección", argumenta.



Conseguir la subvención

El comedor vale para una familia de Oteiza algo más de 100 euros. Hoy acuden siete niños, pero fueron el doble solo unos cursos atrás. Como en el resto de estas escuelas, el precio final es el resultado del menú diario más el pago a la cuidadora que cubre esas horas y se aligera algo con la ayuda del consistorio. Ángel Moleón, alcalde de Arróniz, aboga porque el año próximo el comedor de este colegio pueda tener una subvención foral que considera de justicia cuando mira hacia las prestaciones en la concentración escolar de Remontival de Estella. Es uno de los alcaldes que lidera una apuesta por miniconcentraciones para no despoblar los núcleos rurales en el futuro.

Conscientes de que será difícil mantener todo este tejido de pequeñas escuelas rurales cuando en algunas los niños suman apenas los dedos de una mano, sí abogan porque la oferta pública no pase solo por Estella. Pequeños colegios que recondujeran a los niños de varios localidades con modelos lingüísticos, comedores subvencionados y transporte aligerarían, y así lo están defendiendo, esa gran concentración escolar sin privar de centros a todo su entorno.
¿Cuáles son las cifras en Arróniz? El comedor por niño exige un desembolso al mes de 153 euros pero, como la subvención municipal cubre unos 30 por alumnos, a los padres les corresponde pagar la diferencia. Y esos algo más de 120 euros que asume cada casa suponen casi cuatro veces más que para un niño de pueblo transportado hasta Remontival conforme al mapa escolar actual.

Se dan dos tarifas en la concentración de Estella. Los alumnos transportados de pueblos sin colegio -a los que les corresponde por tanto plaza en el público de Estella- pagan al mes 33 euros. Y la misma cantidad se establece para quienes, aún con escuela en su lugar de origen, se matriculan en el modelo D en euskera que solo se imparte en la cabeza de merindad. Los de Estella no se consideran transportados -sin ayuda por tanto para autobús y comedor- abonan 64.

Con estos números, expone Moleón, la balanza acaba por inclinarse hacia el mismo lado. "Viviendo en Arróniz tengo que pagar ese dinero si necesito dejar a mis hijos a comer frente a las cantidades mucho más bajas en Estella. Al final, se está obligando a las familias a ir a Remontival. Entiendo que no haya en los pueblos alumnos para todos los modelos, pero al menos pedimos que podamos beneficiarnos también de esas subvenciones", señala. Desde Abárzuza, la veterana directora de la escuela, Mari Carmen Domblás Hermoso, insiste en la idea. "No es una cuestión de calidad en la enseñanza, estamos dando la misma. Se trata de los servicios en torno a ella y de diferencias como el comedor".

Las modalidades

1 Dos escuelas con "tupper". El reducido número de alumnos de ambos centros hizo inviable un comedor al uso, así que se dio respuesta a la demanda de las familias con el "tupper". Cada niño se lleva su fiambrera tanto en Ancín como en Murieta y queda por asumir el precio de la cuidadora. Solo tres comen este curso en Ancín y hacerlo cuesta 90 euros al mes, aunque la subvención municipal permite rebajar este precio a la mitad. El Ayuntamiento financia también la mitad del servicio en Murieta, lo que reduce el gasto de los padres a 20 euros.

2 Comedor con catering. Es así como funciona en Allo, Oteiza y Arróniz.

3 Los propios padres. Al no ser un servicio contemplado desde el centro, son las apymas las que gestionan este conjunto de comedores. Pero en el caso de Abárzuza, una escuela con 33 niños, la asociación dio un paso más. No hay comedor en el centro, así que entre las familias se organizan para que una de las madres lo asuma en su casa.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora