Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
RECREACIÓN HISTÓRICA

El valle de Yerri trajo de nuevo a Lácar la tercera guerra carlista

  • La batalla en el concejo de Lácar en febrero de 1875 regresó a los mismos escenarios de la mano de 200 personas

Momentos finales de la batalla de Lácar, cuando el ejército carlista se toma tras su victoria a los prisioneros liberales

Momentos finales de la batalla de Lácar, cuando el ejército carlista se toma tras su victoria a los prisioneros liberales

ARTURO G.ROSQUIL/MONTXO A.G.
0
12/06/2012 a las 06:01
  • M.P.AMO.Lácar
El esfuerzo colectivo tuvo el sábado su resultado en Lácar, el pequeño concejo de apenas 70 habitantes convertido en escaparate del valle de Yerri. Doscientas personas -pertenecientes a asociaciones vinculadas a la cultura en Tierra Estella y vecinos que participan a título particular- transformaron el pueblo en el escenario de una batalla de la tercera guerra carlista de gran repercusión mediática en su momento. El enfrentamiento entre dos ejércitos se libró al aire libre, en el centro del pueblo, en una teatralización que Tierras de Iranzu, la asociación que promueve el turismo en estos valles, aporta al calendario de eventos del mes de junio con el resultado que se vio el sábado. En unas 1.500 personas se estimó el número de espectadores que siguió la puesta en escena.

El guión seguido por actores del grupo de teatro Kilkarrak, extras y colectivos colaboradores recrea un episodio que aconteció en este mismo escenario el 3 de febrero de 1875. El ejército carlista atacó ese día por sorpresa al bando liberal que disfrutaba de una despreocupada sobremesa mientras la banda del regimiento Valencia interpretaba su repertorio. Intentaron resistir sin lograrlo y la lucha dejó tras de sí mil cadáveres. Aquel hecho histórico ha vertebrado muchas décadas después un programa en torno al carlismo y sus posibilidades como reclamo turístico.

CON DIRECCIÓN COMPARTIDA


La batalla se desarrolla bajo una dirección compartida. José María Tuduri Esnal, además de autor del texto, aporta su experiencia en el mundo del cine a un proyecto cuidado al detalle en música, vestuario, atmósfera y diálogos. Pedro Echávarri, veterano del teatro de Estella, se encargó del frente interpretativo, de la formación de actores y la creación de personajes en un reparto con protagonismo de su grupo, Kilkarrak, al que se sumaron también compañeros de Dicastillo.

La organización de la batalla de Lácar ha tenido este año un doble reto porque a la desarrollada el sábado precedió hace dos semanas el desfile de tropas carlistas celebrado en el marco de las fiestas de la Virgen del Puy. Volcados en este evento desde los primeros días de mayo, lo dejaron listo para la puesta en escena tras el ensayo general del viernes por la tarde. "Ha sido mucho trabajo, mucho esfuerzo pero ha merecido la pena", señalaba al terminar Charo Apesteguía López, técnica de Tierras de Iranzu y coordinadora de la puesta en escena. Con la batalla como atractivo y Lácar lleno de visitantes, las empresas de la asociación mostraron su género artesano y hubo al final un sorteo de dos cestas con productos de la zona.

Pedro Echávarri se refería a un montaje que ofrece espectáculo -con momentos amenos y divertidos que despertaron las risas del público- pero muestra también la crueldad de las contiendas. Lo decía el sábado el estellés Javier Hernández en su papel de periodista inglés testigo de la trama. "Mala cosa, la guerra". Y le secundaba la madre que recibe a su hijo herido al tiempo que mantiene una discusión sobre el sentido de lo que ocurre con el cura, don Fortunato. Con una larga trayectoria de proyectos, el de Lácar ha dejado en cada cita un buen sabor de boca a este corresponsable en la dirección intérprete también del cura don Fortunato. "De las experiencias que he tenido es la en la que más a gusto he trabajado. Todo el mundo ha estado muy dispuesto y con una actitud muy positiva", subrayaba Echávarri.

La que el sábado se representó supuso la cuarta edición de una iniciativa que se gestó en 2004 durante la celebración del día del valle. Aquellos inicios tímidos dieron un paso adelante cuando Tierras de Iranzu arropó al valle e institucionalizó este episodio con carácter bienal. El pueblo de Lácar juega un papel importante en un desarrollo que la asociación incorporará de nuevo a su oferta en 2014.

Nuevos en el montaje, los ex danzaris Francisco Beruete actuaron en su antesala con una kalejira, la polka, la mazurca y el baile de la Balsa en su selección. También la charanga de Cirauqui que dirige Pedro Mañeru se sumó por primera vez y de sus instrumentos sonaron la tercera Marcha de la Baja Navarra o Marcha de Valcarlos, la polka de Sarriegui y Agur Xuberoa. En la historia que se relata en una hora irrumpen figurantes de generaciones distintas, desde los niños de la escuela que se mueven entre la alegría infantil y el temor por lo que ocurre a su alrededor hasta las mujeres que hacen sus labores o tienden la colada.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra