Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SEQUÍA

Fuentes que empiezan a manar gota a gota

  • Conocida como La Hontanilla o Lantanilla, el flujo de la fuente de Dicastillo ha descendido tanto que el consistorio vigila preocupado este nivel
  • En Allo, donde el agua suele pecar más por exceso que por defecto, la fuente de la plaza muestra un flujo más que envidiable

  • R.A.ESTELLA
Actualizada 09/04/2012 a las 10:18
Así sucedió en Arellano, donde una imponente fuente cuadrangular de piedra preside la plaza. Datada en el año 1905 está dedicada a María Inmaculada. Quizá por su visible localización dentro de la vida de la localidad, en los últimos meses no ha dejado de ser objeto de preocupación de los vecinos, que han visto como se secaba desde el otoño. "Nunca la había conocido así", asegura el alcalde de la localidad, Pedro González Castillo, que indica que el índice de precipitaciones de Arellano en el último año ha sido casi nulo, por debajo incluso de las escasas lluvias registradas en el entorno.

La fuente, de la que surgen cuatro caños, está alimentada por un manantial que baja desde Montejurra, una fontana totalmente agostada en plena primavera. Después de algunos meses totalmente seca, la pasada semana algunas gotas comenzaron a asomar. "Parece que quiere resurgir un poco, pero si no llueve va a ser imposible", vaticina González. No es lo único que se ha secado, porque los niños han rescatado unas pequeñas carpas rojas para depositarlas en la pila de la fuente, al desaparecer la charca en que las guardaban.

En la vecina Dicastillo, también el flujo comienza a llegar gota a gota. El primitivo manantial que abastecía a todo el pueblo hasta los años 40 es hoy una fuente situada en una zona de recreo en las afueras. Conocida como La Hontanilla o Lantanilla, en los últimos meses su flujo ha descendido también considerablemente. Tanto que el consistorio vigila preocupado este nivel. "En esta zona de Montejurra se sabía de la existencia de varios manantiales, y en épocas de escasez en las que el que abasteció la localidad no era suficiente, se realizaron búsquedas de nuevos pozos con ayuda de zahoríes", explica María José Sagasti, alcaldesa de la localidad. Hoy un surtidor del que en tiempos bebió todo Dicastillo, es apenas un hilo de agua.

Pero no todas las poblaciones cercanas están en la misma situación. En Allo, donde el agua suele pecar más por exceso que por defecto, la fuente de la plaza muestra un flujo más que envidiable debido, según explican algunos vecinos, a que el agua se toma a mayor profundidad y, sobre todo, a que el manantial que la alimenta es mayor. En Luquin, que también ha conservado una de estas antiguas fuentes de manantial, datada en este caso en 1914, la situación está a medio camino. "El volumen ha bajado bastante en los últimos meses, pero todavía sale suficiente", indica el alcalde Kiko Pardo Gil.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE