La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
ESTELLA

La “bruma” administrativa les impide vivir en su casa al llevar un año sin agua

Los propietarios del antiguo molino de Torralba del Río, un matrimonio de Sopelana, reclaman una solución ya

Imagen exterior de la casa, antiguo molino de Torralba del Río, desocupada por su falta de agua.

Imagen exterior de la casa, antiguo molino de Torralba del Río, desocupada por su falta de agua.

CEDIDA
07/10/2016 a las 06:00
Su sueño de volver al campo e iniciar una vida más sosegada en Torralba del Río se ha convertido en una verdadera pesadilla para Julián Carlos Mezo Legarra y su mujer, Begoña Larrauri Unibaso. Este matrimonio de Sopelana (Vizcaya), de 59 y 53 años respectivamente, adquirió una vivienda allí en agosto de 2015 -el antiguo molino- buscando ese entorno de secano que precisa la salud de ella y todavía no han podido entrar a vivir porque no disponen de agua corriente. Las múltiples reclamaciones que esta pareja ha realizado tanto al Ayuntamiento de Torralba como a la Mancomunidad de Montejurra y al Gobierno de Navarra para lograr una solución no han tenido efecto y siguen sin poder ocupar un inmueble que adquirieron con ilusión para vivir su retiro.

¿Por qué no llega el agua? Porque su tubo de conducción, que pasa por debajo de la carretera general, está roto y nadie lo arregla. “El departamento de Obras Públicas o una empresa contratada bajo su responsabilidad rompió la conducción en unos trabajos de mantenimiento de la carretera -como así me lo han manifestado los vecinos- y, aprovechando la circunstancia de que en ese momento sus anteriores propietarios no se encontraban ocupándola, en lugar de actuar correctamente y repararlo para seguir permitiendo el abastecimiento decidieron taponar el tubo para evitar pérdidas de agua”, explicó él.

El matrimonio pide responsabilidades a las instituciones públicas porque esa conducción no se encuentra en su propiedad, sino que discurre por terreno público y por parcelas de otros particulares. “Hay un extremo visible, pero el otro está soterrado y hay que localizarlo. Para ello hay que hacer trabajos de excavación y ello conlleva controlar el tráfico mientras tanto en la carretera. Algo que excede de mis dominios como particular. No es potestad mía arreglarlo”.

Pese a ello, cansado de respetar el silencio administrativo y de que nadie, como dijo, atienda su reclamación también ha intentado por su cuenta pero sin éxito que alguien se ocupe. “Si lo consiguiera exigiría el pago de la factura, claro”.


LA RAÍZ DEL PROBLEMA

Pero sus disgustos no acaban ahí porque el origen del problema está en la situación del contador de su vivienda. Se encuentra a medio kilómetro de distancia y no en su fachada, incumpliendo -dijo- lo establecido. “Ellos decidieron llevarlo al cementerio, a unos 500 metros de mi casa, por la comodidad de quien lo revisa seguramente y eso me impide a mí efectuar la debida custodia del aparato y actuar con la debida diligencia en el uso, vigilancia y conservación de la instalación interior de suministro que discurre hasta la vivienda. Quieren hacerme a mí responsable de lo que ocurra en toda esa acometida que pasa, repito, bajo una carretera y otros terrenos privados”, argumentó.

Ante esta situación, el matrimonio se considera envuelto en una “bruma” administrativa que impide que ellos puedan residir allí pese a ser su voluntad cuando ha pasado más de un año desde que firmaron el contrato de suministro de agua y de otros servicios con la Mancomunidad de Montejurra (2-10-2015). “Tenemos la cédula de habitabilidad que acredita los servicios básicos de luz y agua pero agua no tenemos”.
 

Begoña Larrauri Unibaso y Julián Carlos Mezo Legarra.
Súplica al tribunal administrativo



El Tribunal Administrativo de Navarra, hace ahora tres semanas (con fecha del 14 de septiembre), ha sido la última instancia a la que este matrimonio ha dirigido sus súplicas desesperados y desesperanzados por una situación que califican de “feudalismo” en pleno siglo XXI. “Somos unos meros pensionistas pero reclamamos lo que creemos que en justicia nos corresponde. Esta vivienda está calificada como urbana y es uno de los edificios emblemáticos de Torralba tras construirse en 1880 para dar servicio de molino a la comunidad y como generador de electricidad. Nosotros ya pagamos las correspondientes plusvalías municipales cuando lo adquirimos y el Ayuntamiento mira ahora hacia otro lado como hacen el resto de organismos públicos”, apuntó él, capitán de la marina mercante ahora jubilado y que, tras vivir también en El Caribe durante quince años, había elegido con su mujer esta localidad navarra para su vejez.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra