La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Peralta

Los novillos superaron a la terna con una generosa oreja para Conquero en Peralta

Gran novillada de San Isidro totalmente desaprovechada por los tres coletudos que hicieron el paseíllo ayer en Peralta

Curro Márquez recibió el impacto de la  empuñadura de la espada.

Curro Márquez recibió el impacto de la empuñadura de la espada.

10/09/2017 a las 06:00
  • Pablo García Mancha

Gran novillada de San Isidro totalmente desaprovechada por los tres coletudos que hicieron el paseíllo ayer en Peralta. En el balance numérico destaca la solitaria oreja de Alejandro Conquero al quinto de la tarde, pero la realidad es que el novillero onubense estuvo muy por debajo de un astado que desarrolló en las telas una nobleza superior, por momentos tan sofisticada y perfecta que parecía teledirigida, casi una ensoñación para abandonarse a torear. El joven diestro, que se le vio muy poco placeado, no logró acoplarse en ningún momento de la faena a un astado que derrochaba compás, alegría y clase y que perseguía los engaños con una bondad infinita, casi monjil; un astado que regalaba mazapanes por doquier, que suspiraba por una muleta con aroma a toreo. Conquero dibujó una faena muy desigual, mal colocado, con toques demasiado violentos y precipitándose siempre en el toreo de recursos.

Lo accesorio se convirtió en lo fundamental de su lidia y aunque el toro le pedía a gritos templanza y sentimiento, el diestro sólo respondió con tauromaquia pinturera en los desplantes y en los pases de pecho y con un escasísimo relieve en el toreo fundamental.

Las series brotaban ya inconclusas, con una sucesión de muletazos rimados entre ellos por la bondad del astado pero carentes de mando, ligazón y profundidad, a pesar de que el burel de San Isidro iba una y otra vez con el morro por la arena. La oreja fue pedida mayoritariamente y el presidente sacó el pañuelo por la obligación reglamentaria pero no por la entidad de la obra.
Conquero tuvo otro novillo con posibilidades de triunfo: el segundo de la tarde, un astado que manseó claramente en los primeros tercios pero que una vez pasado el calamitoso tercio de banderillas (una constante terrible en los seis capítulos de la función) comenzó a embestir con inusitado ritmo.

SUSTO CON MÁRQUEZ

En esta ocasión, la faena careció de estrategia, tanto en la colocación como en los terrenos. Conquero desparramaba las series una tras otra alternando ambas manos sin fundamento alguno. Faena deslavazada y superficial en la que presagió lo que iba a suceder en el quinto. Dio una vuelta generosa al ruedo tras una petición insuficiente.

El susto de la tarde llegó cuando Curro Márquez entró a matar al cuarto. Pinchó, se quedó en la cara y de un derrote muy seco el astado le rompió la banda de la taleguilla y le propinó un golpe muy fuerte en la cabeza. Afortunadamente, la violencia de la cogida quedó en una leve conmoción cerebral del diestro de Fuengirola.

Márquez, que había estado muy solvente con el manso primero, no estuvo tampoco a la altura del toro que lo envió a la enfermería. El novillo se empleó en el caballo, recibió la inevitable y desastrosa lidia habitual en esta plaza, y rompió a embestir en la muleta con mucha seriedad. Tenía hechuras casi de cuatreño y desarboló a un torero al que se le vio incapaz de poder con la embestida.

Curro Durán tuvo un lote paradójico. El tercero fue excelente y el sexto una prenda. Toreó muy despegado con el bueno, otro pupilo de San Isidro que puso el triunfo en bandeja. Faena larga, equivocada de terrenos y con muchos muletazos intrascendentes. Toreo vulgar, con el cuerpo muy retorcido y a la defensiva ante un astado que merecía mejor trato.

La sensación de indiferencia que dejó en el público sólo puede compararse a la gran ovación con la que la afición de Peralta despidió al astado cuando fue arrastrado por las mulillas. Durán pasó las de Caín en el sexto, todo un señor toro, manso, poderoso y emplazado que se hizo dueño y señor del ruedo desde que salió a la plaza.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra