Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

PRESIDENTE DE COAVN EN NAVARRA

"No veo responsabilidad de los arquitectos en la crisis"

Actualizada 11/03/2012 a las 20:30
El presidente de la delegación navarra del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro (COAVN), Marcelo Talens, asegura que las crisis son para "espabilarse" y ve en la internacionalización de servicios, no de trabajadores, una vía de futuro para la arquitectura.

Aragonés (Jaca, 16 abril de 1960) residente desde hace años en Navarra, Talens preside desde mayo de 2011 la delegación navarra del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, que cuenta con alrededor de 920 colegiados.

En una entrevista a Efe, reconoce con "pena" que muchos jóvenes se están teniendo que marchar debido a una crisis que ha llegado a reducir en un 60 % el volumen de visados y ha obligado a cerrar despachos y a reducir plantillas, pero confía en la "gran capacidad" de producción de los arquitectos y se muestra convencido de que la crisis no puede pararles.

Pregunta.- Estamos ante una crisis muy vinculada la construcción. ¿Ha tenido la arquitectura alguna responsabilidad en ella?

Respuesta.- No veo esa responsabilidad porque no somos industriales, no nos dedicamos a producir, somos una parte del engranaje de la producción. Nuestro trabajo influye en el precio de venta del producto, y la burbuja y el crecimiento no dependen de los costes, por lo que no tiene sentido hablar de responsabilidad.

P.- ¿Es posible una construcción sin especulación?

R.- Hasta que no haya quien defina la diferencia entre especulación y plusvalía tendremos un problema. En una economía de mercado hay unos beneficios derivados del trabajo, otros del riesgo que son naturales y si prohibimos la 'especulación' aquí habría que prohibirla también en la Bolsa.

Especulación es trabajar con información reservada y sacar un beneficio a partir de ello y en este campo la información reservada no existe, por lo que siempre me ha sorprendido hablar de especulación. Creo que se es injusto con la industria, los promotores tienen la desgracia de que su producto desde que compran la materia prima, el suelo, hasta que consiguen vender la vivienda, pasa mucho tiempo. A ellos ahora les ha pillado a contrapie.

P.- ¿Se puede hablar de crisis de la arquitectura como tal?

R.- ¡No!, al contrario, se ha potenciado la capacidad de producir, desde el punto de vista económico, además el profesional de la arquitectura aquí, en comparación con otros países, es muy distinto, tiene una componente técnica que no existe en otros sitios. A nivel mundial, nuestra preparación es distinta, tenemos más capacidades o competencias desde el punto de vista de la formación y luego desde el ejercicio.

P.- Quien en este momento se esté planteando estudiar arquitectura ¿debería reconsiderar su decisión?

R.- No, nunca, ni arquitectura ni en cualquier otra profesión. Lo que necesitamos es gente preparada. En qué ya lo dirá el mercado dentro de unos años. Cuando yo estudiaba sentía lo mismo, que había mucho paro... ¿y?. Es cuestión de buscarse un hueco. La economía de mercado tiene ventajas e inconvenientes.

P.- ¿La formación de los profesionales se está adaptando a las nuevas necesidades?

R.- En esta profesión el reciclaje es continuo, no puede ser de otra manera, las normativas cambian continuamente sobre todo en los países latinos, donde tenemos la costumbre de legislarlo todo, por lo que estamos continuamente generando nuevas legislaciones y parámetros, y por supuesto técnicos muchísimo más.

P.- ¿Qué están haciendo o qué deberían hacer los arquitectos para hacer frente a la actual coyuntura?

R.- Los proyectos seguirán siendo lo que sean, el grado de especialización depende de cada uno. Somos un gremio de artesanos y existen pocos dentro de la profesión que sean industriales de la arquitectura como se concibe en otros países, despachos con grandes dimensiones en los que están integrados varios socios, lo que les permite internacionalizarse y trabajar en otros sitios.

Navarra lo que tiene para exportar además de coches son servicios y en eso estamos; intentando pasar de la concepción del arquitecto artesano al arquitecto industria, para vender efectivamente fuera. ¿Quién ha construido más proporcionalmente en el mundo? Los españoles, así que tenemos que vender fuera y sabemos mucho de esto.

P.- ¿Es en eso en lo que están en la actualidad?

R.- Fundamentalmente estamos estudiando la internacionalización, sacar al exterior los servicios no los servidores, el trabajo no los trabajadores. Para eso tenemos que cambiar nuestra forma de ver el trabajo, dejar de ver competencia donde puede haber un colaborador.

En la medida en que sepamos meternos en el mercado internacional, tendremos un sitio, porque lo haremos muy bien.

P.- ¿Existe una arquitectura en tiempo de crisis?

R.- Todos somos hijos de nuestro tiempo, ahora priman conceptos como la eficiencia energética, no gastar más de lo que se necesita. Eso es inevitable, hay que hacerlo, no progresaríamos si no fuera ése uno de los objetivos, pero solo es uno. Al final está la eficiencia energética, la calidad de la arquitectura introducida en el mecanismo económico... Lo natural es ir progresando. La profesión tiene que adaptarse a lo que pide, a lo que necesita, la sociedad.

P.- Y ¿qué pide la sociedad?

R.- A veces no sabe lo que tiene que pedir, pero se trata de contribuir en lo que podamos desde el punto de vista del urbanismo, político y de la construcción. Tenemos que ser capaces de mejorar o coadyuvar a la mejora o al progreso. Siempre ha sido así.

P.- En la Comunidad foral, ¿en qué campos concretos, se centra en estos momentos la actividad de los arquitectos?

R.- La rehabilitación sigue funcionando, pero es que nuestra capacidad es mucho más grande de lo que hay ahora. Podríamos estar rehabilitando todos los edificios simultáneamente de Navarra, por eso tenemos que traer trabajo.

P.- ¿Qué tipo de proyectos le gustaría que se realizaran en Navarra?

R.- Los que se necesiten y si no se necesita, ninguno. No se trata de hacer por hacer. El movimiento no es riqueza necesariamente, habrá que moverse donde haya que hacerlo y eso debe hacerlo la economía privada. El motor de la economía es el sector privado y mientras no funcione no vamos a salir de esta.

P.- ¿Qué le pide el COAVN a las instituciones?

R.- Mientras hemos estado tan ocupados haciendo no hemos tenido tiempo para reclamar algo que siempre hemos querido que es reducir la intervención de la administración en nuestras responsabilidades.

El control es perfectamente normal y necesario, pero tutelarnos hasta el punto de que todas nuestras acciones estén visadas o controladas por un tercero, no.

P.- Para terminar, un mensaje a sus compañeros de profesión y a la sociedad.

R.- No nos pueden parar, las crisis son ocasiones para cambiar. Las carreras o la formación sirven para modelarte pero no para determinar tu profesión. Tenemos que cambiar nosotros, adaptarnos. Somos profesionales muy preparados, servimos para un roto y para un descosido, tenemos que saber un poco de leyes, de empresa, de construcción, de arte, lo que permite que la profesión tenga muchas más salidas de lo que se piensa cuando se sale de la universidad. 'Ponga un arquitecto en su empresa', esto me lo dijo un compañero y tiene toda la razón del mundo.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE