Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ACCESO PROHIBIDO DESDE EL PASADO VIERNES

Una sentencia obliga a cerrar la pista cubierta de Artica por ruido

  • La sentencia obliga a la administración a tomar las medidas oportunas para cesar las emisiones de ruido en el recinto

Imagen de la noticia
La pista cubierta de Artica ayer, precintada con vallas y sin porterías ni canastas, con una serie de viviendas al lado. DN
  • I.R. . ARTICA
Actualizada 11/10/2011 a las 01:00

El ruido y las reverberaciones generadas por los distintos usos que se le ha dado a la pista cubierta polideportiva de Artica y las molestias generadas a un grupo de familias han obligado al Ayuntamiento de Berrioplano a precintar la pista. Desde el pasado viernes no se puede acceder a la instalación, ubicada junto al frontón y a la casa de cultura María de Maeztu.

La decisión del Ayuntamiento de Berrioplano llega después de que el juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 3 de Pamplona haya dado la razón a los vecinos afectados (unas cinco familias cuyas viviendas están situadas a escasos metros de la pista) y haya admitido el recurso presentado contra el Ayuntamiento y el concejo de Artica por su inactividad para acabar con estas molestias pese a las numerosas denuncias e instancias presentadas por los afectados en ambas administraciones.

El fallo obliga a ambas administraciones a tomar las medidas oportunas que sean de su competencia "para impedir la emisión de ruidos procedentes de la pista polideportiva de Artica". Entre otras, la sentencia propone cesar las actividades en el recinto en horario nocturno, no programar actividades musicales y la necesidad de mejorar las condiciones de la pista para conseguir la reducción de la emisión de ruidos.

Sin aislamiento ni licencia

En la demanda los vecinos exponen que la pista "no tiene ningún tipo de aislamiento ni acondicionamiento para evitar las molestias a los vecinos colindantes con dicho espacio, ni tampoco licencia municipal para los espectáculos mencionados".

En la sentencia se expone que los vecinos, pese a sus reiteradas denuncias, incluidos informes de mediciones sonoras que sobrepasan con mucho los decibelios permitidos por la ley, no han obtenido respuesta ni solución alguna por parte del Ayuntamiento de Berrioplano ni del concejo de Artica. Es más, señala la existencia de un informe municipal que reconoce los problemas generados por la pista proponiendo una serie de medidas correctoras de las cuales no se tiene constancia que se hayan realizado.

"Se desprende que los daños y perjuicios que alegan los recurrentes derivan de una inactividad de la administración, que si bien es conocedora de la situación, no adopta medidas reales y efectivas para ajustar el uso y funcionamiento de la pista polideportiva a la normativa vigente", dicta el juez.

La sentencia reconoce además que una emisión excesiva de ruidos y vibraciones, además de afectar al medio ambiente, "puede constituir una vulneración del principio de intimidad personal y de inviolabilidad del domicilio", como es el caso. La sentencia considera "plenamente acreditada" por los demandantes la existencia de emisiones de ruido en límites superiores a los permitidos y añade que el ruido, en la sociedad actual, "puede llegar a representar un factor psicopatógeno y una fuente permanente de perturbación de la calidad de vida de los ciudadanos".

"Tenemos derecho al descanso"

El 6 de septiembre de 2008 se inauguró la pista cubierta "Marta Mendía" de Artica. Desde entonces, un grupo de vecinos de Artica, algunos de ellos en tratamiento psicológico, lleva soportando en sus hogares los ruidos generados en el recinto, ya sea por actividades deportivas o eventos culturales y musicales, incluidas cuadrillas de jóvenes con botellón y aparato de música incluido, a cualquier hora del día o de la noche. "Ya cuando se estaba proyectando dijimos que no nos parecía la ubicación adecuada para una instalación de este tipo", afirman desde el colectivo de vecinos afectados. Los vecinos señalan que no es una cuestión de regulación de horarios sino que la pista no está preparada para albergar las actividades que alberga. "Tenemos derecho al descanso y a vivir. Han sido muchos años de llamadas a la Policía Foral para hacer mediciones, de instancias en el Ayuntamiento..., al final los tribunales y nos han dado la razón", continúan.

La pista de Artica costó 1,2 millones de euros. Una inversión, a juicio de los vecinos afectados, innecesaria, teniendo en cuenta la existencia de un frontón justo al lado. "El concejo todavía no ha recurrido el fallo y ha sido el Ayuntamiento de Berrioplano el que ha precintado el recinto para estudiar alguna solución"; indican.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE