Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

COMERCIO

La compraventa crece en Pamplona

Los gerentes afirman que cada vez hay más gente "dispuesta a vender sus enseres personales" para pagar las facturas

  • G. ARALUCE . PAMPLONA
Publicado el 28/04/2011 a las 02:00
T elevisiones, películas, bicicletas, radiadores o muebles antiguos. Artículos de todas las categorías, usos y tamaños en los estantes de tiendas de compraventa de Pamplona. Un negocio que ha proliferado en la capital en los últimos años. Los gerentes opinan que la crisis "ha podido fomentar" la apertura de estos establecimientos.
Pagar facturas con libros
"Te traigo estos libros. ¿Cuánto me das por ellos? Tengo que pagar las facturas del mes...". Esta es la historia que, cada vez con mayor frecuencia, escucha el gerente de la tienda Amaya Ocio, Ángel Izco Zapatería, ubicada en el Paseo de Sarasate, número 16, y abierta desde hace un año. "Es duro acostumbrarse a este tipo de escenas, pero ya se va haciendo callo", expresa, rodeado de estantes cargados de libros, discos, películas y videojuegos de segunda mano.
A su lado, tras la caja registradora, Edurne Goyeneche Aramburu afirma que este tipo de negocios, en el que los usuarios ofrecen sus objetos personales y recuerdos para conseguir un dinero, está en auge en Pamplona. "Tras un año vamos creciendo poco a poco. Hicimos una apuesta personal por el libro y parece que es lo que más está triunfando", asegura.
Un tipo de tienda en auge
En los últimos meses, el número de tiendas de compraventa de artículos se ha multiplicado. Te Compramos abrió sus puertas en Bernardino Tirapu, 28, en la Rochapea, hace 5 meses. Sus estantes están llenos de teléfonos móviles, juegos para niños, artículos de cocina o baño, minicadenas, peceras y hasta bicicletas.
Ángel Izco Zapatería, equipado con el jersey azul característico de este comercio, afirma que es complicado poner en marcha un negocio de este tipo partiendo de cero: "¿Qué vamos a vender de segunda mano si acabamos de abrir? La gente aún no ha traído cosas para vendernos, así que, después de 5 meses, aún vendemos artículos de primera mano a bajo coste", expresa. "Ahora nos encontramos con que la gente nos vende artículos de mayor calidad. Quizá es porque les urge vender algo y sacar un dinero extra", agrega. Su compañera, Tatiana Seijo Jiménez, comenta que Pamplona no es una ciudad muy compradora de artículos de segunda mano: "Aunque esperamos que eso vaya cambiando con el paso de los años".
Negocios con tradición
De generación en generación, de madre a hijo, el comercio de compraventa de antigüedades y libros Miqueléiz está ubicado en la avenida Roncesvalles, número 11. Actualmente la regentan Javier Cía Alcorta y su madre, Teresa Alcorta Miqueléiz. "Llevamos con el negocio 44 años", afirman, rodeados de muebles antiguos, cuadros y estantes repletos de libros. "El perfil de cliente es muy variado. Muchos de los que vienen a vendernos son gente que han recibido muchas antigüedades de una herencia. También los hay que se cambian de casa o de afición y nos traen todo lo que les sobra. Nosotros ya tenemos mucha experiencia para valorar todos estos artículos", explican.
Javier Garísoain Oteo, de Libros con Historia (calle San Agustín, 32), trabaja junto a 20.000 libros de segunda mano. "Al principio trataba de llevar un registro exhaustivo de todos ellos, pero al final es algo casi imposible", determina. "Hay días en los que viene más gente a ofrecer sus libros viejos y otros en los que menos, pero en este mercado se ha notado cierta estabilidad", asegura. "Lo que ha supuesto una verdadera revolución ha sido internet. Ahora podemos vender a cualquier punto, enviando los ejemplares por correo. Ayuda mucho, pero también le quita cierta gracia al negocio", considera.
volver arriba

Activar Notificaciones