Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

EN LA PLAZA SAN FRANCISCO

El edificio de 'La Agrícola' acogerá, a la altura del verano, la nueva biblioteca pública central urbana

  • DN.ES PAMPLONA
Publicado el 20/12/2011 a las 13:00
A la altura del verano terminarán las obras en la nueva Biblioteca de San Francisco, que reabrirá sus puertas como biblioteca pública central urbana, con unas instalaciones totalmente renovadas y adaptadas a distintos tipos de público. Lo explicaba esta mañana el concejal delegado de Educación y Cultura, Fermín Alonso. Jose Ignacio Alfonso, director del Área de Proyectos, añadía que el espacio para los lectores quedará completamente accesible en planta baja al no ser ya necesaria la función de depósito de parte de sus dependencias, y además se redistribuirá por completo, ampliando en 138 m2 la sala de lectura de adultos y creando una zona nueva para lectura infanto-juvenil, de 187 m2.

La Junta de Gobierno Local ha conocido el proyecto de reforma de los locales ocupados por la Biblioteca General de Navarra como Biblioteca del Casco Antiguo de Pamplona. La redistribución del espacio se aprovechará, además, para mejorar la accesibilidad ya que los aseos de uso público de la biblioteca que estaban en planta –1, ahora quedarán en planta baja y estarán adaptados para personas discapacitadas, con un amplio espacio de acceso. En ese sentido, dado los nuevos usos previstos específicos para niños, también se crearán unos aseos destinados a los menores en planta baja. La reforma permitirá recuperar el aspecto original del espacio diseñado por Urcola en 1910.

Las obras de reforma y amueblamiento las ejecutará la UTE formada por las empresas Harinsa Navasfalt S.A. – Río Valle Construcción y Obra Pública S.L. y están presupuestadas en 870.323 euros, IVA incluido. El proyecto, conocido hoy por la Junta, ha sido redactado por la arquitecta municipal Soledad Castiella Ramírez y la arquitecta técnica del Consistorio Edurne Vicente López.

La accesibilidad como parámetro

El edificio en estos momentos tiene cinco plantas, además de una entreplanta y el sótano. Éstas dos últimas y la planta baja son las que venía ocupando la Biblioteca General. Como primera medida el proyecto apuesta por la eliminación de la entreplanta de 447,36 m2 (que databa de 1972, cuando la Biblioteca General de Navarra se instaló en el edificio), de forma que la biblioteca se disponga sólo en dos alturas: baja y sótano, la distribución original.
La eliminación de la entreplanta permitirá recuperar la altura 4,70 metros y los pilares de acero de principios del siglo XX. Asimismo, con criterios de accesibilidad, se adecuará el acceso principal por la plaza de San Francisco y se mantendrán las dos puertas laterales como salidas de emergencia.

La planta baja (923,75 m2) estará íntegramente destinada a uso público y la distribución funcional se hace por entorno, dejándola diáfana y sin particiones materiales. Esta planta albergará la zona de acogida de usuarios, hemeroteca y audiovisuales –entrando a la izquierda-, las dos salas de lectura – la infantojuvenil nada más entrar a la derecha y la adulta al fondo- y, en el centro del espacio, los aseos generales e infantiles y la zona de atención al público. Completan la planta dos salas de trabajo interno, al fondo a la izquierda. El espacio se ha diseñado para que cumpla también las funciones de sala de consulta de libros, hemeroteca, estudio, audiovisuales, Internet, trabajo en grupo y área de fondos de libre disposición.

Finalmente el sótano (437,5 m2 útiles) albergará ocho almacenes, aseos y vestuarios para el personal de la biblioteca y las salas de calderas, instalaciones y climatización de las dependencias municipales.

Mobiliario nuevo

El proyecto recoge también todo un conjunto de mobiliario nuevo para los nuevos espacios y necesidades. En la zona de adultos, además de las correspondientes estanterías en madera lacada, se dispondrán 70 mesas individuales rectangulares (210x110 cms) y tres mesas corridas (de algo más de 8 metros). Están previstos un mostrador de atención al público, así como seis puestos informáticos y dos puestos de consulta de ordenador, muebles adaptados a las funciones de hemeroteca, exhibición de CD, etc.

Los contenidos de los niños tendrán sus propias estanterías, también de madera lacada, y su mostrador. Además los menores podrán usar varias mesas redondas individuales ( de 40 y de 60 cms.) así como una mesa de trabajo en equipo de 120 cms. de diámetro.

Actuar en un edificio catalogado

El llamado ‘Edificio la Agrícola’, además de las plantas que ocupaba la Biblioteca General, tiene otras cuatro plantas más que albergan viviendas particulares. Está catalogado en grado 1 y su autor es Francisco de Urcola, que lo realizó en 1910. Su fachada se caracteriza por el cromatismo, las esquinas redondeadas coronadas por cúpulas y el mosaico de motivos vegetales de su frente.

El inmueble es considerado como una de las mejores muestras de arquitectura ecléctica de Pamplona, con matices modernistas; por ese motivo la intervención municipal no ha afectado a la fachada, salvo en lo relativo al cambio de la carpintería exterior que se ha sustituido por una nueva de madera de pino norte con acristalamiento climalit. La reforma permitirá, asimismo, mejorar el sistema de climatización y estanqueidad de esas dependencias y, en el interior, recuperar el aspecto del espacio original.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE