Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Así se riega en el corazón de Pamplona

Dos días por semana en invierno y tres verano, los operarios de jardinería del Ayuntamiento utilizan un andamio para regar cada una de las 28 jardineras que cuelgan de las farolas de la Plaza del Castillo. El agua proviene de la fuente del quiosco.

  • IVÁN BENÍTEZ . PAMPLONA.
Publicado el 24/03/2011 a las 01:01
SON las cinco de la tarde de un viernes cualquiera. A esta hora, en el centro de Pamplona y Comarca, se suceden tres fotografías que comienzan a hacerse habituales del día a día de la Comunidad. En la primera imagen, tomada en Berriozar, José, un portugués, de 42 años, y su hijo, de 7, empujan dos carros chatarra. Llevan unos 20 kilos (el kilogramo está a 30 céntimos). También en Berriozar, muy cerca, un anciano de 80 años, un antiguo carbonero, introduce su cabeza en un contenedor en busca de comida. "Sólo cobro 600 euros. Me jubilaron demasiado pronto, y tengo cinco hijos en el paro", expresa lamentándose. "No suelo coger mucha comida para dejar algo al resto". Y la realidad sigue superando a la ficción con un nuevo instante. Éste, en la Plaza del Castillo. Dos operarios de una empresa de jardinería empujan un andamio de hierro de más de dos metros de alto de farola en farola y ante la atenta y atónita mirada varios turistas que arrastran sus maletas hacia el hotel la Perla. En frente, un grupo de jubilados sentados en un banco, se contagian de la extraña mirada de los extranjeros, y clavan la suya sobre el andamio.
Dos horas de trabajo
En lo alto, ajena a todo y a todos, Virginia permanece concentrada en sus "pensamientos". Limpia y riega cada una de las 28 jardineras con Pensamientos que cuelgan de las farolas de la plaza. "¡Tardamos dos horas!", exclama riendo, terminando de arrimar el armazón de hierro a la farola. Abajo de la estructura, un segundo compañero carga con agua una de las dos regaderas que utilizan. En total, unos 12 litros por viaje y cada dos jardineras. El agua se obtiene de la propia fuente del quiosco.
"¿Es legal coger agua de esta fuente para regar?", se les pregunta. No saben. "Lo ideal sería regar con el "gota a gota", pero, al estar colgadas de las farolas -explican - se evita algún problema eléctrico, por eso lo hacemos de esta manera", aclaran.
A Virginia y a su compañero les queda la mitad de las jardineras para terminar. "Una hora más de trabajo. Regamos dos días a la semana en invierno y tres en verano".
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE