Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

disturbios en pamplona

“Tiraron un petardo dentro del bar y me quemaron la espalda”

Un pamplonés de 64 resultó herido el sábado en los incidentes cuando un encapuchado lanzó un petardo al interior del bar

Ampliar “Tiraron un petardo dentro del bar y me quemaron la espalda”
“Tiraron un petardo dentro del bar y me quemaron la espalda”
  • G.G.O. PAMPLONA
Actualizado el 17/03/2017 a las 10:30
Los encapuchados no solo tiraron piedras y cohetes contra la policía, sino que también lo hicieron al interior de al menos un bar, donde resultó herido un pamplonés de 64 años. “Noté como un golpe y mucho calor en la espalda. Al quitarme la ropa vi que me habían tirado un petardo que había traspasado el abrigo, el jersey, la camisa y la camiseta y me había quemado”, relataba ayer este pamplonés, que denunció los hechos ante la Policía Nacional. Sufrió una pequeña quemadura de primer grado.
“Esa violencia era la que vivíamos en los años ochenta, pero hacía mucho tiempo que no veía tanta rabia”

Los disturbios le sorprendieron cuando se dirigía, en compañía de unos amigos, de la Plaza del Castillo a la calle Zapatería. Eran las siete y cuarto e iban a tomar algo. Al llegar a Pozoblanco, vieron a tres personas con máscaras blancas, “tipo Anonymous”, que portaban una pancarta en la que se leía “Errepresioari autodefentsa” (“frente a la represión, autodefensa”) y que gritaban consignas en favor de los presos. “Empezaron a aparecer más, algunos se bajaron los pasamontañas o lo que llevaran para cubrirse la cara y entonces tiraron un petardo que me cayó a la derecha, muy cerca”, relataba este lunes este pamplonés, que en ese momento caminaba con la ayuda de dos muletas por una lesión. “Nosmetimos a un bar porque pensamos que íbamos a estar seguros y cuando ya estaba dentro noté de repente mucho calor en la espalda y como un golpe, que sería del cohete o petardo. ‘Ya me han quemado’, dije enseguida”, continuaba con su relato.
Rabia más que dolor
Rápidamente, con ayuda de sus amigos se quitó la ropa y descubrió el agujero que el petardo había provocado en la ropa. La quemadura le escocía, pero no era grave. Fuera del bar, los encapuchados habían comenzado a lanzar a la policía los “piedrones” que llevaban en bolsas y con los taburetes que había en el exterior del bar golpearon las cristaleras. Enseguida se marcharon: “Fue todo muy rápido. Miedo no pasé, solo que al principio te asustas porque no sabes lo que tienes en la espalda. Lo que más sentía era rabia”. Entonces llegó la policía y recomendó al pamplonés que fuera al hospital antes de denunciar los hechos. Así lo hizo. Acudió al ambulatorio San Martín y allí le hicieron unas curas. A continuación, presentó una denuncia por lo sucedido.
“Al principio te asustas porque no sabes cómo tienes la espalda, pero miedo no pasé. Lo que más sentía era rabia”

De todo lo sucedido, le llamó la atención que el encargado del bar donde resultó herido recogió del suelo la carcasa de uno de los petardos que habían tirado y en ella aparecía escrito el nombre del local. No recuerda haber vivido algo así hace muchos años. “La violencia del sábado era lo que vivíamos en los años ochenta, pero hacía mucho tiempo que no veía tanta rabia”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE