Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Movilidad

Técnicos plantean villavesas por los carriles centrales en Pío XII

La propuesta elaborada para el área de Movilidad es la escogida por la consultora autora de las seis alternativas

Técnicos plantean ahora que las villavesas circulen por los carriles centrales en Pío XII
Técnicos plantean ahora que las villavesas circulen por los carriles centrales en Pío XII
Actualizado el 02/03/2017 a las 06:00
La consultora madrileña Gea 21, a la que el área de Movilidad del Ayuntamiento de Pamplona ha acudido para decidir cómo reordenar el tráfico en la avenida de Pío XII, ha añadido una sexta alternativa a las cinco que había propuesto. Difiere bastante del bulevar sostenible antes “escogido” pero, en todo caso, reduce de manera “drástica” el espacio del automóvil para cedérselo a las bicis y al transporte urbano. El planteamiento pasa por dividir el espacio prácticamente a partes iguales entre los distintos modos de transporte: un carril en cada dirección para vehículos privados, uno para bicicletas y otro más para las villavesas. Tal vez lo más llamativo es que los autobuses circularían por los carriles del centro y los viajeros accederían a ellos desde las medianas para incorporarse a las aceras mediante pasos de cebra.
El nuevo planteamiento, con los costes incluidos, está ya en manos del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Pamplona al que ahora toca decidir. El área de Movilidad, presidida por el edil Armando Cuenca, Aranzadi, abandera las propuestas, pero no está garantizado el apoyo de sus socios en el cuatripartito. Tampoco lo está la financiación. Porque el Ayuntamiento ha reservado una partida de 900.000 euros en el presupuesto de 2017 para acometer el carril bici o la transformación de Pío XII como eje sostenible. Sin embargo, cualquiera de las seis opciones planteadas excede de ese presupuesto. Gea 21 apuesta claramente por la nueva alternativa para Pío XII, que costaría entre 1,4 y 3 millones. Gana en puntuación en todos los parámetros estudiados, tanto en la movilidad, como en la calidad del espacio público. Entienden que “esta solución dará máxima funcionalidad al eje, tanto para la movilidad ciclista, en transporte público y a pie, manteniendo un servicio adecuado para el tráfico motorizado necesario”. El estudio destaca que la solución adoptada, a la que denominan variante 4B, es óptima para los ciclistas, aunque también percibe que estos “requerirán cierta experiencia en algunas intersecciones”, porque en principio no se prevén cruces semafóricos. Señalan que “se añade una plataforma reservada para los autobuses anexa a la mediana. De este modo, “se reduce la conflictividad de las bandas ciclistas en los laterales con las paradas de autobús y al mismo tiempo se aumenta la velocidad comercial de los autobuses”, extremos estos que podían verse perjudicados en el bulevar sostenible. Indican, asimismo, respecto al tráfico motorizado, que “quedaría un carril por sentido en los tramos, pero en las intersecciones principales se ofrecen dos carriles a costa del aparcamiento para aumentar la capacidad y que haya carriles de giro”. Pero también aclaran que “el presupuesto de esta intervención será mayor debido a la necesidad de acondicionar en mayor medida los puntos con parada de autobuses”. En este sentido arguyen respecto al mayor coste que “la ambiciosa propuesta de plataforma única para el transporte colectivo en el centro de la vía exige la construcción de las paradas, una transformación que no se puede acometer exclusivamente con medidas de intervención blandas”, advierten.
EN OTRAS CIUDADES
El estudio menciona experiencias de otras ciudades, como la avenida de Gasteiz, en Vitoria; la Gran Vía Diego López de Haro en Bilbao o la de la Constitución en Sevilla y considera que “las soluciones del siglo XXI pasan por reducir drásticamente el espacio del automóvil, apostando simultáneamente y de forma coordinada por los desplazamientos a pie, la bicicleta y el transporte público. Bajo esta premisa, la solución 4B es, sin duda, la mejor opción par reformar la avenida de Pío XII de Pamplona”.
En esta alternativa, el carril bici estaría protegido, tendría una longitud de 1.710 metros, y una anchura media de 35 metros. Y el coste variaría, en función de la reforma elegida. La más económica ascendería a 1.448.000 euros, y la más cara supondría un desembolso de 3 millones de euros, más del triple del presupuesto reservado por el Ayuntamiento, e incluiría una reforma integral de las intersecciones.
La opción número cinco, a la que denominan calzada cívica o bulevar sostenible, es una de las que mayor coste presenta por metro lineal, algo más de mil euros. Y era la alternativa que mejor veían los técnicos; también fue bien recibida en el área de Movilidad del Ayuntamiento de Pamplona. Pero no llegó a tramitarse. Han pesado más los aspectos negativos que las ventajas. Y entre los inconvenientes destacaba la desaparición de la mayoría de las plazas de aparcamiento; solo tendrían acceso los conductores con destino a los garajes subterráneos. El coste ha sido uno de los muros. El económico, y el relativo a la “importante reducción de la capacidad motorizada del viario”. Además, los técnicos subrayaban que exigía más experiencia y atención por parte del ciclista, así como acometer la semaforización. Entre las ventajas destacaban la fácil implantación, la mejora en la calidad ambiental de la vía, la comodidad y flexibilidad, la buena relación del ciclista con el entorno y la ostensible mejora para el peatón.
¿Qué valoran los expertos?
Según se indica en el estudio de Gea 21, las soluciones propuestas se valoran sobre cinco parámetros, la mayoría encaminados al ciclista. Son: Seguridad objetiva del trayecto en bicicleta, pero sobre todo la subjetiva percibida, es decir, la sensación que tiene el ciclista; Comodidad, accesibilidad de la infraestructura, para acceder a ella y abandonarla, la calidad del trazado, su coherencia, y otros factores como la pendiente; Atractivo, factores ambientales que afectan al ciclista, la contaminación acústica, atmosférica...la sombra; Rapidez, para conectar de la forma más directa origen y destino; Coste.
volver arriba

Activar Notificaciones