Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
COMERCIO

El comercio busca el equilibrio con la hostelería

Los retos del futuro plan estratégico del comercio pamplonés pasan por la convivencia entre los diferentes formatos y la revitalización del centro y los ejes de los barrios con una marca global conjunta que identifique lo local

Unos de los tramos comerciales de Carlos III

Unos de los tramos comerciales de Carlos III

CORDOVILLA
06/12/2016 a las 06:00

¿Se imagina una ciudad sin comercio? El comercio es algo así como la vida de las calles. Ese elemento tractor de la economía alrededor del que gira en buena medida el crecimiento y el impulso de las ciudades. Los vecinos de Pamplona lo saben y los partidos también. Nadie quiere ser alcalde de una ciudad muerta. De ahí que el “impulso a la actividad comercial” haya sido en los últimos años una premisa genérica común a todas las formaciones. Pero el resultado no ha sido el esperado.


Doce colectivos que representan al comercio del centro y de los distintos barrios de la ciudad, así como la recién fundada Asociación de Comerciantes de Navarra coinciden en la crítica. Aseguran que los últimos planes de actuación comercial elaborados desde el Ayuntamiento han sido más una guía de trabajo interna del propio área que planes reales y operativos con resultados medibles y cuantificables y que han tenido una escasa incidencia sobre el sector y las diferentes zonas comerciales.


El desarrollo comercial que ha vivido la ciudad en las dos últimas décadas con la implantación de grandes superficies en la periferia ha afectado a los establecimientos del centro, tanto en el Ensanche, como en el Casco Antiguo, donde la hostelería está tomando la delantera al comercio en calles como Comedias, Pozoblanco o Mercaderes en las que esta actividad era hasta hace poco tiempo muy reducida. Esta zona, con más de 900 actividades a pie de calle y unos 460 establecimientos comerciales, precisa, en opinión de Carlos Albillo, responsable de los comerciantes del Casco Antiguo, un plan de revitalización comercial que tenga en cuenta las diferentes actividades que confluyen en ese entorno.


Las hay turísticas y culturales, sobre todo en las calles más cercanas a la muralla, desde Jarauta a Descalzos, y las del entorno de la Catedral, como Curia o Navarrería que requerirían, además, una intervención urbanística previa por parte del Ayuntamiento. Pero, también, hay actividades de restauración, gastronomía, y otras puramente comerciales. Una actividad esta última que se concentra de forma mayoritaria (alrededor de un 80%) en un cuadrante espacial de apenas un puñado de calles: Estafeta, Paseo Sarasate, Mayor, Chapitela, Zapatería, San Nicolás, San Gregorio y San Saturnino.


“Lo que queremos es que haya un equilibrio entre actividad comercial y hostelera. Las dos se necesitan y se pueden generar sinergias muy positivas entre ellas”, argumenta Albillo para quien la entrada en el Casco Antiguo de alguno de esos comercios considerados ‘locomotoras’ por el efecto tractor que provocan hacia el resto de establecimientos podría resultar positivo. Recuerda, en este sentido, el impacto negativo que provocó en el año 2007 el cierre de Unzu, en Mercaderes.


Un local, con una superficie cercana a los 6.000 metros cuadrados que en los últimos meses se ha llegado a proyectar para la promoción residencial, pero que a día de hoy, como ocurre con el que se clausuró en la Avenida de Bayona, sigue con la persiana echada.


Todos los barrios de Pamplona sin excepción han perdido comercios de forma generalizada. En algunos se echa en falta una oferta más diversificada. El reto del futuro plan estratégico del sector, reclaman desde las asociaciones, pasa por caminar hacia una ciudad comercialmente más equilibrada, tanto en su conjunto, como respecto del comercio de la periferia (grandes centros comerciales), así como entre los diferentes formatos comerciales. En definitiva, por fortalecer tanto el pequeño comercio del centro (Ensanche y Casco Antiguo), como los ejes comerciales de los barrios y zonas en declive.


EL EFECTO CARLOS III


La revolución comercial que supuso la peatonalización de Carlos III, convertida en punto de atracción de grandes marcas, nacionales, pero también internacionales (es la zona preferida por las franquicias) es ya un fenómeno imparable. En opinión de Amaya Villanueva, de la asociación de comerciantes del Ensanche, la actuación debería completarse con la reurbanización de calles como Paulino Caballero y Amaya -las que acogieron el grueso del tráfico tras la peatonalización-. Pero lo ocurrido en esa avenida es un ejemplo que puede servir como dinamizador de todo un sector. Algo que pasa por que comerciantes y políticos sepan encontrar la fórmula mágica en forma de acuerdo sobre el futuro plan estratégico del sector para que el comercio local no solo conviva con los grandes, sino que sea capaz de crecer y desarrollarse compartiendo escaparate en una misma ciudad y potenciando la imagen Comercio de Pamplona.


Porque, según explica Juan Martínez, de la asociación de comerciantes de San Juan, Mendebaldea y Ermitagaña -una zona que cuenta con más de 200 establecimientos comerciales-, aunque cada zona comercial tiene su identidad, el éxito pasa por el trabajo conjunto. No es lo mismo el Casco Antiguo, con su importante empuje turístico, que el corazón de Pamplona, con sus grandes avenidas y calles comerciales o los barrios periféricos. Algunos, como San Juan, con ejes comerciales muy potentes como la avenida Bayona que han ido a menos en los últimos años.


Para Martínez resulta imprescindible reforzar la imagen de esos barrios como centros comerciales urbanos o a cielo abierto “con una señalización respetuosa con el entorno” que ayude a que los propios vecinos la identifiquen como zona comercial que pueden aprovechar. También se necesitan actuaciones para intentar que se llenen los locales vacíos o para, al menos, aprovecharlos para usos asociativos del barrio. Habla en concreto, del local de la Avenida Bayona que albergó Unzu. “Se podrían hacer exposiciones culturales o de artistas del barrio para animar la zona”, asegura. El responsable de esta joven asociación de apenas tres años de vida, pero que ya cuenta con 55 asociados, sostiene que los propios comerciantes deben entender la importancia de dedicar tiempo y recursos al barrio como zona comercial para que los vecinos les elijan más veces como zona de compras.


Los comerciantes de Martín Azpilicueta, en San Juan, reclaman desde medidas para aumentar la iluminación de la calle, hasta fórmulas para mejorar la accesibilidad que les permitan competir con las grandes superficies. Entre las ideas que ponen sobre la mesa, destaca la posibilidad de incorporar un primer tramo de 15 minutos de aparcamiento gratuito en la zona para recados rápidos. Una fórmula que ya existe en algunas ciudades como Bilbao bajo la denominación de OTA Express. Aseguran desde la asociación que el tema del aparcamiento les ha hecho perder clientes que venían de otros barrios y pueblos.


Por lo pronto el Ayuntamiento ya ha puesto en marcha con 1.400 encuestas en la calle y 1.000 por teléfono, el trabajo de campo para realizar un estudio sobre la demanda comercial de Pamplona y Comarca a fin de conocer la opinión de los clientes. Informe que se completará con otro sobre la oferta. El Consistorio busca conocer hábitos de compra, atracción de las diferentes zonas e influencia de las grandes superficies como base del futuro plan estratégico que debe marcar las líneas para revitalizar el comercio local y que abordará aspectos tan cruciales como la movilidad y accesibilidad y otros igualmente importantes como limpieza, iluminación, seguridad o señalización que afectan al resto de la ciudad.


LOCALES VACÍOS


Los representantes de las principales asociaciones de comerciantes de la ciudad abogan por actuaciones de distinta índole para reactivar los locales vacíos que tan mala imagen dan a las diferentes zonas de la ciudad. En el Ensanche, su responsable apuesta por una campaña municipal de bonificación de alquileres, sobre todo en calles como Arrieta que han sufrido mucho tras la peatonalización de Carlos III. “Si el Ayuntamiento fomentara el emprendimiento en este tipo de locales y contribuyera a que los alquileres fueran más asequibles, muchos comerciantes estarían dispuestos a venir al centro”, reconoce Villanueva que echa en falta una mejor coordinación entre oferta y demanda a través de un censo profesional de locales.


El objetivo último que persiguen desde la asociación es conseguir un eje comercial más completo que aproveche el tirón de Carlos III. En definitiva, las cuatro asociaciones consultadas coinciden en la necesidad de implementar acciones para impulsar y mejorar el mix comercial de la ciudad. Acciones que deben tener muy en cuenta que garantizar la accesibilidad y movilidad resulta de vital importancia para su futuro.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra