La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
SOCIÓLOGO

Jesús Hernández: “Lo mejor es dialogar para evitar decisiones radicales”

Jesús Hernández Aristu, ex profesor de Sociología de la Universidad Pública de Navarra, reconoce que cuando el diálogo entre los colectivos okupas y las instituciones no es posible, los que tienen que actuar son los tribunales

Jesús Hernández Aristu.

Jesús Hernández Aristu.

DN
16/10/2016 a las 06:00
  • A.O.
“Si se puede, lo mejor es dialogar para evitar decisiones radicales en uno u otro sentido, o violentas. La cuestión es dónde ponen el acento las partes, unos lo harán en el derecho a la propiedad, y todo lo que sea infracción de ese principio lo considerarán delictivo; y otros lo harán en el principio dinámico de la democracia y en todo lo que tiene que ver con el bien común, como por ejemplo cuando hay personas en la calle sin vivienda y casas vacías”.

Jesús Hernández Aristu, ex profesor de Sociología de la Universidad Pública de Navarra, reconoce que cuando el diálogo entre los colectivos okupas y las instituciones no es posible, los que tienen que actuar son los tribunales, “para decidir qué principio ha sido violentado por una u otra parte”.

Hernández explica que el movimiento okupa surgió en los años 70 alrededor de conceptos como la emancipación, la democratización de las instituciones y de la sociedad. “Se trata de personas mayoritariamente de la escena de la izquierda radical que ocupan espacios, locales o viviendas sin tener en cuenta los marcos jurídicos de la propiedad privada y de la democracia representativa propia de los estados modernos, democráticos y sociales, que jurídicamente darán justificación a las acciones, decisiones y gestiones de los representantes políticos”.

A su juicio, cuando se produce una ocupación todos los que intervienen tienen su parte de razón. “El propietario, porque defiende el derecho a la propiedad; si es un administrador público, porque se acoge a su derecho de administrar en favor de la mayoría; y el okupa, porque habiendo necesidad de vivienda, reclama la dimensión social de los bienes particulares en favor de los necesitados”.

El sociólogo apunta que no hay que asustarse ante situaciones de conflicto, y que en un sistema en el que únicamente el principio de la legalidad fuese fundamental, no habría cambios sociales ni protestas. “Pero la sociedad vive de esa diversidad y hay que ver en cada caso, primero a través del diálogo y luego a través de los tribunales, quién tiene razón y quien es el que ha cometido un delito o ha violentado un principio democrático”, explica Jesús Hernández. Y recalca la importancia de que en la sociedad haya una cierta “tolerancia” a la tensión que producen casi siempre los extremos. “Nadie se puede arrogar la legitimidad para cualquier cosa, y eso es lo que produce la tensión”.

Hernández prefiere no entrar a valorar casos concretos, principalmente porque “siempre que se expresa una opinión, esta no tiene más valor que la contraria”.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra