Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
casco antiguo

El Ayuntamiento da los primeros pasos para rehabilitar el Palacio Redín-Cruzat

  • La Junta de Gobierno local aprueba el inicio de la licitación para ejecutar una primera fase de obras: fachadas, cubiertas y lucernarios

Primeros pasos para la rehabilitación el Palacio Redín-Cruzat

Cubiertas del Palacio Redín-Cruzat.

CEDIDA
Actualizada 15/03/2016 a las 12:46
  • dn.es.pamplona
La rehabilitación del Palacio Redín-Cruzat comenzará, en una primera fase, por la intervención en fachadas y cubiertas. La Junta de Gobierno Local ha aprobado este martes la licitación que permitirá realizar esa intervención, con un presupuesto inicial de 88.417 euros. El palacio (calle Mayor, 31) es un edificio catalogado, de estilo renacentista, con algunos elementos barrocos que se incorporaron en una restauración realizada en el siglo XVII. El edificio lleva cerrado desde el traslado, en 2009, de la escuela de Música Joaquín Maya a su actual sede a la calle Padre Moret. El inmueble fue adquirido por el Ayuntamiento de Pamplona en 1983, tiene una superficie útil de 1.261 m2 (planta baja +3 alturas) y tiene la consideración de ‘dotacional’.

Los trabajos de esta primera fase, cuya duración prevista es de dos meses desde la adjudicación, prevén la rehabilitación completa de las fachadas, especialmente la de la calle Mayor, la sustitución de los lucernarios de policarbonato deteriorados por el paso del tiempo y la meteorología, así como diversos arreglos en sus cubiertas de tejas a dos aguas y evacuación de pluviales. Asimismo se intervendrá en las cubiertas planas para impermeabilizarlas y retirar la vegetación que ha arraigado entre la grava, completando la completa cobertura de la tela asfáltica que en algunos puntos se puede apreciar ‘al aire’. Para la segunda fase de intervención en el Palacio Redín-Cruzat quedaría pendiente la remodelación de los espacios interiores con criterios de accesibilidad, la modificación de los sistemas de alumbrado, ventilación y otras instalaciones y la adaptación de los aseos del edificio a la actual normativa.

Las condiciones concretas de la licitación aparecerán publicadas próximamente en el Portal de Contratación de Navarra. Las empresas interesadas en realizar las obras deberán acreditar haber construido o rehabilitado, al menos, alguna cubierta de esas características y una fachada en los últimos tres años. Una vez publicadas las condiciones del contrato habrá un plazo de 18 días naturales a partir del siguiente a la publicación para presentar las ofertas.

Fachadas, puertas, ventanas y pintura

Las fachadas del edificio presentan problemas de conservación y mantenimiento, con suciedad y rotura de piezas en las placas de los zócalos, además de herrumbre y oxidación de los elementos metálicos (barandillas y chapas del canto de las losas del balcón). El proyecto propone la restauración mecánica de los elementos de forja, así como intervenir en la carpintería en madera de los vanos, seis puertas balconeras y dos ventanas, decapándolas y realizando arreglos puntuales antes de volverlas a pintar.

En el zócalo de la parte izquierda de la fachada se aprecian manchas de humedad relacionadas previsiblemente con problemas de estanqueidad en las bajantes de pluviales. Una vez resueltos éstos habrá que pintar la fachada, que en estos momentos tiene un acabado deficiente. También se restaurarán las puertas metálicas de acceso al edificio.

La fachada de la calle Mayor presenta, además, un escudo y una lápida de 1658 dedicada a Martín Redín Cruzat, Prior de los Caballeros de San Juan, Gran Maestre de Malta y Príncipe de Gaulita.

Tejados y cinco lucernarios

La mayoría de las cubiertas del edificio son ‘a dos aguas’ y presentan un estado de conservación deficiente, con tejas rotas o desplazas, por lo que hay un alto nivel de humedad. Asimismo los canalones y elementos de fumistería (vinculados a cocinas y estufas) tienen problemas de limpieza y deterioro.

Además el edificio cuenta con dos tipos de cubiertas planas. En las acabadas en grava, en algunos casos la protección de ésta es insuficiente por lo que la superficie aislante aflora al exterior y sobre esos materiales se ha desarrollado abundante vegetación; en las acabadas en baldose se observan reparaciones y embalsamiento de agua. En ambas modalidades de cubierta se prevé la ejecución de impermeabilización.

Dentro de la intervención en las cubiertas, el proyecto de obras prevé la sustitución de los cinco lucernarios con que cuenta el edificio, el más grande de ellos, a cuatro aguas, cubre el espacio de la escalera principal y tiene unas dimensiones en planta de 8,25x7,40 metros. Los lucernarios que tienen un serio problema de conservación, con roturas por impacto, perdida de transparencia y amarilleamiento por efecto de la radiación solar. La acumulación de suciedad ha dado lugar, además, al desarrollo de un hongo en la superficie. La idea es sustituirlos por plazas de policarbonato de 20 mm. de espesor termosoldadas o unidas por cinta adhesiva de aluminio.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra