PAMPLONA

Los pamploneses arropan a su patrón en el día de San Saturnino

  • Esta fue la última oportunidad en 2015 para acompañar a la Comparsa de Gigantes y Cabezudos

Imagen del San Saturnino saliendo a la procesión.

Imagen de San Saturnino saliendo a la procesión.

ADRIANA OLLO
3
Actualizada 30/11/2015 a las 00:13
  • ep. pamplona
Los pamploneses arroparon este domingo, festividad de San Saturnino, al patrón de la ciudad, que salió en procesión por las calles del casco antiguo acompañado de la corporación municipal y la comparsa de gigantes y cabezudos.

En un día soleado, el paseo comenzó a las 10.05 en la Plaza Consistorial, donde los representantes municipales, vestidos de gala, se desplazaron a la Iglesia de San Saturnino a recoger al santo. Encabezados por el alcalde, Joseba Asiron, asistieron representantes de todas las formaciones, excepto de Aranzadi e Izquierda-Ezkerra, todos los presentes vestidos de gala.

La comitiva estuvo compuesta por la comparsa, dantzaris, txistularis, timbales y clarines tras los que desfilaba la imagen del Santo en andas, el clero parroquial y el Cabildo de la Catedral. Después, la bandera de la ciudad con porta-bolas, seguida por maceros y libreas. Junto a la corporación municipal, el jefe de la Policía Municipal en traje de gala y un grupo de guardias de gala. Cerraba el cortejo la banda de música La Pamplonesa.

Desde la Iglesia, el desfile recorrió la calle San Saturnino, la calle Mayor, el paseo del doctor Arazuri, la calle Nueva y de vuelta a San Saturnino, donde se celebró, a las 11 horas, una misa en honor al santo.

En la celebración eucarística, el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, definió a San Saturnino "como el Santo de la esperanza". "Siendo obispo de Tolouse de Francia, en el siglo III, evangelizó el norte de Navarra y en Pamplona, junto con su discípulo San Honesto, bautizó a muchos navarros y entre ellos a San Fermín", recordó.

"La devoción y el culto a San Saturnino era reconocido ya por los peregrinos jacobeos, como lo prueba el hecho de que el templo gótico en que nos encontramos alberga la imagen de la Virgen del Camino", indicó, para añadir que "desde muy pronto esta iglesia tuvo especiales privilegios siendo la más importante de los tres burgos que formaban la ciudad". "Se puede decir que este barrio de Pamplona es impensable sin el culto a San Saturnino", afirmó.

El arzobispo señaló en la homilía que "los cristianos de hoy sentimos el orgullo de vivir y transmitir una tradición multisecular". "No importa que haya conciudadanos nuestros que no valoren esta realidad que está en la entraña de nuestro ser pamploneses", dijo, y manifestó que "nosotros mantendremos nuestra esencia cristiana y la transmitiremos a nuestros hijos y nietos".

Una vez concluida la misa, como es tradición, en torno al mediodía, la comparsa y el grupo Duguna de dantzaris municipales terminó el acto bailando en la plaza Consistorial. Este año, por el 125 aniversario de los cabezudos, Alcalde, Japonés, Japonesa, Concejal y Abuela se incorporaron al baile de las figuras de gran tamaño.

POR LA TARDE

Por la tarde, se produjo el encendido de la iluminación navideña de la ciudad, en la que destaca la de la propia Casa Consistorial. Ese acto tuvo lugar en torno a las 17.45 horas. Un poco después tuvo lugar en el Teatro Gayarre el concierto que todos los años en esta festividad interpreta la banda de música municipal La Pamplonesa, dentro de los actos municipales para conmemorar el día del patrón de la ciudad. La banda junto con el coro Premier Ensemble de AGAO, ofreció la sesión 'Una tarde de zarzuela', a las 19 horas, bajo la batuta de J. Vicent Egea.

El culto a San Saturnino, de origen francés, fue traído por los peregrinos jacobeos hasta el burgo medieval de San Cernin, que dedicó a este santo y mártir su parroquia el templo gótico bajo su advocación. La celebración en torno a su figura está documentada desde tiempos medievales en la catedral y en la parroquia, con sus correspondientes oficios litúrgicos.

El Voto a San Saturnino fue adoptado por el Pleno del Ayuntamiento el 26 de noviembre de 1611, en consideración a su arraigo popular y a la labor evangelizadora que la tradición atribuye al mártir cristiano en la capital Navarra. Años más tarde se consagraría como patrón de Pamplona.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra