Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

BIOGRAFÍA

Miguel Javier Urmeneta, una biografía para un centenario

  • Miguel Javier Urmeneta cumpliría hoy cien años. Este polifacético pamplonés acumula una singular biografía

Urmeneta se dirige a los peregrinos en Javier en 1960.
Urmeneta se dirige a los peregrinos en Javier en 1960.
  • Roldán Jimeno Aranguren. pamplona
Actualizada 28/11/2015 a las 06:00
El 26 de noviembre de 2015 se celebraba el centenario del nacimiento de Miguel Javier Urmeneta Ajarnaute. Comencé a preparar su biografía -que aparecerá publicada por la editorial Pamiela en el mes de diciembre-, hace más de tres años, con intención de que apareciera para la conmemoración de los 100 años de su nacimiento. La trayectoria de Urmeneta desborda al propio personaje, pues resulta clarificadora para comprender la historia del nacionalismo vasco en la Segunda República, la adscripción obligada de un nutrido número de sus militantes al bando nacional a raíz del golpe militar del 18 de julio de 1936, la historia militar de la Guerra civil, la participación del Ejército español en la Segunda Guerra Mundial a través de la División Azul, la colaboración del Gobierno de Franco con el Ejército estadounidense, la historia institucional de Pamplona y de Navarra durante el Franquismo, la industrialización de los años sesenta y principios de los setenta, la reivindicación de la cultura vasca, y la Transición política, social y cultural navarra, entre otros aspectos.

Su particular periplo vital le hizo merecedor de distinciones tan dispares como la Cruz de Hierro al mérito militar otorgada por el ejército nazi (1942), la presidencia de honor de la Hermandad Regional de la División Azul de Navarra (1960), la encomienda sencilla de la Orden de Cisneros concedida por Francisco Franco (1960), la presidencia de honor de la Armonía Txantreana (1960), Ciudadano de Honor de Bayona (1960), la Gran Cruz del Mérito Civil otorgada por el Caudillo (1961), la placa de Caballero Comendador de la Orden de San Gregorio Magno concedida por el papa Juan XXIII (1961), el título de Pamplonés del año tras recibir 20.000 votos en la campaña “Referéndum por un hombre” organizada por Radio Popular (1968), y el de “Vecino número 1” de Elizondo. Marcilla lo nombró hijo predilecto (1971), localidad donde le fue dedicada una calle. San Adrián también lo incorporó a su callejero, distinción que los sucesivos consistorios de su Pamplona natal nunca le han querido dar. Recibió, asimismo, la medalla al Mérito del Ahorro en el centenario de la CAMP (1972), el primer premio San Fermín en monografías por su obra Crónica de los Sanfermines (1983) y el nombramiento de miembro honorífico de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona (1984). Cada año, además, se le continúa tributando un homenaje por parte de los ocho reyes de la Comparsa, que le ejecutan un baile a la altura del paseo Sarasate número 5, delante de la que fue su casa. El 3 de diciembre de 2014 se le concedió a Urmeneta la Medalla de Oro de Navarra por su contribución, junto con Félix Huarte, a la industrialización de la provincia.

Su vida, como él mismo afirmó en una entrevista de 1983, se transformó continuamente como efecto de sus propias circunstancias, o más bien, si se nos permite apostillar al propio Urmeneta, de las particulares circunstancias históricas que le tocó protagonizar. Sin embargo, fue siempre persona profundamente democrática y liberal, con un espíritu abierto y conciliador, principios que defendió, en la medida de sus posibilidades, en todo momento.

Hemos elaborado su biografía a partir del análisis de los diferentes escritos de Miguel Javier Urmeneta, los fondos archivísticos que informan sobre él y sobre su familia, los testimonios orales recogidos a familiares, amigos y compañeros, la hemeroteca y la bibliografía especializada. Entre los primeros, destacan sus Memorias publicadas e inéditas, testimonio en primera persona de su vida y pensamiento. Urmeneta venía trabajando, antes de fallecer, en un libro de memorias que pretendía cubrir todo su ciclo vital. Dejó preparada una parte, que con el título Memorias de mis tres años, fue publicada por Pamiela en 1989. Recogió ahí, sobre todo, sus recuerdos de la infancia. El segundo libro, Memorias II (1991), tardó en salir por las dificultades de edición que entrañaba un texto inconcluso en el que su autor todavía estaba trabajando. La ardua tarea de edición de estos originales que recorrían sobre todo el período transcurrido entre la Segunda República y la Segunda Guerra Mundial, fue obra de su mujer, Conchita Ochoa. Estos textos, sin embargo, no fueron su primer ejercicio memorístico. En 1982 dejó escritos cuarenta y siete, con intención de proseguir con ellos y forjar una monografía. Como todos sus originales, los redactaba a mano, y su ayudante Michel Yárnoz los pasaba a máquina. Estos textos, que reproducimos en el Apéndice documental, fueron concebidos como piezas independientes que su autor ensayó ensamblando en diferentes composiciones posibles, a la luz de la numeración provisional que tienen los originales. En todo caso, no acabó de completar la totalidad de textos que pretendía, por lo que la obra quedó inacabada y desestructurada. Hemos agrupado estos textos en el apéndice de nuestra biografía. En ellos Urmeneta evoca sus recuerdos sobre determinados personajes y temas, plasmando en breves textos literarios las personas y acontecimientos que marcaron su vida.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE