Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Ayuntamiento de Pamplona

La Milagrosa será zona de rehabilitación preferente

  • En enero se pondrá en marcha un protocolo en las bajeras juveniles para la convivencia entre jóvenes y vecinos

Imagen de una calle de la Milagrosa.

Imagen de una calle de la Milagrosa.

DN.ARCHIVO/BUXENS
0
Actualizada 30/12/2014 a las 12:24
El Ayuntamiento de Pamplona ha presentado esta mañana en rueda de prensa un plan de actuación en el barrio de la Milagrosa que incluye propuestas urbanísticas para favorecer la rehabilitación y otras de carácter social para actuar como conciliador en los conflictos entre vecinos y usuarios de bajeras como locales de ocio nocturno. Se trata de esta manera de revitalizar y dinamizar el barrio con iniciativas que potencien tanto su recuperación urbanística como la convivencia entre sus vecinos.

El plan presentado por el concejal delegado de Urbanismo, Vivienda y Medio Ambiente, Juan José Echeverría, y por el concejal especial para el barrio de Milagrosa, Valentín Alzina, y conocido por la Junta de Gobierno Local, consta de seis acciones concretas, cuatro de ellas urbanísticas y otras dos sociales y de participación. Las urbanísticas tienen que ver con la aprobación de un Plan Especial de Reforma Interior, la declaración de Milagrosa como zona de rehabilitación preferente, promociones específicas a través de Pamplona Centro Histórico y la aprobación de una ordenanza de locales de ocio privado. Las propuestas sociales y de participación incluyen campañas de sensibilización y un servicio de conciliación entre usuarios de bajeras y vecinos.

La puesta en marcha de estas medidas varía en función de cada una de ellas. El servicio de conciliación está previsto que se implante como experiencia piloto en enero y la aprobación de la ordenanza de locales de ocio privado dependerá de los apoyos obtenidos. La aprobación del Plan Especial de Reforma Interior (PERI), necesaria para la declaración de zona de rehabilitación preferente, o de las actuaciones de PCH, que incluso debe cambiar su fin societario para poder capitanear actuaciones fuera del centro de la ciudad, tienen una mayor periodicidad, a más de un año vista.

PERI Y ZONA DE REHABILITACIÓN PREFERENTE

Un Plan Especial de Reforma Interior (PERI) es un documento urbanístico que propone y regula las condiciones urbanísticas específicas dentro un área limitada, tendentes a mejorar las condiciones derivadas de las acciones edificatorias, regulando usos, aprovechamientos, ordenación... Su aprobación es necesaria para la futura declaración como zona de rehabilitación preferente, en este caso del barrio de la Milagrosa. Esa declaración la debe promulgar el Gobierno de Navarra a solicitud del Ayuntamiento de Pamplona.

En la actualidad, hay dos zonas de Pamplona, Casco Antiguo y Ensanche, declaración ‘zonas de rehabilitación preferente’. Durante los últimos años se han llevado a cabo un gran esfuerzo rehabilitados en esas zonas, que ha culminado este año 2014 con una cifra récord de subvenciones de más de 5 millones de euros. A pesar de esa cifra, se detecta una ralentización importante en la entrada de expedientes nuevos. La necesidad de rehabilitación en la Milagrosa y la disponibilidad presupuestaria derivada del descenso de expedientes en Casco Antiguo y Ensanche favorecen que el Ayuntamiento pueda tomar esa determinación y ampliar la declaración de zona de rehabilitación preferente a ese barrio.

ACTUACIONES A TRAVÉS DE PCH

Otro de los ejes del plan son las promociones específicas a través de la sociedad pública Pamplona Centro Histórico (PCH). Se considera que es el momento de ampliar la capacidad de acción de PCH a otras zonas de la ciudad para que también se vean beneficiadas por sus proyectos. Se intervendrá en determinadas calles de la Milagrosa, de manera progresiva, organizando promociones en planta baja a través de la compra de grupos de locales, para convertirlos en nichos de promoción artística y profesional. Se intervendrá también en las fachadas de los edificios afectados, con la mejora de sus envolventes térmicas y sus acabados, y sobre la urbanización y el mobiliario urbano.

Para ello será necesario en primer lugar modificar el fin societario de PCH que, como su propio nombre indica, se ciñe al centro histórico de la ciudad, para adecuar sus actividades a otras zonas de Pamplona. En la actualidad, PCH promociona viviendas en solares o edificios degradados del Casco Antiguo que presentan una gran complejidad de gestión y, en general, falta de beneficios, que hacen imposible la gestión privada. Además de resolver problemas de infravivienda, regenera las zonas en las que interviene.

ORDENANZA MUNICIPAL

Un último aspecto urbanístico que incluye este plan es la aprobación de la ordenanza de locales de ocio privado. Hace unos meses se presentó un primer borrador y se estableció un procedimiento de participación para recibir propuestas y sugerencias en el que intervinieron entre otros el Consejo de la Juventud, asociaciones de vecinos o el Defensor del Pueblo... En próximas fechas se presentará el texto definitivo de la ordenanza, de forma simultánea a otra que le afecta y de la que es supletoria, como es la Ordenanza General de Edificación.

La ordenanza de bajeras introduce dos conceptos fundamentales como son los horarios, asimilados a los de la hostelería, y las distancias entre los locales de ocio privado, para prevenir la aglomeración de los mismos en determinadas calles y zonas. El barrio de la Milagrosa cuenta con un total de 67 bajeras registradas como locales de ocio para jóvenes, un 22% respecto a las 297 que hay en la ciudad.

CONCILIACIÓN ENTRE JÓVENES Y VECINOS

Dentro de las propuestas sociales y de participación, las actuaciones se centran en dos aspectos: un servicio de conciliación entre usuarios de bajeras, propietarios y vecinos; y diferentes campañas de sensibilización sobre la problemática del ruido y la conciliación del ocio privado y el descanso.

A principios del mes de enero, el Ayuntamiento de Pamplona pondrá en marcha un nuevo protocolo de actuación en bajeras juveniles en la zona de la Milagrosa para que los jóvenes usuarios de esos locales adquieran, de manera participativa, el compromiso de cumplir con las medidas que en él se establezcan. El objetivo es facilitar una convivencia más respetuosa entre estos locales y las comunidades de vecinos. Se trata, por tanto, de una especie de ‘acuerdo de convivencia’.

Para ello se contará con la figura de un agente conciliador en la Casa de la Juventud, que tratará la problemática ‘in situ’ e intentará reconducir las actitudes más conflictivas para convertirlas en acuerdos, acercándose a los jóvenes para escucharles, para que conozcan sus derechos y deberes y para favorecer la solución de los conflictos que puedan generarse en esos locales de jóvenes. En definitiva, se busca promover un compromiso de los jóvenes para sus locales de ocio, de manera que acepten unas mínimas medidas y recomendaciones, que serán acompañadas de un servicio de conciliación para la resolución de los conflictos, para la mejora de las relaciones vecinales, y que a la vez genere un cauce de comunicación bidireccional entre los jóvenes y el Ayuntamiento.

REUNIONES, INFORMACIÓN Y PARTICIPACIÓN

El Ayuntamiento convocará a través de carta a las personas representantes de las bajeras invitándoles a un primer encuentro de escucha e información sobre ese servicio de conciliación. Se les adjuntará información sobre las medidas y un modelo de ‘acuerdo de convivencia’, haciéndoles partícipes del proceso.

Los agentes de conciliación pasarán por los diferentes locales para ver la respuesta e impresiones de esta primera convocatoria. La finalidad de ese primer encuentro entre usuarios de bajeras y agentes conciliadores servirá de toma de contacto para construir un clima de colaboración, para revisar, rebatir y hacer aportaciones al acuerdo de convivencia y para ofrecer información sobre derechos y deberes y sobre la futura ordenanza municipal de bajeras. De forma simultánea, el Ayuntamiento informará de este mismo servicio a las comunidades de vecinos y a las personas propietarias de los locales.

Esta experiencia piloto arrojará un informe que tras su valoración por parte del Ayuntamiento podría dar paso a un servicio municipal de acompañamiento a este tipo de locales de ocio privado, para facilitar así la convivencia entre sus usuarios y los vecinos de la zona.

Al respecto de la sensibilización, se abordarán diferentes acciones con campañas informativas en la calle y/o medios de comunicación, al igual que se está llevando a cabo en el Casco Antiguo desde hace un par de semanas, para sensibilizar no solo a los usuarios de la vía pública, sino también a los de los locales de ocio privado, sobre la incidencia del ruido en la salud y la calidad de la vida de las personas.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra