Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

FIESTAS

Pamplona arropa a San Fermín de Aldapa con aplausos, danzas y jotas

  • Miles de pamploneses asistieron este domingo a la tradicional procesión en honor al santo, que fue respetada por la lluvia

Procesión de San Fermín de Aldapa.
Procesión de San Fermín de Aldapa.
jesús garzaron
  • SAIOA ROLÁN. PAMPLONA
Actualizada 30/09/2013 a las 22:16
"¡Viva San Fermín de Aldapa!¡Gora San Fermín de Aldapa!", se escuchó este domingo en todos los rincones del Casco viejo de Pamplona. San Fermín Txikito volvió a emocionar a miles de pamploneses en la tradicional procesión en su honor. A su paso, aplausos y jotas. En total, el santo se detuvo en cuatro ocasiones para escuchar las partituras que distintas agrupaciones habían preparado para él.

Abriendo la comitiva, el grupo de danzas municipal ejecutó su particular danza de espadas ante un público hipnotizado por la precisión de sus movimientos, el sonido de los cascabeles y la originalidad de sus grandes gorros de flores. Este año, además, el grupo contó con dos invitados, unos 'bobos' que se encargaron de abrir hueco al grupo entre el gentío y bromearon con los espectadores.

Aunque el santo se llevó la mayor parte de los piropos, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos volvió a encandilar a los más pequeños. "¡Caravinagre!¡Patata!¡Berrugas!", gritaban cientos de niños mientras corrían enredándose entre las piernas de sus padres. Otros miraban boquiabiertos los giros que los gigantes realizaban frente a ellos.

Tras una hora de recorrido, niños y mayores, danzantes y txistularis, la Pamplonesa y la Comparsa despidieron al santo en la basílica que lleva su nombre para después acudir al último acto del programa de fiestas oficial: la Ezpata-dantza. En una concurrida Plaza del Ayuntamiento, el grupo de danzas municipal tejió una parrilla de espadas alrededor del cuello de su capitán y lo elevaron a un metro y medio de altura mientras se ondeaba la bandera de la ciudad. Ellos, al igual que el santo, también se ganaron un caluroso y prolongado aplauso. 


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE