Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

procesión

Los pamploneses se emocionan ante el paso de La Dolorosa

La Cofradía de San Saturnino canta a La Dolorosa
La Cofradía de San Saturnino canta a La Dolorosa
Momento en el que la Cofradía de San Saturnino canta a La Dolorosa
  • alicia burdaspar. pamplona
Actualizada 15/03/2013 a las 23:43
El Casco Antiguo de Pamplona enmudeció el viernes por la noche para dejar paso al silencio, que acompañó a La Dolorosa en su traslado desde la iglesia de San Lorenzo hasta la Catedral.

Centenares de pamploneses se emocionaron al ver pasar a la Virgen, en una procesión que indica que cada vez está más cerca la Semana Santa. La gran mayoría de los asistentes se congregó en la calle Mayor, donde, en el último tramo de ésta, se vivió uno de los momentos más especiales de la marcha. Allí, la Cofradía de San Saturnino interpretó, como en los últimos años, un tema dedicado a la Virgen, que terminó con aplausos.

El termómetro marcaba cuatro grados cuando la Virgen salió de San Lorenzo, por lo que los asistentes tuvieron que abrigarse. La procesión, que este año se adelantó una semana, comenzó a las 20.45, diez minutos más tarde de lo previsto. Los miembros de la Hermandad de la Paz y Caridad fueron los encargados de llevar el paso a sus hombros. La Hermandad de la Pasión y las Hermanas de la Soledad acompañaron al paso en una comitiva en la que también estuvieron presentes el arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, así como el alcalde de Pamplona, Enrique Maya. La Pamplonesa, con su música solemne, cerraba el cortejo.

UN ACTO "TRADICIONAL"

"Me gusta porque es una tradición". Así se manifestó Ignacio Galañena, que acudió junto a Gema Jamar a la cuesta de la Catedral para ver a La Dolorosa. "Otros años solemos verla en la calle Mayor para ver cómo le cantan, pero este año hemos llegado tarde y venimos aquí porque nos gusta ver la subida hacia la Catedral", explicó Jamar.

Por su parte, Blanca Esther Huarte, que también esperaba al paso a la altura de la Catedral, se definió como una devota de la Virgen y admitió que llora cuando la ve pasar. "Ya he estado cuando salía de San Lorenzo y ahora vengo a la Catedral", concluyó.

LIMPIEZA


Muchas de las personas que asistieron a esta cita portaron largos cirios, que dejaron un reguero de cera por las calles. Sin embargo, antes de que la procesión finalizara, los equipos de limpieza ya estaban haciendo desaparecer este rastro.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE