Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
HOY EN LA EDICIÓN IMPRESA

“Me juego la vida al salir de casa”

  • Juan Pablo Ibáñez García, invidente, reclama al Ayuntamiento de Pamplona una acera para coger la villavesa o ir al médico. Su casa se ubica en la muga con Berriozar y los pasos de peatones no sirven: chocan contra una valla.

“Me juego la vida al salir de casa”

Juan Pablo Ibáñez García muestra cómo el paso de cebra desemboca contra una valla.

EDUARDO BUXENS
Actualizada 12/03/2016 a las 22:39
  • N. GORBEA. PAMPLONA/BERRIOZAR
Se lo toma con humor y, aunque a momentos se le quiebra la voz, Juan Pablo Ibáñez García, casado y padre de dos niños de 6 años y cuatro meses, ha aprendido el significado de la palabra lucha. Letra a letra. Afectado por una enfermedad degenerativa que poco a poco le va mermando la visión, este vecino de Berriozar de 32 años se mueve como pez en el agua gracias a su habilidad para orientarse, tenacidad y al bastón blanco que le acompaña allá donde va.

Coge la villavesa, acompaña a su hija al colegio, acude a la sede de la ONCE, calcula el tiempo para ser puntual en las revisiones médicas, hace la compra en familia... y un sinfín de tareas. Todas a su ritmo. Pero más allá de las dificultades físicas con las que le ha tocado lidiar (imaginen atender a una niña pequeña en los columpios sin apenas ver mientras su mujer, también invidente, cuida de su segundo hijo), Juan Pablo se ha lanzado a la batalla contra el Ayuntamiento de Pamplona para que le ayuden a construir una acera que le permita a él, a su mujer, a sus hijos y a todos los vecinos que residen en la calle Madres de la Plaza de Mayo (en el término de Berriozar) y alrededores cruzar la calle de manera segura.

El problema radica en que el bloque de pisos linda con la muga de Pamplona, por lo que el municipio en el que está empadronado no puede urbanizar sobre un terreno que no le pertenece. Este hecho provoca que Juan Pablo salga de su casa y no tenga otra posibilidad de cruzar la calle que de forma indebida, ya que, aunque existen pasos de cebra, no hay acera que los una al otro lado, sino que los peatones se ven obligados a chocar contra una valla metálica de color verde.

Es el solar donde se asentaba la antigua nave industrial de Bosch, situada en la avenida de Guipúzcoa 42-bis de Pamplona, y que desde hace años se encuentra rodeada por esta estructura metálica que impide a los vecinos caminar hacia la avenida Guipúzcoa, arteria principal donde se encuentran muchos de los servicios de primera necesidad, como supermercados, el centro de salud o las paradas de la villavesa (líneas 16, 22 y N4). “He estado reunido cantidad de veces con técnicos e incluso Policía Foral me escribió un informe sobre la problemática, pero no me vale de nada”, se lamenta.

Lea la noticia completa en la edición impresa de Diario de Navarra.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra