Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Olcoz

El Ave Fénix de la torre que calcinó Espoz y Mina

“UPN condicionó la ayuda a si querían el resto de grupos. Hubo que convencerles”

Ampliar El Ave Fénix de la torre  que calcinó Espoz y Mina
El Ave Fénix de la torre que calcinó Espoz y Mina
  • M.M. Olcoz
Actualizado el 02/01/2016 a las 06:00
Lo habitual es que en los perfiles de los pueblos sea la silueta de la iglesia la que presida el conjunto de casas. Pero en Olcoz (Biurrun) es su torre gótica la que sobresale de entre los tejados gracias a sus casi treinta metros de altura. No hay una fecha exacta de la construcción de la torre de estilo gótico y con una función claramente de vigía. En el siglo XV pertenecía a la familia Ozta y fue una de las pocas fortificaciones que Cisneros no mandó derruir en la conquista de Navarra (1512). En cambio, Espoz y Mina sí mandó quemarla en la guerra de la Independencia (1808-1814) para destruir el batallón polaco que a las órdenes del ejército francés se había refugiado allí. Las llamas calcinaron su estructura interior de madera y la cubierta.

En el siglo XVII pertenecía al Marqués Forte Gollano. “Hace más de un silo pasó a los Biurrun, a un abogado de esta familia como pago a unas gestiones que le hizo al marqués”, cuenta Ricardo González Elorz, presidente del concejo. Mientras, la torre servía para albergar las ovejas. “Y los críos veníamos a trepar por las paredes. La meta eran las ventanas”.

En 2007, en la escritura de la propiedad se firmaría lo que parece será la última rúbrica de su propietario: Olcoz. “Jesús Astráin y Pablo Labiano, uno presidente del concejo y otro alcalde de Biurrun, decidieron que para salvaguardar su futuro había que ponerla a nombre del pueblo. Era el momento, porque se había pedido un crédito importante para urbanizar las calles y se podía incluir la compra”.

Con Ricardo ya enrolado en la iniciativa, acudieron a un arquitecto amigo, Guillermo de la Peña para que les hiciera un proyecto de restauración. “Y nos fuimos a Príncipe de Viana a pedir la subvención. Pero estaban metidos hasta el fondo con la recuperación del castillo de Marcilla. Nos dijeron que probáramos con el Ministerio de Cultura que destinaba un 1% de su presupuesto a la recuperación de patrimonio. La sorpresa llegó cuando nos concedieron casi el 80% de la obra”.

Para el 20% restante hubo que llamar a muchas puertas. “El Gobierno de UPN nos dijo que firmaría la ayuda si el resto de grupos estaba de acuerdo. Y nos fuimos uno a uno para convencerlos”. El resultado es desde 2012 un edificio de planta baja más tres y coronado por una terraza que gestionan los vecinos, aquellos que lograron que, como un Ave Fénix, la torre se sacudiera las cenizas de Espoz y Mina.

“Abajo está el vestíbulo. El primer piso un salón de usos múltiples, el segundo es la sede del concejo y, gracias a Jesús Zulet (dibujante del grupo Correo), de un museo sobre el románico. “Jesús ha hecho un estudio muy interesante, que aquí se muestra, sobre la relación entre la portada de nuestra iglesia y la de Eunate”. Y la tercera, sirve también para exposiciones

“Somos los vecinos los que los fines de semana nos encargamos de mostrar la torre, a la que se ha unido también Patxi Lorenzo, que se compró aquí una casa al jubilarse y ya es uno más de Olcoz. ¿Entrada? No, no”, dice casi con apuro Ricardo. “Ponemos una hucha para la voluntad. Pero si lo podemos mantener es por la colaboración de los vecinos en la limpieza y por los cinco molinos que están en nuestro término. ¿Beneficio turístico? Pues no económicamente. Ni tan siquiera hay un bar o restaurante. Pero sí moral. Nos sentimos muy orgullosos cuando nos felicitan por lo bien cuidada que está la torre”.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora