Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

OCIO

Una comedia para la tarde del viernes en el Auditorio Barañain

  • La obra se representará a las 20.30 horas

Imagen de la obra 'HappyEnd'.
Imagen de la obra 'HappyEnd'.
  • dn.es. pamplona
Actualizada 19/11/2015 a las 16:08
Auditorio Barañain sigue apostando por la comedia y por el buen humor y en esta ocasión confía en la compañía Vaivén Producciones que trae el viernes, a partir de las 20.30, su obra HappyEnd (Para morirse deprisa). Enmarcada dentro de la programación Platea, la obra llega avalada por las Candidaturas premios MAX en la categoría de "Mejor producción privada de artes escénicas" y en la categoría de "Mejor actriz protagonista" gracias al trabajo de Ana Pimenta,.

Fieles a su compromiso con la realidad, Vaivén producciones en esta ocasión nos habla de la crisis y “sus derivados”, de los negocios que afloran alrededor de cualquier desgracia y de un tema tabú como la libre y difícil decisión de dejar de respirar. Arranca desde el humor negro para transitar después reflexiones sobre, una vez más, la condición humana (la vida es puro teatro y viceversa). Pone voz a quienes sienten que “la crisis aprieta pero sí ahoga” e hincamos el diente a un posible debate social (y para muchos, moral) sobre una decisión personal. Con o sin final feliz; eso, siempre, queda en manos de ustedes, quienes han venido a compartirlo.

El argumento de la obra HappyEnd consiste en contar la experiencia de una asociación clandestina que proporciona a los suicidas ayuda para llevar a cabo su propósito relacionándolos entre sí. A cambio de ayudar a suicidarse previamente a otra persona, HappyEnd se compromete a encontrar a otro individuo que le asista en el momento definitivo. La Asociación ha florecido al amparo de la crisis, pero últimamente, los brotes verdes y un optimismo creciente han provocado que los suicidas empiecen a brillar por su ausencia. Es decir, mientras el mundo sale de la crisis, HappyEnd entra en ella… El conflicto que mueve la acción es que el teléfono deja de sonar cuando Ainhoa, una suicida que ha cumplido su parte del trato, aguarda impaciente a que Gabriela, la coordinadora de la Asociación, le proporcione un asistente. Los requisitos que han de cumplirse para entrar en HappyEnd son muy estrictos, pues es una asociación que se vanagloria de no tener tacha moral. Pero dadas las circunstancias, tal vez sea preciso hacer una excepción con Martín…

O sea, todo un mundo de enredos y de situaciones extrañas y surrealistas que nos arrancarán más de una sonrisa al tiempo que nos harán recapacitar sobre unos temas que por lo general no son los más habituales en nuestra sociedad.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE