Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín 2015

"Los toros no dependen de criterio político sino de los ciudadanos”

El Presidente de la Comisión Taurina de la Casa de Misericordia, José María Marco, analiza la Feria del Toro

Ampliar
"Los toros no dependen de criterio político sino de los ciudadanos”
  • KOLDO LARREA. PAMPLONA
Actualizado el 21/07/2015 a las 06:00
El toro, el protagonista indiscutible de las fiestas de San Fermín, volvió a engendrar el reclamo entre aficionados y entusiastas durante la última feria. José María Marco, presidente de la Comisión Taurina de la Casa de la Misericordia, hace ahora balance, recalcando que se colgó el cartel de ‘no hay billetes’ cuatro tardes. “Las impares”, matiza.

Como presidente de la comisión taurina, ¿ha sacado tiempo para disfrutar de las fiestas, pese a las tareas propias de su cargo?

Sí, siempre se disfruta. Tengo responsabilidad, pero siempre me he deleitado en la Feria de San Fermín. Fuera del toro, menos, por consecuencia de la edad, pero intento divertirme. Aún así, no me olvido de que hay que madrugar y estar fresco.

En estos tiempos difíciles, ¿han respondido los pamploneses a la hora de renovar los abonos sanfermineros?

Sí, perfectamente. Es una de las satisfacciones de este año, junto con el ambiente. La gente ha acudido a la plaza por la mañana y por la tarde. Se ha renovado el 97% del abono.

¿Diría que los beneficios conseguidos son similares a los del año pasado?

Sí, similares, aunque se ha registrado un pequeño aumento en las corridas y el encierro.

¿Y cuáles fueron los del año pasado?

No me acuerdo. No lo puedo decir. Soy malísimo para los números.

La ciudad ha vivido sus primeras fiestas con un nuevo alcalde. Al pertenecer a EH Bildu, grupo político muy poco amigo de la fiesta taurina, ¿vislumbra problemas en el futuro?

No. En Pamplona, el tema de los toros no depende de un criterio político sino de los ciudadanos. Está muy enraizado. A los ciudadanos les gustan todos los espectáculos taurinos y, por tanto, si desaparecen será porque los ciudadanos dejan de asistir. En Pamplona, quienes van a los toros pertenecen a diversos grupos políticos, porque, si no, no salen las cuentas.

Al ser el alcalde el presidente de la Casa de Misericordia, ¿pueden verse afectados proyectos, como el del museo taurino y de visitas guiadas en la plaza de toros?

No lo creo. Es un criterio de innovación y apertura de la Plaza de Toros, y de vocación para que la gente acuda.

¿Devolvió el ayuntamiento esos cuatro abonos, cuyo importe iba a destinar a fines sociales?

No los cogió. Los dejó sin renovar.

Sin embargo, no ha renunciado al palco municipal.

Sí, sí, lo ha mantenido.

A diferencia del año pasado, ¿los encierros han transcurrido con normalidad o el público ha creado problemas de comportamiento?

Ha sido muy satisfactorio. Ha ido más gente y ha sido muy bueno. Como están mucho rato en la Plaza de Toros, casi como en una corrida de toros, se lleva a cabo un programa para que estén entretenidos. Y al estarlo, el comportamiento es mucho mejor.

¿Fue acertada la decisión de meter en el corral de Santo Domingo a ese toro de José Escolar que se volvió?

Acertada no, acertadísima. El toro ya había mostrado su querencia hacia los corrales. Volverlo a sacar con los mansos de cola, con la cantidad de gente que había en Pamplona, al ser sábado, habría sido una insensatez.

Por las tardes, en varios festejos se ha podido apreciar cemento, localidades vacías, en la parte alta de andanada, en mayor cantidad el día 14. ¿Le preocupa este hecho?

No. El hecho de haber algún claro en las andanadas se traduce en 500 entradas. No es un número muy significativo. El último día sobraron 600 ó 700 entradas; no es para echarte a llorar. Este año ha ido más gente a la plaza, un 1,9% más, según me indicó el director de la Casa de Misericordia.

¿Se ha colgado algún día el cartel de “no hay billetes”?

Cuatro tardes, las impares, las del 7, 9, 11 y 13 de julio.

La Casa de Misericordia lleva ocho años congelando el precio de las entradas. ¿Ha llegado la hora de bajarlos?

Por el momento, está bien como está. Es un esfuerzo tremendo mantener estos precios, teniendo en cuenta las dos subidas de IVA que hubo que afrontar. En el futuro veremos lo que pasa.

Ante la crisis, ¿la empresa ha seguido reduciendo los honorarios de los toreros, como ya hizo en los dos años previos?

Se han mantenido y alguno ha tenido alguna ligera subida.

¿Y la de los ganaderos?

Muy parecido al del año pasado, sin reducciones.

Por tanto, con precios congelados, con los mismos costes de ganaderías y menores de toreros, la empresa sigue incrementando los beneficios.

Se quedan por el estilo, porque se han aumentado algunos honorarios de toreros.

El año pasado, aseguró que TVE no había pagado ni un euro a la Meca por la retransmisión de los encierros. ¿Ha vuelto a ocurrir?

Se mantiene la misma situación.

Arenas ‘movedizas’

Cambiando de tercio, ¿cómo califica el comportamiento de las peñas?

Cada vez mejor. Se atiende más a la corrida de toros, se oye menos música en general. El comportamiento va a mejor.

Sin embargo, hubo quejas de lanzamiento de objetos desde andanada y se pudieron ver peleas.

Lo del cubito del hielo fue un suceso muy lamentable, que además pudo tener consecuencias graves. Se hacen todos los esfuerzos para que esto no ocurra: vigilantes jurados, cámaras de seguridad... Desgraciadamente, de vez en cuando, pasa. Si nos remontamos en el tiempo, son muchas menos peleas y lanzamientos.

Los dos festejos taurinos matinales y gratuitos, englobados en ese ‘Toros en familia’ han sido un éxito. Pese a ello, ¿se podrán volver a ver festivales con muerte?

Han acudido 5.000-6.000 personas a cada uno. Tenemos otros dos festejos, de recortes con toros y desafío ganadero, que organizamos nosotros. Recuperar festejos matinales con muerte de astados, ¿por qué no? Si en el futuro hay una afición que lo pide, se hará.

Ese proyecto de museo taurino y de visitas guiadas en la plaza de toros, ¿obliga a la empresa a retomar la idea de cubrir el coso?

Son dos cosas distintas. El proyecto de visita guiada lo ha desarrollado Fernando Redón y, como todo lo que hace, es una idea genial, sencilla, con poca obra civil, poco gasto y mucho contenido audiovisual que va a provocar la inmersión del espectador. Lo que se pretende es abrir la plaza al ciudadano todo el año. El problema de cubrirla es que se trata de una inversión carísima. En las visitas, sólo puede existir el problema de cruzar el ruedo en días de lluvia. Y si llueve, se hará por la galería. El resto es a cubierto.

Lo que sí ha fallado este año es la arena del ruedo. Rejoneadores, matadores de toros e incluso ganaderos se han quejado del mal estado del piso. ¿Qué ha pasado?

La base del suelo del ruedo, desde la última reforma, es muy duro, quedó muy duro. En el abono, el festejo de rejones llega enseguida y necesita otro tipo de firme que para la lidia a pie. Por ello, se puso arena y luego se quitó. Quizá este año quitamos menos. Luego quitamos más, se regó, se pasó el molón y ya quedó perfecto, en condiciones aceptables.

Respecto a la Feria del Toro, ¿las cuatro puertas grandes registradas tapan el resultado de un ciclo pobre en arte y en bravura?

Son dos cosas distintas. Ha habido cuatro puertas grandes y se han cortado dieciséis orejas. En casi todas las corridas ha pasado algo. El público ha salido contento. Otra cosa es el análisis de las ganaderías. A mi juicio, como negativo, ha sido la falta de fuerza en algunos toros. Ha faltado la corrida redonda. Una cosa no tapa a la otra. Los que han triunfado lo han hecho con toros que han embestido.

De López Simón, Abellán, Ureña y El Juli, ¿con cuál se queda?

López Simón porque estuvo extraordinario con los dos de su lote. Ureña tuvo con una actitud encomiable. Abellán hizo su toreo, sabe perfectamente cómo estar en Pamplona. Y El Juli, como figura del toreo, aprovechó su lote.

El año pasado aseguraba que el caballero navarro y El Juli habían sido los toreros más caros de la feria. Este año, ¿también? ¿Han respondido a sus emolumentos, a lo que esperaba de ellos?

Sí han sido los más caros. Sí han respondido. Y no voy a decir ni un solo número.

¿Por qué nunca aporta cifras concretas?

Porque no las sé. Yo trabajo en la organización de la feria, en que todo funcione bien. En el terreno de honorarios, me debo al principio de confidencialidad. Un contrato sólo le interesa al que paga, al que cobra y a Hacienda.

Sin embargo, hace 25 años, se hacía público un balance de la feria. ¿Se cesó por ser más rentables ahora los resultados?

Nuestras cuentas se aprueban en Junta de Gobierno, se auditan y las aprueba el Ayuntamiento. Ahora no las enviamos a los medios porque no lo consideramos oportuno. Y no las publicamos porque somos una entidad privada.
volver arriba

Activar Notificaciones