Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Bicicletas

Los ciclistas reclaman una normativa común en toda la comarca de Pamplona

  • Cada ayuntamiento elabora ahora una ordenanza siguiendo sus propios criterios

Un ciclista circula con su bicicleta por la plaza del Castillo

Un ciclista circula con su bicicleta por la plaza del Castillo

José Carlos Cordovilla
11
09/12/2014 a las 06:00
  • Asier Gil. Pamplona
A aquellas personas que emplean la bici para sus recorridos urbanos les da lo mismo circular por Pamplona que por los municipios limítrofes. Sin embargo, en teoría deberían adecuar su forma de pedalear al lugar en el que se encuentren, ya que las normativas de cada localidad -si es que existen- no son homogéneas.

Por ejemplo, si se circula por vías ciclistas de la capital, en el encuentro con un paso de peatones se debe poner un pie en tierra antes de atravesarlo. Pero en Barañáin, en cambio, esta medida no es obligatoria, mientras que allí está prohibido circular por parques, al contrario que en Pamplona, donde sí está permitido.

Todo esto dificulta aún más el complicado devenir de los ciclistas urbanos que emplean los carriles bicis y las aceras de la comarca de Pamplona, quienes, además de criticar la falta de infraestructuras y su escasa seguridad, ven necesario que se adecuen todas las ordenanzas para crear unas normas comunes de circulación.

Pese a que todas siguen un patrón que marca Tráfico, cada ayuntamiento hace después lo que considera más correcto. Por ello, los ciclistas reclaman que se realice una estandarización o una homogeneización de las ordenanzas municipales de tráfico relativas a la bicicleta.

Desde la Asociación Medios de Transporte Saludable (AMTS), se solicita una ordenanza específica para la bici, que tiene unas características especiales que la hacen ser parte del tráfico, al mismo tiempo que es el único vehículo admitido para pasar por determinados espacios.

En palabras de Jesús Lakuntza, representante de AMTS en el Observatorio de la Bicicleta de Pamplona, “los abordajes técnicos de movilidad realizados en los distintos espacios urbanos de la comarca se hicieron desde el tratamiento de área metropolitana. Por ello, todo lo que se apruebe debe hacerse en armonía, ya que, si no, se crearán conflictos. De hecho, la situación actual es caótica”.

También resalta que eso no conlleva gasto económico, sino solo voluntad y trabajo políticos. “¿Qué normas coges? Las que funcionan en Europa, tratando de hacerlo de manera ambiciosa, porque se trata de algo importante, que dará cobertura legal a lo que se lleve a cabo después. Y se debe trabajar con una ordenanza bien hecha, con sentido, consultando a los expertos y con un consenso amplio, para que la gente esté moderadamente contenta con ella”, indicó Lakuntza.

El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Pamplona, Gabriel Viedma, fue más allá y expuso que, para empezar, los carriles bici deberían también ser iguales. “Las infraestructuras en los municipios de la comarca son diferentes, por lo que los criterios de construcción también deberían ser homogéneos. No solamente se trata de la normativa, ya que muchas veces esta viene motivada por cómo se montó la infraestructura”, manifestó.

CONTINUO URBANO 

Pero Viedma dejó claro que es necesario trabajar en ese sentido: “Deberíamos ir a conceptos homogéneos para que al final tengamos un continuo urbano y una normativa común. No sé si seremos capaces de ponernos de acuerdo todos los ayuntamientos, pero al menos tendríamos que intentarlo”.

A modo de conclusión, subrayó que lo importante es plantear “qué modelo de ciudad queremos y qué espacio estamos dispuestos a ceder a los diferentes usuarios de la calzada y la acera: peatones, bicicletas, transporte urbano y coches”. “El espacio es el que es y nos lo tenemos que repartir entre todos. Ese es el verdadero reto, hacer hueco a todas esas voluntades”, sentenció.

Mientras llega ese momento, los ciclistas urbanos deben enfrentarse a situaciones surrealistas, como el paso de cebra que separa Pamplona de Barañáin, en la calle Miluze. Si se circula desde la capital, para cruzarlo correctamente se debe poner antes el pie en tierra -pese a que el ciclista tiene prioridad y se trata de una norma que, según la Policía Municipal, la cumple menos de un 10 por ciento de los usuarios de bicicleta-, en tanto que, en el otro sentido, no es necesario pararse para atravesarlo.

Desde Barañáin, su alcalde, José Antonio Mendive, remarcó que se debería fomentar una buena convivencia en las aceras entre peatones y ciclistas. “Nosotros construimos un carril bici en la avenida de Pamplona, conectando la plaza de los Fueros con el enlace con la capital. Pero no tenemos una red amplia, por lo que se ven bicicletas por las aceras y las calles peatonales. En esos casos, a los ciclistas los obligamos a que no vayan a una velocidad excesiva, además de recordarles que el peatón siempre tiene prioridad”, subrayó.

En Zizur Mayor, en cambio, existe un carril bici de más de cinco kilómetros en el polígono de Ardoi, pero que acaba al llegar a la A-12. Por eso se ve necesario que exista una ordenanza que regule el paso de los ciclistas por el resto de la localidad. Su alcalde, Luis Mª Iriarte Larumbe, reconoció que se trata de un tema a tener muy en cuenta.

“Soy cicloturista y llevo 32 años circulando en bici por carreteras. Hay mucha filosofía y mucha teoría, pero en la práctica se queda en nada. Como ni la ciudad ni las carreteras están diseñadas para respetar a los ciclistas, al final suceden los accidentes. O se diseña bien cuando se construye, o es muy difícil arreglarlo después. Pamplona instaló carriles bici en aceras muy anchas, pero presentan graves problemas de funcionamiento y de convivencia, y es algo que se debería corregir en todos los sitios”, criticó.

En Zizur Mayor, como en otras localidades, su ordenanza se basa en la Ley de Tráfico de Seguridad Vial, que prohíbe que las bicicletas circulen por las aceras que no estén adecuadas. El jefe de la Policía Municipal, Alfredo Ondarra Ramos, aclaró que solo se lo permiten a los menores de once años, ya que todavía no tienen la destreza necesaria para ir por la calzada.

CIRCUITO RADIAL

Ondarra informó de que están preparando una propuesta para construir carriles bici y crear un circuito radial en todo el término municipal. “Queremos hacer un recorrido seguro de carriles bici y aceras ciclables que tenga conexión con Pamplona, ya que es necesaria tanto la comunicación con la capital como con Cizur Menor. Esto requerirá unas modificaciones urbanísticas y jurídicas para que se permita a los ciclistas circular por las aceras, siempre dando prioridad al peatón”, apuntó Ondarra, que añadió que ellos se adaptarán a la normativa estatal.

Es el mismo caso que el de Burlada, donde el jefe de la Policía Municipal, Luis Bellostas Suescun, afirmó que aplican la Ley de Tráfico, que prohíbe circular a las bicis por las aceras. “Nosotros no tenemos muchos problemas, porque en la zona sur de Burlada, las aceras son muy estrechas y por allí no anda mucha gente”, argumentó.

En la futura ordenanza municipal -a la espera de aprobarse tras más de dos años desde que fue presentada a los grupos políticos del consistorio-, se indica que “los niños menores de diez años que todavía no disponen de la pericia y capacitación suficiente para circular por las calzadas” pueden emplear para ello las aceras y demás zonas peatonales.

Sin embargo, para algunos municipios lo importante es tener primero las infraestructuras listas. Es lo que ocurre en Aranguren. Su concejal de Medio Ambiente, Rubén Ibero Goñi, expone que ya tienen 5,5 kilómetros de carriles bici y que se encuentran prácticamente a un año de terminar el kilómetro que les resta para finalizar la conexión radial.

“Queremos terminar toda la columna vertebral, para engranar los carriles bici de Mutilva Alta, Mutilva Baja, la urbanización Mugartea -que conecta con Mendillorri-, el colegio, el polideportivo y el ayuntamiento. Cuando tengamos todo finalizado, haremos la normativa, que trataremos de que sea homogénea con la del resto de localidades”, prometió el concejal.

Por el momento, iluminaron los pasos de cebra que atraviesan los carriles bici y, en aquellos que se encuentran en bajadas, colocaron obstáculos para que los ciclistas deban frenar y no crucen la calzada a demasiada velocidad, con el peligro de que, aunque tengan preferencia, sean arrollados por los coches.

Para Ibero, con el tema de los ciclistas urbanos se necesita una apuesta seria. “En Pamplona, todavía no hay ningún político que se atreva, por ejemplo, a quitar un carril en la avenida de Baja Navarra para dedicárselo a la bici, porque el coche políticamente tiene mucha fuerza. Los que estamos luchando por la bicicleta tenemos muchos impedimentos y pegas, a veces hasta en nuestros propios ayuntamientos”, adujo.

EL MANTENIMIENTO DE LAS INFRAESTRUCTURAS, UNA MEDIDA CRUCIAL

Además de la falta de carriles bici por el centro de Pamplona, los ciclistas reclaman al Ayuntamiento que realice un correcto mantenimiento de los ya construidos. De hecho, destacaron que hay actuaciones que son críticas y que se deben abordar de inmediato para evitar accidentes. Ante situaciones de abandono, claman que repintar no es suficiente, sino que se tienen que reponer los elementos rotos.

Indicaron también que las últimas actuaciones en materia de infraestructuras ciclistas -Lezkairu, Arrosadía, Trinitarios...- dejan mucho que desear desde el punto de vista técnico.

La AMTS lo puso de manifiesto con imágenes durante la última sesión del Observatorio de la Bicicleta de Pamplona, en la que trasladó a los delegados municipales la premisa básica que deberían seguir todas las vías ciclistas: siempre se han de ejecutar buscando un equilibrio entre el camino más corto, el más seguro y el más cómodo, y teniendo en cuenta además puntos de origen y destino de interés general.

Para evitar esa falta de rigor técnico, los ciclistas emplazaron al Ayuntamiento de Pamplona a que consulte con las asociaciones de usuarios de bicicletas antes de acometer más obras que, después, se vea que son inapropiadas. En este sentido, criticaron asimismo que en la construcción de carriles bici se tengan en cuenta criterios estéticos. “No están hechos para ser bonitos, sino para ser prácticos”, apuntaron desde AMTS.
Selección DN+


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra