Casa de Misericordia

El área comercial de la Meca tendrá una calle para carga y descarga

El promotor considera que por esa calle no habrá circulación peatonal de primer orden

0
29/09/2014 a las 06:00
La zona destinada para la carga y descarga del futuro centro comercial de la  Casa de Misericordia se ha convertido en el único obstáculo que el Ayuntamiento de Pamplona no ha logrado modificar en el periodo de alegaciones al que ha sido sometido el Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS).

Aprobado esta semana por el Gobierno de Navarra, el PSIS prevé un área comercial de 8.000 metros cuadrados útiles de venta repartidos en dos plantas, con cabida para un supermercado Leclerc y una galería comercial, todo ello gestionado por Morea Inversiones.

De las cuatro alegaciones que presentó la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona al PSIS, la referida a la ubicación de la calle destinada a la carga y descarga, situada entre el centro comercial y el espacio dotacional cedido al Ayuntamiento, es la única que ha sido desestimada por el Gobierno de Navarra.

Las otras tres, centradas en la ocupación sobre rasante de proyecto, en la necesidad de reducir la altura de uno de los edificios, y en impedir modificar la forma de medir el aprovechamiento, se han estimado o acordado.

El promotor del PSIS debe ahora presentar un texto refundido del documento con los cambios obligados por las alegaciones.

Carga y descarga

De poco han servido los argumentos esgrimidos por el Ayuntamiento aludiendo a la peligrosidad de la calle de coexistencia donde se llevarán a cabo labores de carga y descarga, principalmente porque los vehículos pesados saldrán hacia la avenida Sancho el Fuerte una vez rebasada la rotonda de Erletokieta, teniendo que ceder el paso a tres carriles de circulación. 

“La peligrosidad de esta maniobra se acrecienta cuando los peatones detienen su marcha en un lateral junto al vehículo (...) y al reanudar este la marcha, girando a la derecha, comen el espacio del peatón con fatal resultado”, decía el informe municipal  que desaconsejaba el acceso y salida de vehículos por este vial y firmaba el Grupo de Coordinación de Tráfico de la Policía Municipal de Pamplona.

Por el contrario el promotor ha defendido la ubicación de las tareas de carga y descarga en ese vial secundario por entender que no está relacionado con una circulación peatonal “de primer orden”, y recordando los “exigentes” requisitos de seguridad que tienen los centros comerciales sobre este aspecto.

Añade además que esa ubicación vendrá bien a la futura dotación pública, que se podrá beneficiar de la zona de carga y descarga.

El promotor aporta un segundo argumento para mantener en su ubicación original la calle destinada a las mercancías al señalar que el lugar elegido “minimiza las molestias por ruido para los vecinos”, y que al alejarse de la avenida Sancho el Fuerte y de la calle Esquíroz, “se evita también una molestia o sobrecarga acústica sobre las Torres de Huarte y sobre el resto de edificación residencial”, incluida la propia Meca.

En último lugar, con un claro afán didáctico, señala el promotor que en los edificios comerciales las zonas de venta al público se ubican en los viales principales, mientras que los almacenes se sitúan en las zonas opuestas. “Ninguna carga y descarga se debe hacer por lógica y seguridad en la fachada comercial”, dice y añade luego: “También por clara logística comercial no se pueden realizar estas labores por donde transita el público, sino junto a las zonas de almacén”.

Las alegaciones de I-E

Con la aprobación del PSIS se han resuelto también las 9 alegaciones presentadas por el grupo parlamentario y el grupo municipal de I-E en el consistorio pamplonés. Y en  todos los casos la resolución ha supuesto la desestimación.

Entre otras cuestiones I-E dice que el PSIS “vulnera” los contenidos de la ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana, porque “persigue exclusivamente el beneficio económico particular de una gran multinacional”, y reclaman que el solar de la Meca se destine a fines de carácter “más social” como construir viviendas asequibles para los más desfavorecidos.

También consideran desde I-E que el PSIS está favoreciendo actividades urbanas “insostenibles” que suponen “una invasión del comercio asentado (...), generan más paro, malestar social y gasto para el erario público”.

En su respuesta, el Gobierno de Navarra dice que es inadmisible que la “legítima opinión” de I-E pueda cuestionar la legalidad del proyecto desde el punto de vista legal, y califica como “opciones deseables dentro de un modelo de urbanismo sostenible” la mezcla de usos, la inclusión de grandes áreas comerciales en “contextos residenciales”, y el refuerzo de las zonas centrales “frente a las actuaciones dispersas en la periferia”.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE