Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
anónimos populares

La sonrisa del barrendero que tocaba la corneta

  • Cuando Manolo Otiñano Zazpe limpiaba calles en Pamplona tocaba la corneta para que los vecinos sacaran la basura

Manolo Otiñano Zazpe, esta semana, en la plaza del Consejo de Pamplona

Manolo Otiñano Zazpe, esta semana, en la plaza del Consejo de Pamplona

calleja
0
16/06/2014 a las 06:00
  • pilar fdez. larrea Pamplona
"Trabajé 40 años, 8 meses y 14 días para el Ayuntamiento de Pamplona, he viajado por toda Europa, entregué un cuadro pintado por mí al Papa Juan Pablo II, por medio del padre Ordóñez, y me han gustado mucho las mujeres. ¿Y qué más me vas a preguntar?, ¡cuántas martingalas!", inquiere Manolo Otiñano Zazpe, como si los 88 años que cumple el martes, se pudieran resumir en seis líneas. No al menos los suyos. Ha gastado suela en la ciudad y fuera de ella. Y en ello sigue.

Manolo Otiñano nació el 17 de junio de 1926 en Idocin, "el pueblo de Espoz y Mina, guerrillero que llegó a ser virrey" advierte rápido. "Veía que no tenía porvenir allí", de modo que con 18 años se trasladó a Pamplona y con 22 se empleó en el Ayuntamiento de Pamplona. Primero en la limpieza de calles en la zona de San Nicolás.

Dentro de la encomienda era el encargado de tocar cada día, a las siete de la mañana, la corneta que avisaba a los vecinos para que bajaran al portal las bolsas de basura. Pasados diez años cambió de puesto. "Salió una plaza de administrador del cementerio de Pamplona, me presenté y la saqué, pero a mi difunta esposa no le gustaba mucho aquello, así que me quedé de conserje en el colegio Blanca de Navarra. Hubiera ganado más allí, pero trabajé muy a gusto en la escuela. 25 años. Voy a arruinar al ayuntamiento a este paso", bromea sobre sus 26 años jubilado. "Del colegio han salido médicos, curas, de todo. Muchos aún me saludan por la calle, son ya señores de 50 hechos y derechos", describe Manolo, un hombre vital y dicharachero, con el rostro curtido en contraste con unos ojos claros como los de un bebé.

En estas casi tres décadas de jubilación Manolo ha cultivado su afición por la pintura. Recuerda que siempre se sintió a gusto con el pincel, ya de niño. Pero aquellos no eran tiempos para entretenerse con un óleo. Ni lo había. Ahora tiene unos cuantos, muchos cuelgan en las paredes de su casa del barrio de la Milagrosa, otros los regala.

Manolo se casó a los 30 años con Clara Elizalde Goñi, de Ororbia. No tuvieron hijos. Enviudó hace ya años y "como el amor se encuentra donde menos se espera" hace ocho se volvió a casar con Cecilia Mera Torre, una mujer 30 años más joven "que ha sido como una bendición". "Ella es mi vida, mi amor", se deshace en elogios hacia su compañera de viaje. Porque en eso de hacer maletas Manolo Otiñano sabe un rato. "Autobuses La Pamplonesa nos llevaba por todo el mundo, hay cosas bonitas por ahí, se come y se bebe bien", apunta. Entre sus paradas menciona Oxford, Tierra Santa o las ocho veces que ha estado en Roma. La más especial, aquella en la que entregó en mano un cuadro del Castillo de Javier a Juan Pablo II, "aquel papa que estuvo malico tanto tiempo...".

Ahora, ya con viajes más calmados, cubre a diario y a paso ligero la distancia entre su barrio y el centro, atento a cualquier obra. Las tardes son para el club de jubilados Larrabide, al menos cuando el calor no aprieta. Escribe y lee mucho y nunca deja las visitas a la sede de Diario de Navarra en la calle Zapatería, donde desde aquel tiempo en que tiraba de escoba echaba una mano a quienes trabajaban en el oficio de contar noticias, historias que él escuchaba a pie de calle.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra