valle de Egüés

Badostáin recupera la historia y el compromiso de las hermanas Úriz Pi

  • Dedican una plaza Pepita y Elisa Úriz por su papel pedagógico y en pro de los derechos de la mujer y la infancia

Foto de familia de los participantes en el homenaje

Foto de familia de los participantes en el homenaje

SESMA
0
16/06/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • CAM. Badostáin
Más de cien años después de la salida de la familia Úriz Pi de Badostáin, las dos hijas del capitán Benito Úriz Erro y de Filomena Pi Céspedes, Pepita y Elisa, volvieron el viernes, de alguna manera, al valle de Egüés. Su historia vital, su compromiso y su papel en la pedagogía, los derechos de la mujer y de los niños y su compromiso político se mostraron en una exposición preparada a partir del trabajo del periodista e historiador Manuel Martorell y de la colaboración de la asociación cultural Iturberri.

Y en esta peculiar "visita" llegaron para quedarse. No en vano, desde el viernes dan nombre a la plaza del frontón, que ahora ha pasado a denominarse plaza del frontón Pepita y Elisa Úriz Pi.

El reconocimiento forma parte de una serie de actos de homenaje organizados por el Ayuntamiento del valle de Egüés y el concejo de Badostáin.

El acto en Badostáin siguió a otro homenaje organizado en el colegio público. En el pueblo natal de la mayor de las hermanas, Pepita (nacida en 1883 y fallecida en el entonces Berlín Este en 1958) se quiso reconocer su "papel en la historia". Así lo destacó el presidente del concejo, Xabier Ziritza, que destacó el papel fundamental del periodista Manuel Martorell para recuperar la historia y documentación sobre estas mujeres formadas en la escuela de Magisterio pero que destacaron después por su papel en pedagogía, los derechos de la mujer y los niños y por su lucha contra el fascismo e inquietudes políticas comunistas. Elisa nació en Tafalla en 1893 y falleció en 1979 en la misma ciudad alemana en la que vivió exiliada.

EL RECUERDO DE OLGA GARCÍA

Hasta Badostáin llegó también el testimonio de una de las personas que llegó a convivir con Elisa desde 1963 hasta su muerte en 1979. Se trata de la doctora Olga García Domínguez, hija de unos exiliados españoles que recalaron en Berlín y fueron vecinos "y casi familia" de la menor de las Úriz. Esta doctora destacó sus enseñanzas y su papel y no dudó en apuntar que el homenaje en su tierra le hubiera emocionado.

En el homenaje en Badostáin hubo también presencia familiar. Un sobrino, cuyo abuelo era primo de las hermanas Úriz, descubrió la placa. Se trata de Félix Azcona Úriz, residente en Pamplona. Acudió con su esposa Conchi Elizagaray y con "Yayo" Tellechea, esposa de Luis Úriz. Antes, en el colegio de Sarriguren, tomó la palabra Elena Úriz, otra sobrina que mantenía correspondencia con las dos hermanas y que consideró "merecidísimo" el reconocimiento a sus familiares.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE