Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

BURLADA

Los futuros chefs de Navarra cocinan su futuro de espaldas a la televisión

  • En este curso cerca de 150 estudiantes cursan la rama de FP de hostelería en el centro integrado de Burlada
  • Ante el auge de los programas de cocina, ellos confiesan que no ven Masterchef ni al cocinero de LaSexta, Chicote

El profesor Josetxo Díaz dando clase en Burlada
El profesor Josetxo Díaz, dando clase en Burlada
ELÍA
Iker García, a la izquierda, con dos compañeros
Iker García, a la izquierda, con dos compañeros
ELÍA
Ana Irati Garrote, cocinando en clase
Ana Irati Garrote, cocinando en clase
ELÍA
María Rubirola, en clase
María Rubirola, en clase
ELÍA
  • JOANA PERNAUT. BURLADA
Actualizada 18/02/2014 a las 06:01
No pueden ver a Chicote, el cocinero de LaSexta. Ni ponen la tele para seguir programas culinarios como Masterchef, que han revolucionado las audiencias. Así lo confesaban varios estudiantes de la rama de FP de hostelería del centro integrado de Burlada, quienes, al colgar el delantal al finalizar las clases, prefieren olvidarse de los fogones.

Estas reflexiones las compartían mientras cocinaban una tapa de ternera en salsa de oporto, que iban a servir en el restaurante de la escuela, abierto al público en general. Un espacio donde a diario se puede degustar un menú del día por 10 euros, de la mano de los futuros chefs de la Comunidad foral.

Muchos de ellos realizan prácticas en restaurantes como el Europa, La Alhambra, el Iruña o el Castillo de Gorraiz. En estas cocinas es donde le cogen el puso al que puede, o no, ser su oficio. Uno de sus profesores y antiguo alumno, Ildefonso Sánchez, comentaba: "Los concursos son un reality. Ayudan a ver otro tipo de cocina, pero no tienen nada que ver con una cocina de verdad". Y otro profesor, Josetxo Díaz, de 55 años, añadía: "En la escuela no le cogen el nervio a este oficio". E Iker García, vecino de Zizur Mayor, de 19 años, asentía.

García, mientras estudia, trabaja en la cocina de Don Saturnino en Pamplona a media jornada. "Me gusta mucho cocinar, creo que por mi madre y por mi tío. Sobre todo, me va la pastelería. Pero este trabajo es muy sacrificado y te vas cansando. En la escuela estamos cuatro para un plato. En una cocina de verdad podemos estar tres para 150 comensales. No sé si me veo en un futuro como cocinero...", confesaba quien admira a Ferrán Adriá, aunque en sus creaciones "haya que buscar la comida debajo del plato".

Las dudas sobre su porvenir son comunes en la mayoría de los estudiantes consultados. El profesor Díaz lo confirma. "Muchos de los alumnos no saben lo que quieren. A los que están en segundo les aconsejo que investiguen si llevan la profesión por dentro. ¿Estando en casa os apetece probar determinada receta?", les plantea. Y repasando los 27 años que lleva en la escuela informa de que a un 50% de los estudiantes "les sale el gusanillo". Otra cosa será la contratación. "Si hay 15 estudiantes, siete acabarán colocados", resume Díaz. Y matiza que éste no es un oficio de "divos": "El empresario da trabajo al bien mandado y con ganas de aprender".
Etiquetas


Noticias relacionadas
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE