Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Medio Ambiente

Mancomunidad instala 44 refugios para murciélagos en el parque fluvial

  • La mitad están ya ocupados, y los expertos destacan la importancia de estos quirópteros en el medio natural

Uno de los refugios instalados en un nogal del parque fluvial.
Uno de los refugios instalados en un nogal del parque fluvial.
mcp
  • pilar fernández larrea. pamplona
Actualizada 07/09/2013 a las 06:01
La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ha instalado en los últimos años 44 refugios para murciélagos en el parque fluvial de los ríos Arga y Ultzama, una actuación encaminada a suplir la progresiva pérdida de los refugios naturales habituales de estos mamíferos, en especial los árboles talados a causa de su vejez o enfermedad. El seguimiento efectuado en las casetas constata su utilización, en el último año casi la mitad estaban ocupadas y nueve habían desaparecido a consecuencia de actos vandálicos.

Alfonso Amorena, responsable de Medio Ambiente en el ente comarcal, subraya que tratan de proteger la flora y fauna y de mejorar su hábitat natural. En esta preocupación, sostiene, se enmarca la actuación, dirigida por Juan Tomás Alcalde, biólogo especializado en murciélagos. "Nosotros ofrecemos la logística y él realiza el seguimiento", apunta Amorena.

Los murciélagos aportan efectos beneficiosos al medio en el que habitan al alimentarse fundamentalmente de insectos. Estos quirópteros se refugian habitualmente en huecos de árboles. En este sentido, señalan en la Mancomunidad, la grafiosis, enfermedad arbórea, especialmente virulenta en los años 80, que supuso la tala de olmos viejos en Pamplona y la Comarca, provocó la pérdida de muchos refugios naturales. A partir de 2001, el Ayuntamiento de Pamplona ya colocó 70 casas-refugio, con buen resultado, lo que animó a la Mancomunidad a seguir la misma linea. En 2008 instalaron 24 en la Comarca de Pamplona, para favorecer la presencia de murciélagos en los ríos Arga y Ultzama. Hace un año se instalaron otras 20, en este caso a orillas del Arga, en Etxauri y Olza, en terrenos adquiridos por la Mancomunidad para la futura ampliación del parque fluvial.

En algunos puntos, y ante la escasez de arbolado de envergadura, decidieron aprovechar otros elementos del paisaje urbano. Por ejemplo, cinco de las casitas se ubicaron en los pilares del puente de la Ronda Oeste, siempre tratando de imitar a la naturaleza. En septiembre, se realizará una nueva revisión de las cajas y se valorará la ocupación de las mismas. En este sentido, en las casitas de 2008 han detectado la presencia de nueve ejemplares en cinco cajas, mientras que en las de 2012, había quince ejemplares en diez refugios.


Uno de los más pequeños de Europa

Al menos cuatro especies de murciélagos cazan y se refugian en las cercanías del río Arga, en el entorno de Pamplona. Son los nóctulos medianos (Nyctalus noctula), nóctulos pequeños (nyctalos leisleri), murciélagos enanos (pipistrellus pipistrellus) y de Cabrera (pipistrellus pygmaeus). Esta última especie ha sido la localizada en las cajas colocadas por la Mancomunidad. Se trata de uno de los más pequeños en la fauna europea y, además de en Navarra, está presente en la cornisa cantábrica y en la cuenca del Duero. Su tamaño oscila entre los 3,5 y 5,2 cm, con un pelaje que va entre tonos pardo-oliva y arena claro.

Las cajas-refugio son muy habituales en Europa. Las del parque fluvial, de cemento-madera, proceden de Alemania y son de dos tipos, planas, imitando a las grietas de los edificios, o cilíndricas, como los huecos de los árboles.


JUAN TOMÁS ALCALDE, BIÓLOGO

"En una noche de agosto, un murciélago de Cabrera (pipistrellus pygmaeus), la especie detectada en el parque fluvial, puede comer entre 500 y 1.000 mosquitos, su presencia es muy beneficiosa en el entorno urbano", concluye Juan Tomás Alcalde, biólogo especializado en murciélagos, sobre los que realizó su tesis doctoral. Recuerda que están protegidos, por dos motivos, las poblaciones van a menos por la gestión ambiental humana,y su efecto en la naturaleza es positivo porque ayudan a controlar plagas, como las que afectan a cultivos. Sus palabras tratan de dar la vuelta a una leyenda urbana negativa, influenciada en parte, por guiones cinematográficos. Él busca otra imagen, "más positiva y realista" para estos pequeños mamíferos a los que tan bien conoce. Explica que los observados en los refugios de la Mancomunidad, miden sobre 4 centímetros, unos 18 con las alas abiertas. Pesan sólo cuatro gramos. "Tienen mucha ala para poco cuerpo", matiza. Comen la mitad de su peso al día, es decir, unos 2 gramos. En verano, los mosquitos son su principal fuente de alimentación y cazan a sus presas en el entorno de los ríos. Por eso, el entorno fluvial es un espacio óptimo para colocar los refugios. Los murciélagos los ocupan todo el año, porque son una especie sedentaria. Es normal, dice, que tarden en encontrarlos, por eso confían en que los vacíos, se vayan llenando. Lo comprobará en breve, con ayuda de Iñaki Martínez, técnico forestal. Además, en el Molino de San Andrés, y el próximo 13 de septiembre, en Condestable, ofrecerán sendas charlas sobre murciélagos, completadas con una salida al anochecer, con el fin de detectar la presencia de los quirópteros, con ayuda de aparatos de ultrasonidos.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE