Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Una tienda de platos caseros toma el relevo de Torrens en la calle San Miguel de Pamplona

Después de estar un año cerrado, el local se reinaugura como Mundo Casero, franquicia creada por un pamplonés

Una tienda de platos caseros toma el relevo de Torrens en la calle San Miguel
    Publicado el 25/06/2021 a las 06:00
    La calle San Miguel de Pamplona vuelve a demostrar su potencial comercial. Mundo Casero, que ofrece comida casera preparada, es una franquicia de reciente creación y sello navarro. Como punto de venta ha elegido el local de una tienda centenaria y bien conocida en la capital navarra: Alimentación Torrens.
    “Tenemos muchas cosas en común con Torrens y aunque esta marca desaparezca queremos mantener su esencia de tradición”, explica Carlos Royo, creador de Mundo Casero, franquicia que tiene sus fogones en Mutilva y que el 15 de junio inauguró en Barcelona su primer local. Este fin de semana estrena el de Pamplona. Está en contacto con emprendedores de Madrid, Bilbao y otras ciudades interesados en franquiciarse.
    Alimentación Torrens cerró hace justo un año, pero su escaparate ha permanecido bien decorado y cuidado, con una pequeña muestra de sus productos delikatessen y con el cartel de Se Alquila. No eran buenos tiempos para un sector que vive del turismo y de los eventos familiares y obsequios. Muchos de sus antiguos clientes han echado de menos sus txantxigorris y otros productos de temporada.
    Carlos Royo también recuerda los txantxigorris y por eso tiene previsto incluirlo en su oferta gastronómica, al igual que las rosquillas y otros dulces. Mundo Casero, explica, es una tienda de alimentación que ofrece “platos caseros listos para consumir, de aquí y de otros lugares del mundo”. “Es comida hecha como cocinan nuestras madres y abuelas, con producto fresco, sin conservantes ni aditivos”, comenta. Para ello cuenta como jefe de cocina con Javier García León, veterano chef formado en Francia.
    García León lleva semanas trabajando en la carta, que actualmente está formada por una variedad de empanadillas argentinas, pizzas, quichés, pasta fresca, fritos caseros, ensaladas, fajitas, asados a baja temperatura y postres. La idea es añadir verduras de temporada, “cocinadas también a baja temperatura y con su refrito incluido”.
    CON TIENDA EN BARCELONA
    “Bocados que nos unen es nuestro lema. Por eso combinamos lo local con lo internacional”, explica Royo, que pone como ejemplo la empanadilla de chistorra y piparra. Mundo Casero tiene sus cocinas en el polígono de Mutilva. De ahí se suministra a la tienda de Barcelona, situada en la calle Roger de Lluria, cerca de la Diagonal y el Paseo de Gracia. Al carecer de conservantes, las fechas de caducidad no son muy amplias, lo que supone un reto logístico. Parte de los productos se envasan al vacío.
    Carlos Royo, periodista de formación, ya tiene experiencia en el mundo de las franquicias. “Entre 2000 y 2007 tuve una franquicia de servicios financieros, pero cerró porque con la crisis financiera los bancos dejaron de conceder préstamos al consumo”, señala. Luego se ha dedicado al mundo de la exportación y a la comercialización de frutas y hortalizas. La pasión por la gastronomía la ha heredado de su madre, Luisa. “Hacía unos fritos de huevo que vendían algunas carnicerías y tuvieron bastante éxito. Las Armazagoitia de la Ama Luisa las hemos incluido en el menú”, explica.
    El proyecto de Mundo Casero surgió antes de la pandemia. “La covid-19 ha ralentizado su puesta en marcha, pero a la vez llegamos en un momento en que han cambiado los hábitos, con un auge de la comida preparada para disfrutar en casa”, comenta.
    volver arriba

    Activar Notificaciones