Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Ayuntamiento de Pamplona

Petra Irigoien Vidaurreta visita a sus 106 años el Ayuntamiento de Pamplona

Perteneció a un colectivo de mujeres clandestino que visitaba a los presos del Fuerte de San Cristóbal

La pamplonesa Petra Irigoien Vidaurreta, junto a Asiron.
La pamplonesa Petra Irigoien Vidaurreta, junto a Asiron.
Cedida
  • Europa Press. Pamplona
Actualizada 09/10/2017 a las 14:26

Petra Irigoien Vidaurreta quería conocer al alcalde de Pamplona, pero le daba vergüenza. Contaba a sus allegados que como es historiador, sabe más que ella y no quería quedar en mal lugar. Pero en los últimos días, con sus largos 106 años, que serán 107 el próximo enero, pensó que ya no tenía tiempo para las vergüenzas. Así que solicitó ver al alcalde y solicitó hacerlo en el mismo Ayuntamiento, para no tener que compartir la visita con sus compañeras de la residencia El Vergel, y así disponer de más tiempo para hablar con él a solas.

Con esa ilusión ha estado Petra Irigoien este lunes por la mañana en la Casa Consistorial. Ha estado acompañada de sus familiares Mª Bel Asiain y Txema Abaurrea y también de Amaia Kowasch, está última es una investigadora que conoció a Petra cuando estaba estudiando sobre las mujeres que subían al Fuerte de San Cristóbal para ayudar a los presos. Eran los años de la Guerra Civil y Petra y sus tres hermanas acudían siempre que podían al Fuerte. Formaban parte del colectivo Emakume Abertzale Batza, una filiación y unas actividades que realizaba en la clandestinidad.

Una de las hermanas de Petra se casó con un preso cuando salió del Fuerte. Petra siguió soltera y compaginó sus actividades con el trabajo en una fábrica y después en un puesto de pescadería en el Mercado del Ensanche, donde trabajó hasta su jubilación.

Cuenta Amaia Kowash que Petra tiene una memoria privilegiada y que le encanta contar viejas historias de cuando vivía en Capuchinos primero y en la calle Jarauta después. Tras ello vivió en el Ensanche y en la residencia El Vergel. Petra Irigoien se desplaza ahora en silla de ruedas, tras la operación a la que fue sometida hace un año tras romperse la cadera. Pero muchas veces se anima a andar. Hasta hace un año, le gustaba coser y leer el periódico a diario. Ahora se dedica a recordar y contar historias.

Este lunes ha recorrido el Ayuntamiento por dentro y ha recibido de manos del alcalde un ramo de flores y una insignia con el escudo del Ayuntamiento de Pamplona


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE