Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

La pasarela de Labrit, lista para su prueba de carga en un mes máximo

Las obras, que siguen su curso pese a la polémica de plazos y cuantía invertida, ya hablan de dos mediciones, una dinámica y otra estática

Ampliar Trabajos en el interior de la pasarela del Labrit de Pamplona
Trabajos en el interior de la pasarela del Labrit de PamplonaJ.C. CORDOVILLA
Publicado el 06/10/2022 a las 06:00
Juguemos a echar la vista atrás, aunque parezca casi imposible acordarse de qué sucedía en 2016. El mismo año que Reino Unido decide por referéndum dejar de ser miembro de la Unión Europea y se celebra el centenario de la muerte del nicaragüense Rubén Darío, en Pamplona arranca un peregrinaje que todavía no ha terminado. Es en febrero cuando se producen los primeros desprendimientos de la pasarela de Labrit, la primera ficha de un efecto dominó que parece va llegando a su fin.
Tras numerosos informes, interminables debates y numerosas acusaciones entre equipo de gobierno y oposición, la estructura está a días de vivir un nuevo capítulo. Treinta como máximo. Y es que un mes es el plazo límite que se ha marcado el Ayuntamiento de Pamplona para realizar una doble prueba de carga, una medición que demuestre la buena marcha de las obras y, de salir adelante, dé luz verde a encauzar el capítulo final: la apertura de la pasarela. Según las directrices que manejan en el área de Proyectos Estratégicos, está previsto ejecutar una prueba dinámica y otra estática.
Para empezar por el principio, los técnicos explican que la primera de las pruebas se refiere al confort de la estructura, aunque no es obligada por normativa. Para entenderlo, continúan, se trata de medir la frecuencia de vibración y la velocidad al ‘excitar’ la pasarela de Labrit; lo que se consigue con el paso de una persona, dos, alguien corriendo... etc. “La frecuencia de vibración debe ser mayor o igual que la calculada. Cuanto mayor es la frecuencia, mayor es la rigidez de la pasarela, lo que es positivo. Al caminar sobre ella, no se perciben movimientos”, aclaran.
Por su parte, en lo que se refiere a la prueba estática, la pasarela de Labrit debe ‘probarse’ para una sobrecarga de uso (peso por encima del de la propia estructura, que son unas 120 Tm); del 60% de la de diseño (500 kilos/metro cuadrado). Es decir, unos 300 kg/m2. Esto se ejecuta en tres veces: colocando palets cargados que suponen una sobrecarga de 100, 200 y 300 kilos/metro cuadrado respectivamente.
En cada unas de estas tres hipótesis de carga se mide, tanto en el nudo como en el medio del vano nudo-estribo Media Luna, la flecha. Es decir, el desplazamiento vertical de la pasarela. Y, al retirar la carga, se registra el tiempo que tarda la estructura en recuperar su posición de partida.
Asimismo, los técnicos también aprovecharán para medir el giro de la pasarela de los nudos en diferentes lugares previstos con anterioridad. La medición se llevará a cabo con unos aparatos llamados clinómetros, que cuentan con una pesa calibrada y giratoria en su interior. De salir adelante la prueba de carga, la apertura de la pasarela sería inminente.

CRONOLOGÍA
​[2010] Tal y como recuerda el informe municipal incluido en el expediente, la pasarela de Labrit fue construida en 2010, de acuerdo al proyecto constructivo aprobado en marzo de 2009. El objetivo de esta infraestructura fue mejorar la conexión peatonal entre Casco Antiguo y Segundo Ensanche .

[2016]
En febrero se registraron desprendimientos parciales de varias placas, hechos que marcaron el inicio de diversos estudios sobre el estado real de la infraestructura.

[2019] En noviembre, el Ayuntamiento de Pamplona encomendó al Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos la realización de ensayos directos sobre la pasarela para disponer de un diagnóstico preciso acerca de su estado y de su capacidad para soportar el uso y servicio para la que fue diseñada y ejecutada.

[2020]
Dicho informe fue entregado en mayo y, basándose en él, se solicitó la redacción de un proyecto de ejecución.

[2022] Las obras deberían haber finalizado para primavera, pero la “incongruencia” entre proyecto y materiales derivó en retraso.

“¿Qué esconde NA+ bajo la lona?”. Fue la pregunta más repetida en la comisión de Urbanismo de este miércoles. Un debate bronco. Argumentos manidos por parte de unos y otros que no hacen sino distanciar posturas en cuanto a la reparación de la pasarela de Labrit de Pamplona. La oposición, sin fisuras, acusó de oscurantismo al equipo de gobierno municipal, preguntándole sin tapujos el motivo por el que no les permite visitar todavía las obras que configuran los arreglos de la infraestructura. Adjetivos como “desastre”, “despilfarro” o “circense” se entremezclaron con imperturbables interrogantes: “¿Cuándo van a terminar las obras?, ¿cuánto nos van a costar?”.
Fermín Alonso, concejal y responsable del devenir de la pasarela, cambió de estrategia y habló de cifras. “Con sus planes (referencia a la legislatura pasada), el derribo y la construcción de una nueva pasarela, nos hubiéramos gastado mucho más dinero que lo que llevamos invertido”, declaró. Un argumento que no convenció. “Ocultan algo, ineficacia”, repitieron. Recordemos que la pasarela costó 680.000 euros. 
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora