Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Polémica en las obras del cubierto de Ermitagaña

Los vecinos lamentan la supresión de 16 árboles y desde jardines responden que se trata de especies invasoras y con desarrollo irregular

Ampliar Las máquinas comenzaron talando los ejemplares del recinto escolar
Las máquinas comenzaron talando los ejemplares del recinto escolarcedida
Actualizado el 29/01/2022 a las 22:17
Fue un acuerdo que comenzó con altibajos y cuyo germen no fue otro que una modificación planteada por el partido socialista en el Ayuntamiento de Pamplona. Fue esta decisión la que empujó a la Junta de Gobierno local a sacar adelante un plan para cubrir parte de las pistas polideportivas del colegio público Ermitagaña. En concreto, la zona deportiva de balonmano o fútbol sala que se encuentra en el acceso al recinto por la plaza Pío Baroja. Una vez hecho, la infraestructura protegería el espacio, además de otras dos pistas de minibasket en sentido trasversal. Con la inversión definida, 713.372 euros, y un plazo de ejecución de cuatro meses, las obras ya están en marcha.
Un arranque que también ha llegado al barrio en forma de polémica. La irrupción de las primeras máquinas en el recinto escolar ha hecho saltar las alarmas entre los vecinos residentes en la Cooperativa de Viviendas Ermitagaña, ubicada frente a la escuela.
UNOS POR OTROS
Al asomarse a las ventanas durante la mañana de ayer intrigados por el ruido, vieron cómo los operarios se llevaban por delante varios de los árboles del centro de enseñanza. 16 en total. “Son ejemplares de más de 40 años y no entendemos qué pasa, ya que el primer boceto los salvaba”, valoraban los afectados desde las viviendas. Aparte de este desencuentro natural, cabe recordar que, a principios de mes, estos mismos vecinos se echaron a la calle para manifestar su descontento debido a que el cubierto, de 9 metros de altura, iba a producir un impacto nada positivo en el conjunto de viviendas. Unas cien en total. Y es aquí donde entra la respuesta municipal.
Según asegura Proyectos Estratégicos, la decisión de modificar el proyecto inicial no fue otro que la propia reivindicación vecinal. “Se atendieron sus quejas y se pensó en una solución alternativa”, revelan. Al querer alejar la cubierta de la fachada del edificio, las cuentas no salían. Por ello, acudieron al servicio de Jardines en busca de una valoración acerca del estado de estos árboles. Cual fue su sorpresa cuando los técnicos alertaron de que casi era más conveniente su supresión.
¿El motivo? Diverso. Por un lado, los ocho árboles que conforman la alineación este del recinto son consideradas especies invasoras y sobre los que ya se había realizado un rebaje de copa para contener su desarrollo. Asimismo, se había detectado peligrosidad por el estado de secado de las ramas. En cuanto a los otros ocho árboles que se han eliminado, Jardines dice que presentan un desarrollo irregular y poco vigoroso. Eso sin contar los problemas derivados de las raíces y el levantado del pavimento.
Con esta decisión y el compromiso de otros 16 nuevos árboles, se aleja tres metros la cubierta de las viviendas. La solución, estiman, es positiva para todos.
volver arriba

Activar Notificaciones