Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Movilidad en Pamplona

El carril bici de la avenida de Barañáin convence a los ciclistas

La creación de un carril bici de los Golem a hospitales convence a los usuarios, que dicen sentirse inseguros para pedalear por la calzada, aunque la Ordenanza de Movilidad así lo reclame. Hoy por hoy, la acera es la alternativa más utilizada

La falta de seguridad provoca irregularidades al desplazarse
La falta de seguridad provoca irregularidades al desplazarse buxens
Publicado el 10/10/2021 a las 06:00
Parece que debe ser uno contra otro. Y en absoluto. Incrementar la extensión de la red ciclista de la ciudad no debe convertirse en un tira y afloja entre quienes necesitan, quieren o prefieren el coche como medio de transporte prioritario y quienes apuestan encarecidamente por la alternativa sostenible.
Dejemos claro desde el principio que la Ordenanza de Movilidad, la misma que rige en Pamplona desde agosto de 2019, prohíbe a las bicicletas circular por las aceras salvo excepciones (menores, etc) y deja en manos de los ciclistas la elección de descender a la calzada o continuar por un carril bici cuando la infraestructura lo permita.
Una vez concretado el marco, lo cierto es que en vías de 50 kilómetros por hora, como es la propia avenida de Barañáin donde se ha planteado la creación del nuevo carril bici, hay cantidad de negativas a circular por el asfalto. “La gente te adelanta de casi cualquier manera y te sientes completamente vulnerable”, indica Sandra Colás, vecina de Echavacoiz y defensora de la bicicleta como medio de transporte “al alza”.
Las aceras siguen siendo ‘salvavidas’ de muchos ciclistas
Las aceras siguen siendo ‘salvavidas’ de muchos ciclistas buxens
Su miedo es rápidamente respaldado por ciclistas como Aitor, Julen Manzanos, Elvira Cuesta o Cecilia Armendáriz. “Está claro que tenemos que cambiar nuestra manera de desplazarnos y que hay demasiados coches, pero si no bajamos a la carretera, nunca se acostumbrarán los conductores a que existimos”, señalan los ciclistas. “El problema es que 50 km/h no son 50 km/h”, añade Elvira. “Te acosan si vas a tu ritmo, parece una carrera. Y ya no te digo nada en horas punta...”, valora Cecilia.
Es por este motivo por el que la ideación de un carril bici que continúe por avenida de Barañáin quitando sitio al coche suponga un voto de confianza hacia el resultado final.
CRUCES DELICADOS
La única pega que encuentran quienes se mueven sobre las dos ruedas, al menos las impresiones recogidas a lo largo de esta semana, apuntan a una desconfianza hacia el cambio de carril a la altura de la rotonda con las calles Ermitagaña y La Rioja (recordemos que hasta la avenida de Navarra, el carril bici transitará paralelo al parque de Yamaguchi). “Da cosa cruzar de lado, con el cambio de velocidad que supone y el peligro que implica, ya que volvemos a quedar a merced de los coches”, entiende Juan Ziordia. Su mujer, Koro, asiente. “Tendremos que ver cómo queda y probarlo, porque puede que sea una opción adecuada”, determina optimista.
Sea como sea, lo cierto es que los ciclistas valoran sobremanera la conexión con el centro desde el propio Paseo de Sarasate. “Hay que reconocer que un carril bici separado del tráfico te da más seguridad que circular directamente delante de una furgoneta, que siempre va con prisa y te adelanta de cualquier manera”, se sincera Julen Manzanos.
PROTECCIÓN
Quizá por ello, desde el área de Movilidad del Ayuntamiento de Pamplona insisten en que el cambio de una acera a otra se realiza para evitar los cruces con los coches que acceden a las diferentes bolsas de aparcamiento del lado derecho (muy transitadas), además de despejar los accesos al colegio Santa Teresa-Teresianas, especialmente en los horarios de entrada y salida. “La seguridad es primordial”, reiteran desde el consistorio.
A ojos de los usuarios, Yamaguchi es un parque muy frecuentado. “Poder llegar con la protección adecuada nos gusta”, dice Marian Aparicio. “Es cierto que no siempre se puede utilizar la bici, pero sí podemos intentar estirar esta alternativa todo lo que se pueda”. Dicho y hecho.

También ‘ganan’ su espacio peatones y villavesas

Aprovechando las obras del carril bici y la reducción del espacio dedicado a vehículos motorizados, el Ayuntamiento de Pamplona se ha propuesto ampliar diferentes aceras peatonales tanto en la Plaza de Europa como en la rotonda del cruce con las calles Ermitagaña y La Rioja. Asimismo, Movilidad ha afirmado que se avanzarán vados de pasos peatonales para aumentar su seguridad y ser más visibles para los vehículos que los utilicen; además de construir dos paradas avanzadas del Transporte Urbano Comarcal en las paradas de la Plaza de Europa y del parque de Yamaguchi. “La reducción de los carriles de circulación, en número y en anchura, permitirá el calmado de tráfico, sobre todo en la Plaza de Europa”, dicen.

Los patinetes reivindican su equiparación con las bicicletas

Coche. Aunque no se puede generalizar, podría decirse que es casi la primera palabra que nos viene a la mente a la hora de desplazarnos por Pamplona. Error. En cantidad de ocasiones, y está demostrado con numerosos estudios, resulta más eficaz apostar por un medio alternativo, ya sea bici, patinete o simplemente caminando. Es por ello que intervenciones como las que acaba de anunciar el Ayuntamiento de Pamplona acerca de un nuevo carril bici que dé continuidad al vial que parte desde Sarasate a través de la avenida de Barañáin requiera de un plus. Por así decirlo.
MÁXIMOS
Tras analizar los pormenores de la obra, que cuenta con un presupuesto de unos 200.000 euros y una duración de dos meses, los usuarios de vehículos de movilidad personal no se sienten satisfechos en absoluto. “Es un despropósito que continua el sinsentido del carril bici. Se crean situaciones de peligro por dar falsa seguridad a los usuarios, además del argumento de agresión del conductor de coche al estilo ‘vete por el carril bici y quítate del medio”, indican desde el colectivo.
A su juicio, en una ciudad como Pamplona los carriles bici se deberían reducir a ‘correr’ paralelos en ambos sentidos en vías como la Ronda. “Y en los accesos de carretera, interurbanas, desarrollar carriles bici en calles que tengan un vial por sentido es gastar dinero para no molestar a los coches”, aseguran.
La falta de seguridad provoca irregularidades al desplazarse
La falta de seguridad provoca irregularidades al desplazarse buxens
Para entender el contexto, cabe recordar que la Ordenanza de Movilidad que rige en Pamplona desde 2019 prohibe a estos aparatos de movilidad personal circular por calzadas cuyo límite de velocidad sea superior a 30 km/h. Esto es precisamente lo que sucede en vías de doble sentido como avenida de Barañáin. A su entender, la ‘excusa’ del miedo (son muchos los ciclistas que siguen temiendo bajar a la calzada incluso con calles a 30 km/h) no hace sino incrementar los problemas de convivencia en materia de movilidad. “Jamás se recuperará ese espacio ‘robado’ por el coche si las bicicletas y patinetes no bajan a la calzada”, esgrimen.
Dentro de este juego de sostenibilidad, si el carril bici no está protegido, estos aparatos llamados a consolidar parte importante del cambio de la pirámide de la movilidad, volverán a quedarse aislados ya que tampoco tienen permitido el paso. De la misma manera que les ha ocurrido en otros recovecos de la capital, donde su camino ‘se corta’ de repente.
Esta injusticia, a juicio de quien se mueve sobre un patinete, se agrava con la diferencia de trato existente entre estos VMP y las propias bicicletas. “No se basa en ningún razonamiento lógico, es simple capricho de quien legisla”, argumentan.
HÁBITOS
En segundo lugar, pudiendo las bicis circular por todas las calzadas sin límite, “se está promoviendo la creación de carriles bici a peso para ponerse medallas de ecologismo sin atacar el problema real que son los coches y su limitación obligatoria a 30 en calzada de un carril por sentido”.
De ahí que recalquen que, solo con una masa suficiente de bicis y patinetes circulando por calzada, hará que los coches se ‘acostumbren’. “La segregación es renunciar a esa batalla y la solución ya existe y es gratis: se llama calzada y lo único que se debería hacer es pintar límites de 30 en los carriles derechos”, proponen.
volver arriba

Activar Notificaciones