La Hemeroteca
Navarra

8 de cada 10 hogares monoparentales están encabezados por mujeres

23.300 familias navarras solo tienen un progenitor, el 9% del total de los hogares

Una madre lee cuentos infantiles a sus dos hijos, en una habitación de su casa.

Una madre lee cuentos infantiles a sus dos hijos, en una habitación de su casa.

10/10/2016 a las 06:00
Cada vez son más las madres solteras, divorciadas o viudas que están al frente de un hogar. De las 23.300 familias que en Navarra tienen un solo progenitor, la mayoría de ellas (8 de cada 10) están encabezadas por una mujer, una cifra que va en aumento en los últimos años. Las familias monoparentales suponen el 9% del total de hogares de toda Navarra y muchas de las mujeres que los encabezan están en una situación económica precaria. De hecho, 4 de cada 10 féminas al frente de este tipo de familias están en el paro y casi la mitad viven con sus padres. Son datos de un estudio que la Fundación Adecco ha elaborado a nivel nacional (V Informe Monomarentalidad y Empleo) y del Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra. El mayor número de estos hogares en la Comunidad foral (8.500, el 36% de los monoparentales) están encabezados por personas mayores de 65 años, viudas o viudos en su mayoría (y también divorciados); seguidos por los de 45 a 54 (5.500, el 23%) y los de 35 a 44 (4.300, el 18%).

En los últimos tres años, según datos de Gobierno foral, el número de hogares monoparentales ha ido creciendo en Navarra aunque mantiene más o menos estable. En todos los casos, el porcentaje de mujeres continúa igual (8 de cada 10) y sigue siendo muy superior al de hombres. A nivel nacional, los datos son similares, aunque en el conjunto de España se aprecia que cada vez hay más hombres al frente de estas familias, mientras en Navarra siguen creciendo las mujeres.

DIFÍCIL LLEGAR A FIN DE MES

Según el informe de Adecco, para el que se han entrevistado a 500 mujeres de toda España, el perfil de las mujeres al frente de una familia monoparental es el “de una madre de entre 36 y 45 años, divorciada, con un solo hijo, estudios secundarios y que comparte vivienda como media de ahorro”. Además, añade el citado estudio, 7 de cada 10 féminas al frente de una familia monoparental y que están en el paro llevan más de un año sin empleo, por lo que muchas (el 65%) encuentran dificultades para llegar a fin de mes, según alerta la ONG de apoyo a la infancia Save the children.

En tiempos de recuperación económica, estas familias tienen más problemas para acceder al mercado laboral (algunas empresas piensan que no van a rendir al tener que encargarse de sus hijos), hacer frente al pago de la vivienda (tras un divorcio) y otros gastos fundamentales del día a día. En el caso de las mujeres, que suelen asumir en más ocasiones la custodia de los hijos, 6 de cada 10 critican que les resulta “muy difícil” compaginar su vida laboral (en el caso de tener trabajo) con la familia y demandan a las empresas más medidas de conciliación. “Su motivación y esfuerzo en el trabajo-prosigue el estudio- acostumbran a ser el doble. Necesitan trabajar y no fallan”.

El informe de Adecco revela otro dato poco alentador: casi la mitad de los hogares monoparentales encabezados por una mujer (el 47%) ingresan menos de 600 euros al mes para sacar adelante a los suyos. Este porcentaje se eleva al 67% cuando las féminas están desempleadas y cae al 35% cuando tienen trabajo.


 
Ana Belén: “Con los 800 euros que cobro no llego a fin de mes”
 

Los ojos de Ana Belén luchan por contener las lágrimas mientras relata lo que más les cuesta; su propia historia. Esa en la que no aparecen príncipes azules ni se comen perdices sino en la que se mastica la tristeza y la desilusión del zarpazo que le propinó la vida el pasado enero. Y que le llegó en forma de sentencia de divorcio. Ana Belén (nombre ficticio de una historia real) es una pamplonesa de 37 años, que pasó de llevar una “vida cómoda” (con los 4.000 euros que ingresaba su exmarido cada mes) a vivir casi de prestado. Abandonó el hogar familiar y regresó a casa de sus padres, al barrio de Iturrama, a volver a dormir en su habitación de soltera. Comparte la custodia y los gastos de sus hijos con su exmarido; y la cama nido de la casa de sus padres, con sus niños de 8 y 4 años. Su sueldo de peluquera en una franquicia del barrio apenas supera los 800 euros y, lamenta, no le permite llegar a fin de mes. “Vivo gracias a la ayuda de mis padres pero no quiero depender de los demás”.

Ana Belén es una de las casi 20.000 navarras que están al frente de un hogar monoparental y que hace malabarismos para pagar las facturas y atender a sus hijos. Algo que un sueldo bajo y un horario extenso (de 9 a 20 h de lunes a sábados) se lo ponen muy difícil. “La semana que los niños están conmigo, son mis padres los que se encargan de ellos. Les van a recoger al colegio, les llevan a las extraescolares, les duchan, les dan la cena... Cuando yo llego, muchos días ya están dormidos. Y los sábados, acompañan también al mayor a sus partidos de baloncesto, algo que me gustaría hacer a mí pero no puedo”, confiesa sin levantar la mirada de su café con leche en una cafetería del centro de Pamplona.

La custodia compartida, en la que ella pasa una semana con los niños y su exmarido otra (y los ven dos días la semana que no “les tocan”) supone también dividir los gastos de sus hijos. “Como él gana más, paga el 60% y yo, el 40% pero a mí no me llega”, insiste mientras golpea con fuerza la cucharilla contra la taza al remover el café. Los gastos, además de la alimentación, pasan por ropa, calzado, actividades extraescolares, dentistas, psicólogos (el mayor sufre un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDAH) y hasta regalos para cumpleaños de los amigos. “Salgo adelante gracias a la familia y a mi entorno, que me echan una mano”, añade . “¿Que qué es lo que más me cuesta? Sin duda, compartir la educación de mis hijos con mis padres. Hacen lo que pueden... pero es duro. A veces, llego a casa y me dicen que los niños no han querido ducharse y, como no tenían ganas de discutir con ellos, así se han ido a dormir”.

‘RETOMAR MI VIDA’

A pesar del apoyo que encuentra en su entorno, Ana Belén sueña con retomar de nuevo las riendas de su vida. “Me gustaría irme a vivir por mi cuenta. A ver si más adelante puedo pagar un alquiler...”, confía. El trabajo, de momento, no lo puede dejar. “Aunque trabajo mucho y me pagan muy mal, lo necesito. No me queda paro”, cuenta esta mujer que trabajó una década en una peluquería de Mendillorri, de la que se tuvo que marchar “por la crisis”. “He trabajo siempre. Solo dejé dos años cuando mis hijos eran pequeños, para cuidarles”.
Ana Belén y sus hijos se están acostumbrando “poco a poco” a su nuevo día a día. “El mayor se llevó una llorera terrible cuando le dijimos que nos íbamos a separar. Y a mí, cada vez que dejo a mis hijos con su padre, se me rompe el alma. Los echo muchísimo de menos y ellos necesitan estar conmigo”, relata.

Y recalca que su situación es ahora “muy complicada”. “Como la de otras muchas madres solteras o divorciadas con niños a su cargo”. Las empresas, agrega, deberían “echar una mano”. “Tendrían que tener en cuenta que estamos solas para criar y atender a nuestros hijos y podrían ponernos mejores horarios. ¿Cómo me organizaría yo si no tuviera a mi familia? Sería imposible”. Pero, mientras sueña con ver “algo de luz” al final del túnel, tiene que seguir compartiendo techo y gastos con sus padres y llegando a casa cuando los niños ya están acostados. Y así lo cuenta, mientras sus ojos tratan de contener las lágrimas y observa distraída, con la mirada triste, los restos de café con la leche en la loza de la taza.
 
Solo hombres a partir de los 35 años
 

Jóvenes que se quedan embarazadas y que no cuentan con el apoyo de su pareja, madres que deciden emprender la maternidad en solitario o divorciadas. Los hogares monoparentales entre los 18 y los 34 años están encabezados en Navarra exclusivamente por mujeres. Y el número de estas familias va aumentando conforme crece la edad de la madre. Entre los 15 y los 24 años hay 200 hogares de madres solteras o divorciadas; y entre los 25 y los 34, son 1.600.

A partir de los 35 años, ya entran los hombres a encabezar este tipo de hogares, aunque en una proporción muy inferior a la de las mujeres. Entre los 35 y los 44 años hay 700 padres (el 16% de 4.300 hogares) y entre los 45 y 54 años, los varones suben a 1.300 (el 23% de 5.500 familias). Entre los 55 y los 64 años, cuando los hijos se van del hogar, el número de hombres baja a 200 (6% de 3.200 familias) y vuelve a subir a partir de los 65 años. En este último caso, la mayoría de los hogares (1.400, 16% del total de esa franja de edad) están encabezados por hombres viudos o divorciados, una cifra muy inferior a la de mujeres (7.100, el 84%).
 
Más de 3.000 familias con un solo progenitor cobran la renta social
 

Las familias monoparentales de Navarra, al igual que las del resto de España, pasan más dificultades económicas que otros hogares que cuentan con dos progenitores. De hecho, el año pasado, más de 3.000 familias monoparentales (de las 23.300 de toda Navarra, el 12%) percibieron la renta de inclusión social (RIS), según datos del Departamento de Derechos Sociales del Gobierno foral. De ellas, 9 de cada 10 familias (2.809) estaban encabezadas por mujeres y solo 199, por hombres, lo que pone de manifiesto las mayores dificultades con las que se encuentran las féminas para llegar a fin de mes.

La Administración foral prevé proteger más a las familias con hijos con la nueva normativa sobre inclusión social y renta garantizada. Así, apuntan fuentes del departamento, se pretende combatir la pobreza infantil. En 2015, se atendieron 12.875 familias, en las que había 10.820 menores. Además, 4 de cada 10 menores protegidos por la renta de inclusión social (RIS) viven en hogares con un solo progenitor.

Responsables de este departamento recalcan también que en 2017 se va a exigir que al menos la mitad del empleo subvencionado se dirija a mujeres, lo que supondrá unos 3.000 contratos de entidades locales, sociales y empresas. Además, añaden, en los programas dirigidos a subvencionar la contratación de jóvenes, se dará más cuantía si son mujeres o mujeres víctimas de malos tratos.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra